Los adultos mayores pierden más de $27 mil millones por fraude cada año

Vendedores telefónicos (telemarketers), estafadores en línea e incluso, miembros de la familia, roban a los ancianos. Y la mayor parte de los hechos quedan sin reportar

Un estudio reciente sobre fraude a personas mayores encuentra que el crimen puede estar más extendido de lo que las autoridades suponen.

La compañía de seguridad de Internet Comparitech [ENG] exploró un tema que las compañías de investigación no tocan con tanta frecuencia: los delitos de abuso financiero contra las personas mayores.

Un estimado de 5 millones de casos de fraude a personas mayores ocurren en los Estados Unidos cada año, pero solo 200.000 son denunciados a las autoridades. El estudio también sugiere que cada año se roban $27.4 mil millones en este tipo de fraude, mucho más de lo que las autoridades mencionan conocer, que reportan como de $1.17 mil millones.

Adulto mayor preocupado por estrés financiero

El fraude a personas mayores es una preocupación creciente

En el mes de marzo, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), anunció una ofensiva contra los perpetradores de fraude a personas mayores. Identificaron a más de 260 acusados. Presuntamente, atacaron a más de 2 millones de estadounidenses, la mayoría de los cuales eran adultos mayores. [1]

En 2014, la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés), cerró una empresa de telemarketing que robó millones de dólares a los adultos mayores haciéndose pasar por Medicare. En este caso, los acusados les dijeron a los adultos mayores que recibirían una nueva tarjeta de Medicare o información sobre los beneficios de Medicare. Pero primero, afirmaron que necesitaban verificar las identidades de los consumidores utilizando información personal, incluidos los números de cuentas bancarias. [2]

Se les aseguró a los adultos mayores que su información privada no se usaría para cargar dinero a las cuentas. Sin embargo, unas semanas más tarde, los consumidores se enteraron de que sus cuentas, de hecho, habían sido cobradas. Se robaron montos de $399 o $448 a través de cheques creados de forma remota. Ninguna de las víctimas recibió ningún producto o servicio de la empresa.

¿Por qué las estafas que involucran a los ancianos son tan frecuentes?

El FBI cita las siguientes razones (en inglés):

  • Las personas mayores son más propensas a poseer su propia casa y tener ahorros guardados para la jubilación.
  • En general, tienen mejor crédito que los que pertenecen a otras características demográficas.
  • Los adultos mayores tienden a ser objetivos más fáciles para productos como servicios de salud que aumentarán la longevidad. Y también son atacados con frecuencia por estafadores que hablan en nombre de Medicare.
  • Es menos probable que informen ser el objetivo de una estafa, por temor a sentirse avergonzados o humillados por los miembros de la familia.
  • Los estafadores saben que las personas mayores pueden tener problemas para recordar cierta información. También saben que una persona anciana puede tardar semanas o meses en descubrir que ha sido estafada.
  • En las estafas que involucran telemarketing, correo electrónico u otros formularios electrónicos, las personas mayores tienen menos probabilidades de saber dónde denunciar la actividad fraudulenta.

Hablar de dinero con sus padres puede ser un tema delicado, por lo que siete de cada diez personas dicen que tienen problemas para comunicarse con un familiar que está envejeciendo. Pero estafas como estas sirven para resaltar la importancia de hablar seriamente sobre el dinero con sus familiares mayores.

No espere para hablar de finanzas con sus padres ancianos

Aquí hay cinco cosas que debería estar haciendo con sus padres ahora para asegurarse de que estén al tanto de sus cosas importantes, y que sepan cómo actuar ante terceros desconocidos. Estos pasos pueden ayudar a sus padres a evitar las estafas porque ya estarán al tanto de cosas como Medicare y manejarán su perspectiva financiera de manera efectiva.

No deje para después

Si espera, existe la posibilidad de que ocurra una emergencia real, como que un padre tenga Alzheimer o una enfermedad que requiera atención las 24 horas del día. Es mejor hablar de dinero ahora antes de que suceda algo serio.

Estar dispuesto a discutir temas legales difíciles

¿Qué planean dejar sus padres? Debería preguntarles sobre:

  • Su voluntad
  • Si tienen un abogado
  • Si tiene usted el derecho a hablar con el abogado
  • Otras preguntas sobre temas que serían difíciles de conocer si ya no existieran

Pregúntales honestamente sobre sus ingresos y gastos

Si tienen una deuda pendiente, o han agotado sus ahorros, estas son cosas importantes que un hijo debería saber. Recuerde que un presupuesto equilibrado es esencial durante la jubilación, ya que la mayoría de las personas vive con un ingreso fijo limitado. Cuando el dinero es escaso, las personas son más vulnerables a las estafas y los fraudes, porque podrían llegar a buscar cualquier solución que les permita salir de una situación difícil en la que se pudieran encontrar.

Asegúrese de que usted o un hermano tenga acceso a los registros financieros

Esto es doblemente importante en caso de que sus padres alguna vez caigan víctimas de una estafa. Si tiene información de cuentas bancarias, registros de impuestos y acceso a la banca en línea, le será más fácil ayudarlos a descubrir si algo va mal.

Adviértales de las estafas que existen para robarles a los ancianos

La mejor defensa es un buen ataque. Hable con sus padres sobre la protección de sus cuentas, el cambio de contraseñas y la importancia de verificar una oferta antes de aceptarla o de revelar información personal.

Para obtener más consejos, visite la sección completa de Consolidated Credit sobre Hablar con sus padres ancianos sobre el dinero.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, llámenos al 1-888-294-3130 . Un consejero de crédito certificado de Consolidated Credit le hará una evaluación de su deuda, ¡gratis!

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

[email protected]
1-800-728-3632 x 9344