COVID-19: Guía financiera para profesionales de la salud

Mientras usted trabaja para salvar vidas y cuidar de pacientes durante la pandemia, el dinero debería ser la menor de sus preocupaciones

Desafortunadamente, hay muchos trabajadores de la salud que luchan con recortes salariales o incluso despidos .

Utilice esta guía para reducir el riesgo de deuda y mantener sus finanzas personales a flote mientras lidia con las consecuencias de COVID-19.

Hable con su familia sobre el presupuesto

Si usted todavía está trabajando, es probable que esté dedicándole horas extra. Cualquier presupuesto que tenía antes de la crisis probablemente esté en manos de su cónyuge, sus hijos u otro ser querido. Hable con esa persona (o personas) para asegurarse de que entiendan cómo funciona el presupuesto del hogar y cómo cumplirlo.

Si vive solo, haga todo lo posible para seguir rastreando su presupuesto como lo haría normalmente. Es esencial hacer un seguimiento de su dinero ahora más que nunca.

Siga ahorrando

Trate de retener los ahorros como parte fija de su presupuesto mensual. En caso de un recorte de sueldo o despido, le ayudará tener un fondo de ahorro de emergencia . Cuanto más ahorros tenga, menos tendrá que depender de las tarjetas de crédito para llegar a fin de mes. Intente una transferencia automática desde su cuenta corriente a su cuenta de ahorros si aún no tiene una configurada.

Conozca sus opciones para pagos de préstamos estudiantiles

Los pagos de préstamos estudiantiles de los profesionales de la salud pueden ser especialmente altos. Desde el 13 de marzo hasta algún momento de septiembre, todas las tasas de interés de préstamos estudiantiles federales se han reducido al 0%. Puede solicitar seguir haciendo pagos, pero también puede omitir algunos pagos durante la crisis. Hable con su administrador de préstamos para preguntar sobre su situación específica.

Los préstamos privados para estudiantes se tratan de manera diferente. Hay algunas compañías privadas que ofrecen alivio en este momento, pero depende de quién sea el propietario del préstamo. Nuevamente, hable con su administrador directamente para comprender sus opciones.

Aprenda cómo pueden cambiar sus costos de vivienda

Si tiene problemas para hacer el pago de su renta o hipoteca, puede reducir o incluso detener sus pagos, dependiendo de dónde viva y de su compañía de alquiler o prestamista hipotecario.

Aquellos con hipotecas (en inglés) federales están protegidos de desalojo o ejecución durante este tiempo. ¿Alquila o tiene una hipoteca de propiedad no federal? Hable con su prestamista o arrendador para ver si puede diferir el pago. Esto le permitirá realizar pagos automáticos sin incurrir en sanciones.

Mientras usted trabaja para salvar vidas, el dinero debería ser la menor de sus preocupaciones.

Además, algunos estados tienen cierres de servicios públicos limitados. Hable con sus proveedores de servicios públicos si estos pagos también le causan problemas.

Haga sus impuestos más temprano que tarde

Está bien si aún no ha presentado sus impuestos este año. La fecha de presentación se pospuso hasta el 15 de julio.

Sin embargo, si cambió de cuenta bancaria o se mudó desde que presentó su declaración el año pasado, asegúrese de hacerlo lo antes posible. Esto no solo puede afectar su reembolso, sino que también puede afectar la rapidez con la que recibe su cheque de estímulo.

Busque programas de ayuda

Aunque la Ley CARES incluye un paquete de estímulo para proveedores de atención médica o profesionales de la salud, no es suficiente para todas las oficinas. Los recortes salariales y los despidos siguen sucediendo. Algunos sindicatos de profesionales de la salud, como 119SEIU (en inglés), ofrecen información sobre licencia pagada y compensación federal complementaria por desempleo.

Limite el estrés financiero

Los cambios en sus finanzas personales pueden causar un pánico que irradiará por el resto de su vida. Parte de mantener la estabilidad financiera es lidiar con el estrés que causa. Aquí hay algunos consejos para mantenerse estable mientras trabaja duro para salvar vidas:

Siga una rutina normal tanto como pueda. Tómese un tiempo para hacer ejercicio e intente comer y beber agua a intervalos regulares. Esto puede reducir los síntomas físicos del estrés.

Luego, aborde el aspecto emocional de su estrés personal y financiero. Hable con alguien de confianza y evite apoyarse en drogas y alcohol para obtener alivio.

Cuando esté listo para analizar la fuente de sus preocupaciones sobre el dinero, sea sincero sobre su situación. ¿Qué puede controlar realmente? ¿Qué necesita soltar?

Por último, obtenga ayuda de un profesional. Si las deudas de tarjetas de crédito son un problema, puede llamar a los consejeros de crédito certificados de Consolidated Credit de forma gratuita.

Cuídese

Para cualquiera de miles de profesionales de la salud, puede ser fácil olvidarse de uno mismo cuando cuida constantemente a los demás, y se concentra en salvar vidas.

Para obtener más información sobre cómo lidiar con las consecuencias financieras de COVID-19, consulte nuestro centro de recursos para la pandemia.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

[email protected]
1-800-728-3632 x 9344