Algunos hispanos no tienen confianza en los bancos y esto les está costando mucho dinero

Por qué las tiendas de cambio de cheques “check cashing stores” siguen siendo la opción popular entre los hispanos recién llegados al país.

Los hispanos que nacieron fuera de Los Estados Unidos tienen algo en común: Muchos no utilizan cuentas bancarias. En vez de los bancos, utilizan tiendas o negocios que se especializan  en cambiar cheques y que se llaman en Inglés “Check Cashing” , en estas tiendas las personas pueden  cobrar sus cheques y pagar sus cuentas de electricidad, agua, etc. A veces estas tiendas cobran tarifas más altas que los bancos tradicionales. De acuerdo con una encuesta de TD Bank casi 17 por ciento de las familias Hispanas –aproximadamente  9.6 millones de personas – utilizaron los servicios de una tienda donde se cambian cheques en los últimos tres meses.

Entre los Encuestados:

  • 19 por ciento utilizó esta tienda para cobrar un cheque
  • 13 por ciento utilizó sus servicios debido a la conveniencia
  • 12 por ciento utiliza las tiendas “check cashing” debido a la necesidad de dinero en efectivo
Los Hispanos y Finanzas

Sin embargo, hay muchos inconvenientes para los hispanos que usan estas tiendas como alternativas a los bancos. Ellos que emigraron de países con sistemas bancarios no fiables no entienden que los bancos estadounidenses y el gobierno ofrrecen protección a los consumidores sobre el dinero que es depositado en ellos, y a menudo caen víctimas de  prestamistas usureros, comentó Beatriz Hartman Directora de Desarrollo para la Comunidad de Consolidated Credit.

“Una de las desventajas principales de usar una tienda “Check Cashing” como alternativas a los bancos es que algunos ofrecen préstamos de día de pago. Estos préstamos tienen altas tasas de interés y si no pagan el préstamo a tiempo, los altos cargos por estos pagos atrasados pueden conducir a que los consumidores se endeuden. Pueden terminar siendo riesgosas y costosas a largo plazo,” dijo Hartman.

A pesar de esta y otras desventajas, es la facilidad y la comodidad  la que atraen a los consumidores y los hacen volver a las tiendas de “Check Cashing”. Algunas tiendas donde cambian los cheques están abiertas las 24 horas al día en comparación con la mayoría de los bancos que están cerrados a las cuatro o las seis de la tarde.

Se han convertido en el banco de los “unbanked”, es decir, aquellos que nunca han tenido una cuenta bancaria. Los consumidores pueden pagar sus facturas, cobrar sus cheques y enviar dinero a su familia en el extranjero, todo en un mismo lugar  y a poca distancia de sus hogares. Por estas razones las tiendas “Check Cashing” han ganado terreno entre los hispanos recién llegados e incluso los caribeños, especialmente entre aquellos que nunca han utilizado los bancos para hacer transacciones en sus países de origen.

Según Bankrate las razones principales por las cuales muchas personas deciden no abrir una cuenta con un banco incluyen: esquivar a los cobradores de deudas, el desempleo, un mal historial de crédito, mal servicio al cliente y los altos cargos bancarios que en muchos casos son  inexplicables.

Pero hay otra razón porque algunos latinos no han decidido abrir una cuenta bancaria: la falta de confianza en los sistemas bancarios.

Aproximadamente un tercio (34,2 por ciento) de las familias hispanas revelaron su aversión o desconfianza en los bancos como una de las razones por las que prefieren no abrir cuentas bancarias, y aproximadamente uno de cada siete (14,9 por ciento) de los hogares  que no usan un banco, dijeron que esto fue el motivo principal según la FDIC.

“Los hispanos, especialmente los que nacieron fuera de los EE.UU. no tienen la cultura de confiar en los bancos debido a experiencias negativas en sus países de origen. Pero esta falta de confianza significa que no entienden bien lo que los bancos pueden hacer para ayudarlos económicamente,” explica Hartman.

El sistema bancario de Estados Unidos está estrechamente ligado al sistema crediticio. No obstante, en la mayoría de países de América Latina no existe un sistema de crédito establecido y el dinero al contado es el rey. De hecho, el concepto de construir crédito es completamente extraño.

En los países donde las palabras “pedir prestado” y “deudas” se asocian con la carencia y la pobreza, el crédito no es sinónimo de la creación de riqueza. Para muchos de los recién llegados al País que creen en las transacciones en efectivo, el concepto de crédito, simplemente significa “endeudamiento”. Por lo tanto, es importante que cada individuo sepa cómo funciona el crédito con el fin de mantener un buen equilibrio financiero.

A continuación hay algunas consecuencias costosas de no usar los bancos:

Impide la construcción de crédito

Los que no utilizan los bancos no poseen una tarjeta de crédito o no tienen un registro oficial de cómo pagan sus facturas, que son dos factores claves para construir el crédito. Las tarjetas prepagadas no están vinculadas a su número de seguro social y no están reportadas a las agencias de crédito, ni siquiera pueden ayudar a mejorar su puntuación de crédito.

La falta de un medio seguro o estructurado para ahorrar

Los que tienen cuentas bancarias a menudo son más conscientes de cómo gastan su dinero. Pueden utilizar sus estados de cuenta para revisar sus gastos mensuales y tener en cuenta los gastos recurrentes o innecesarios, lo que les ayuda a administrar su dinero más sabiamente. Sin una cuenta bancaria no hay una manera segura de guardar sus ahorros y corren el riesgo de ser víctimas al tener en su posesión grandes cantidades de dinero en efectivo para cumplir con las metas financieras a largo plazo.

Tarifas Super Altas

Los consumidores que no usan un banco están expuestos a que les cobren altas  tasas de interés y  que  prestamistas depredadores se aprovechen de ellos. Una encuesta realizada por el Banco de la Reserva Federal de St. Louis revela que una familia con un ingreso neto de $20,000 pueden pagar hasta $1,200 al año en tarifas por servicios alternativos, lo cual es más de las tarifas aplicadas a una cuenta de cheques mensual.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

AParks@consolidatedcredit.org
1-800-728-3632 x 9344