5 buenas razones para llamar a la compañía emisora de su tarjeta de crédito

La lealtad del cliente se puede convertir en ahorro de costos cuando se presenta el momento adecuado

El experto financiero Matt Schulz compartió una historia interesante (en inglés) con Business Insider, la semana pasada. Él explica cómo una llamada para cancelar una cuenta de tarjeta de crédito se convirtió en una acción de ahorro de costos. Tenía una tarjeta de crédito de recompensas con una tarifa anual de $95. No usó la tarjeta lo suficiente como para justificar ese costo anual. Entonces, llamó para cancelarla.

“Luego me hicieron una oferta: mantenga la tarjeta, gaste $ 1,000 en los próximos tres meses y obtenga 7.000 puntos adicionales de Starwood. No me sorprendió que hicieran una oferta. Si tiene un crédito decente, es probable que un emisor de tarjeta de crédito no dejará que se vaya. El mercado de las tarjetas de crédito es simplemente demasiado competitivo, y de ahí viene su poder como usuario”

Schulz hizo los cálculos. Sabía, por haberlo investigado, que los puntos en esa tarjeta en particular valían alrededor de 2.4 centavos. Eso significaba que el representante del servicio al cliente le ofrecía algo con un valor en efectivo de $168. Eso cubría la tarifa anual de $95. Como resultado, decidió quedarse con la tarjeta.

La moraleja de la historia…

hombre hablando por teléfono sobre su tarjeta de crédito

“Una compañía de tarjetas de crédito quiere su negocio. Ellos quieren que usted mantenga abierta su cuenta y la use activamente. Ese uso es la forma en que generan ingresos, por lo que no quieren perder clientes”, dice Gary Herman, presidente de Consolidated Credit. “Puede usar esto para su beneficio, y asegurarse de obtener el mejor acuerdo con las tarjeras que utiliza”.

Herman informa que puede obtener varios beneficios al hablar con sus acreedores regularmente. Aunque Schulz recibió recompensas adicionales, eso no suele ser algo por lo que llamar para pedir; lo obtuvo como un incentivo para que no cerrara la cuenta. Sin embargo, hay tres cosas comunes que puede pedirle a una compañía de tarjetas de crédito, teniendo una gran posibilidad de lograrlas.

Nro. 1: Solicite que renuncien a cobrarle su tarifa anual

Las tarjetas de crédito con tarifas anuales, son más costosas para usar. La tarifa anual es esencialmente el costo de usar esa tarjeta cada año. Como señaló Schulz en su artículo, una encuesta de 2017 descubrió que el 82% de los titulares de tarjetas que solicitaron a su compañía de tarjetas de crédito que renunciaran a cobrarle la tarifa anual, fueron exitosos. Pero la mayoría de la gente, simplemente no llama para preguntarlo. Si es proactivo y los llama antes que se aplique la tarifa, es posible que no deba pagarla.

Nro. 2: Pídales que renuncien a la aplicación de una multa por pago atrasado

Además de las exenciones anuales de tarifas, el mismo estudio de 2017 encontró que el 90% de los titulares de tarjetas que solicitaron que su compañía de tarjetas de crédito renunciara a un arancel por atraso en el pago, fueron exitosos. Por lo tanto, si por algún motivo, la fecha de vencimiento se le pasa y se le pierde, ¡llame a su acreedor! Hay una buena posibilidad de que perdonen un error por única vez, y renuncien a efectuar los cargos por pago atrasado.

Nro. 3: Pida un límite de crédito más alto

Esto puede ser complicado, porque siempre debería asegurarse de no asumir más deudas de las que pueda manejar. Sin embargo, puede haber una buena razón para aumentar su límite de crédito. No solo le da más poder de compra, sino que también puede ayudarle a mejorar su puntaje de crédito.

La utilización del crédito mide su saldo total actual frente a su límite de crédito total disponible. Es el segundo factor más importante utilizado para calcular los puntajes de crédito. Cuanto menor sea su proporción, mejor. Cualquier cantidad superior al 30%, es mala para su puntaje de crédito.

Digamos que tiene un límite de $1,000 en tres tarjetas de crédito. Eso significa que su límite de crédito total disponible es de $3,000. Si debe un total de $1,500 en esas tres tarjetas, su índice de utilización de crédito es del 50%. Eso significa que está perjudicando su puntaje de crédito. Puede pagar sus deudas para componer su índice, pero también puede aumentar su límite de crédito. Si cada acreedor, le acuerda aumentar su límite en $500, su límite total sería de $4,500. En este caso, su proporción sería del 33%, lo que le acercaría mucho más a una buena proporción de utilización de crédito, sin ningún trabajo adicional.

“Solo tenga cuidado cuando pida aumentos de límite”, advierte Herman. “No se puede usar más crédito como una licencia para gastar. Esa es una buena manera de terminar enfrentando problemas de deuda que no podrá resolver por su cuenta. Pero pedir aumentos de límite y usarlos estratégicamente puede ser beneficioso cuando se lo hace de la manera correcta”, agrega.

Nro. 4: Negocie una tasa de interés más baja

Esta es nuestra técnica favorita, y que recomendamos usar regularmente. Debe llamar a cada uno de sus acreedores periódicamente para negociar tasas de interés más bajas. Esto es especialmente cierto si:

  1. Usted es un cliente leal que siempre paga a tiempo
  2. Su puntaje de crédito ha mejorado desde que abrió la cuenta
  3. No ha solicitado una tarifa más baja en los últimos 12-24 meses

“Una tasa de interés más baja significa que usar esa cuenta es más rentable”, explica Herman. “Si se aplican cargos por intereses, pagará menos”. Entonces, el costo de usar crédito se reducirá”, agrega.

Nro. 5: Obtenga exentos los cargos de interés después de la consolidación

Esta última recomendación solo se aplica si cancela su saldo a través de la consolidación de deuda. Si utiliza una transferencia de saldo o un préstamo de consolidación, saldará su saldo en su totalidad. Esto significa que no deberá nada en el siguiente ciclo de facturación. Sin embargo, las compañías de tarjetas de crédito aplican “cargos por intereses periódicos” en función de su “saldo diario promedio”.

Básicamente, esto significa que, si cancela su saldo completo a mediados de mes, el acreedor podría aplicar cargos por intereses en el próximo ciclo de facturación. Por lo tanto, aunque tenga un saldo cero, aún podría deber una factura. Pero antes de pagar esos cargos adicionales, llame a su acreedor para ver si le cancelan los cargos por intereses.

“Vale la pena, al menos, llamar”, alienta Herman. “No podrá tener garantizado que tenga éxito en cada intento, pero no se pierde nada al preguntar. Podría ahorrar algo de dinero, y solo le llevará unos minutos hacerlo”, agrega.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

AParks@consolidatedcredit.org
1-800-728-3632 x 9344