Ahorrando en los Estados Unidos para los malos tiempos

La edad, los ingresos y la educación son los factores que hacen que se ahorre o no.

ahorrando en los Estados Unidos

FORT LAUDERDALE, FL – La vida rara vez va según lo previsto y si lo hiciera, no se tendría que planificar para las emergencias. Desafortunadamente, circunstancias imprevistas son inevitables, por lo que es importante estar preparado financieramente para ello. Sin embargo, un nuevo informe de Bankrate (en inglés) dice que sólo el 38 por ciento de los estadounidenses tienen suficiente dinero ahorrado para un gasto inesperado, como una visita a la sala de emergencias o para la reparación de su auto.

Aunque la mayoría de los estadounidenses están fallando en ir acumulando dinero en efectivo, aquellos que más se destacan por no ahorrar para eventos inesperados, son la generación del milenio (18-34 años de edad). Esto no es sorprendente, ya que los jóvenes a menudo no planifican el futuro para lo peor. Los datos de la encuesta dice que la capacidad de ahorrar para emergencias aumenta acompañando a tres factores: la edad, los ingresos y el nivel educativo.

De los pocos estadounidenses que ahorran para los malos días, el 44 por ciento son adultos mayores, en comparación con el 33 por ciento de los Millennials encuestados. Sesenta y dos por ciento de aquellos con ingresos anuales de $ 75,000 o más tiene suficientes ahorros para cubrir un gasto inesperado, una cifra que es dos veces y media mayor que las personas en cuyos hogares los ingresos anualmente son inferiores a $ 30,000.

Es más, el 52 por ciento de los graduados universitarios tienen suficientes ahorros para cubrir gastos inesperados, frente al 32% de los que no tienen un título universitario.

El presupuesto es un paso en la dirección correcta

Mientras tanto esta misma encuesta revela que el presupuesto no es un problema. Ochenta y dos por ciento de los estadounidenses cuentan con un presupuesto familiar y se dirigirán a él en caso de una emergencia. Además de ahorrar gastos de sus presupuestos, otros escasos de dinero en efectivo a su vez acudirán a sus familiares o amigos o a sus tarjetas de crédito.

Mientras que la falta de fondos de emergencia no sorprende al presidente de Consolidated Credit Gary Herman, es un poco desconcertante que muchos de estos individuos no estén ahorrando incluso con un presupuesto.

“Es reconfortante ver que la mayoría de los estadounidenses tienen un presupuesto, pero hay una desconexión en algún lugar”, dice Herman. “Los individuos necesitan asegurarse de que su presupuesto cubra sus necesidades en primer lugar, y deben incluir el ahorro para emergencias. Un techo que gotea o un repentino viaje a la sala de emergencias pueden causar estragos en su presupuesto. Es importante tener un colchón de efectivo, como alternativa al uso de las tarjetas de crédito o recurrir a la familia, que muy probablemente estén ellos mismos en una situación similar a la suya, tratando de cubrir sus gastos”.

Herman dice, que la Gran Recesión golpeó duro a muchas personas y todavía hay quienes no se han recuperado. Algunos piden prestado para cubrir un gasto inesperado, ¿qué sucede cuando viene otro gasto de emergencia? Herman dice a menudo como estas familias a pagan una deuda; toman el crédito para otra, lo que perpetúa el ciclo de la deuda.

Con el fin de romper el ciclo, Herman aconseja crear un fondo de emergencia antes de que sea demasiado tarde.

Algunos expertos están de acuerdo en que las familias deberían tener seis meses de gastos ahorrados en un fondo de emergencia, otros dicen que bastan $ 1.000. Independientemente de la cantidad, la conclusión sigue siendo – todo el mundo debería ahorrar para los malos tiempos (“rainy days“).

He aquí algunas maneras de hacerlo.

    • Elaborar y cumplir con su presupuesto. Incluya en su presupuesto gastos recurrentes, pero también prevea gastos inesperados.

 

    • Utilice el depósito directo desde su salario. Algunos empleadores le permiten dividir su salario entre varias cuentas; asegúrese de que le envíen su parte al fondo de emergencia.

 

    • Reduzca el gasto de la tarjeta de crédito. Las tarjetas de crédito son muy útiles en situaciones de emergencia, pero el uso prolongado y el estar haciendo solamente los pagos mínimos cada mes, puede convertir esa bendición en una verdadera maldición. Las tarjetas de crédito están diseñadas para mantenerlo endeudados por más tiempo. Esos pesados resúmenes de tarjetas de crédito más los intereses, hace difícil de pagarlas, sobre todo si se mantiene cargando en la tarjeta y efectuando solo pagos mínimos. Es así como las compañías hacen millones con usted. Pague sus saldos por completo cada mes para evitar el pago de intereses y comisiones.

 

    • Utilice los cupones. El acceso a los cupones nunca ha sido tan fácil. Con el advenimiento de los teléfonos inteligentes y las tabletas, con las aplicaciones, los cupones son fácilmente accesibles, sin la necesidad de tener que sentarse y recortarlos. A menudo, sólo un código será suficiente, así que asegúrese de usarlos.

 

    • Coma fuera con menos frecuencia. Coma en casa con más frecuencia, lleve su almuerzo al trabajo y la escuela y haga su propio café. Entonces podrá ver cómo crecen sus ahorros.

 

Consolidated Credit también tiene recursos ilimitados para ayudarle a manejar sus finanzas. Si prefiere hablar con una persona en vivo, marque en forma gratuita al , y uno de nuestros consejeros de crédito certificados estarán encantados de ayudarle. O, para averiguar la cantidad de deuda que tiene, tome en línea un Análisis Gratuito de Deuda y Presupuesto.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

AParks@consolidatedcredit.org
1-800-728-3632 x 9344