7 maneras en que los hombres y las mujeres manejan el crédito

Según los estudios, el género modifica el modo en que se gasta, el comportamiento de endeudamiento y el uso del crédito

¿Cree usted que los hombres y las mujeres sacan sus tarjetas de crédito por diferentes razones? ¿Qué pasa con el pago de la deuda? ¿Hay variaciones de comportamiento entre los sexos? Al igual que con la altura, somos más parecidos que diferentes. Aun así, al igual que en las pocas pulgadas restantes, en donde los hombres son ligeramente más altos, existen algunas diferencias fascinantes entre los géneros con respecto al crédito.

Hábitos de carga

pareja hablando sobre el manejo de su crédito

En general, los hombres y las mujeres cargan aproximadamente la misma cantidad de deuda del consumidor. Sin embargo, una disparidad comienza a surgir, cuando algunos hombres comienzan a buscar pareja. Según los hallazgos de 2008 publicados en la revista académica Evolutionary Psychology, “los hombres que son relativamente más altos, en el esfuerzo de encontrar pareja, pueden tener una mayor tendencia a maximizar su poder económico, ahorrando poco, e incluso gastando más allá de su capacidad, mediante el uso del crédito“.

En otras palabras, el deseo de atraer a un miembro del sexo opuesto puede influir en un hombre para que utilice el plástico un poco más frecuentemente de lo que quizás fuera mejor para su propia salud financiera. ¿Y qué ocurre con los propietarios de empresas? ¿Los empresarios y empresarias utilizan el crédito de la misma manera para financiar las necesidades de su empresa? En realidad no, según un estudio del 2002 de los economistas de la Reserva Federal (Fed) Alicia Robb y John Wolken. Ellos descubrieron que las mujeres propietarias de empresas eran significativamente más propensas a pedir préstamos utilizando tarjetas de crédito que sus homólogos masculinos. Las empresas de propiedad de hombres, por su parte, utilizaron el crédito comercial (comprando suministros y servicios de otras empresas con acuerdos de “pago diferido”) y pagaron después de la fecha de vencimiento con mayor frecuencia que la de aquellas empresas cuya propiedad pertenecía a mujeres.

Números y tipos de cuentas de crédito

Curiosamente, los hombres son más propensos a tener préstamos para automóviles, hipotecas y otros tipos de cuentas a plazos, mientras que las mujeres tienen una mayor cantidad de tarjetas bancarias y las usan con mayor frecuencia, según un estudio del 2006 sobre el tema realizado por el Índice de Puntaje de Experian. El informe también indicó que las mujeres tenían más preguntas para formular sobre el crédito que los hombres.

¿Por qué la discrepancia con la cantidad de tarjetas de crédito? Muchas veces es un problema práctico: Cuando los hombres y las mujeres se juntan, a menudo es la mujer quien tiene un mayor dominio sobre las finanzas domésticas de la familia y, por lo tanto, toma más decisiones de compra. En resumen, una mujer puede necesitar y usar su crédito simplemente porque sale de compras más a menudo.

Pagar por la atención médica

Las diferencias de género en el comportamiento del crédito surgen incluso en el consultorio del médico y en el hospital. Una encuesta del 2008 realizada por The Guardian Life Insurance Company of America, reveló que los hombres son mucho más propensos que las mujeres a cargar grandes gastos de recuperación médica. Según el estudio, uno de cada cinco estadounidenses que tenían experiencia directa con una enfermedad crítica, usaba una tarjeta de crédito para pagar los gastos relacionados con la recuperación. Sin embargo, también se descubrió que los hombres tienen el doble de probabilidades que las mujeres de hacerlo: el 30% de los hombres cargaban los gastos de recuperación de enfermedades críticas, en comparación con solo el 14% de las mujeres.

Si bien la financiación de dicha atención médica es una opción, generalmente es mejor solicitar un plan de pago sin intereses con el hospital o el médico. Solo pueden decir que no y con frecuencia dicen que sí.

Ofertas de tarjeta de crédito

En la encuesta “Taking Charge” de CreditCards.com de junio del 2008, se hizo evidente una diferencia significativa entre los hombres y las mujeres sobre cómo se eliminan las ofertas de tarjetas de crédito recibidas por correo. Los resultados mostraron que las mujeres tienen muchas más probabilidades que los hombres de destruir las ofertas de tarjetas de crédito (55% a 43%), mientras que los hombres son más propensos a tirarlas a la basura (34% frente a 25%).

Los resultados no sorprenden a los planificadores financieros y consejeros crediticios, los cuales dicen que refleja lo que ven entre sus clientes: Las mujeres tienden a ser más conservadoras y los hombres menos cautelosos en cuanto a la seguridad de su información.

Ayuda: ¿Quién la recibe y cuándo?

Ambos sexos se involucran en su parte justa sobre los problemas de crédito, pero cuando se trata de buscar ayuda cuando los saldos aumentan, lo más frecuente es que las mujeres busquen ayuda. “Los hombres tienden a tener más atrevimiento con las deudas que sus contrapartes femeninas y tienden a posponer la obtención de ayuda cuando están endeudados”, dijo Ken Clark, un planificador financiero y psicólogo de Little Rock, Arkansas, que se especializa en ayudar a los socios a verse cara a cara en asuntos financieros. Él descubrió que las mujeres favorecen enormemente el asesoramiento, mientras que los hombres tratan de mantenerlo privado y obtener un segundo empleo para resolverlo por su cuenta.

Comunicación de crédito

Ya sean activos o pasivos, muchas parejas no siempre son directas acerca de lo que tienen o cuánto deben. Sin embargo, con respecto a la actividad de la tarjeta de crédito, las mujeres son generalmente más abiertas y expresivas. Una mujer hablará sobre sus problemas financieros más fácilmente y abiertamente, mientras que un hombre es más propenso a retener información.

Bancarrota

Cuando los problemas de la deuda alcanzan el punto de no retorno, las mujeres son más propensas que los hombres a tomar la ruta legal. La Oficina de Síndicos del Departamento de Justicia de los EE. UU. informó que, entre quienes solicitan la bancarrota del Capítulo 7, la deuda de las tarjetas de crédito es mayor para los hombres endeudados que para las mujeres en unos miles de dólares. La evidencia muestra que los hombres solo presentan sus expedientes si es necesario, en una emergencia, mientras que las mujeres lo consideran como una solución más pronto en el proceso.

En última instancia, los dos géneros comparten la mayoría de los mismos hábitos de crédito, tanto buenos como malos. Sin embargo, también hay diferencias y poder reconocerlas, ayuda a la mutua comprensión. Si tiene una relación con alguien del sexo opuesto, hable sobre los enfoques opuestos de los problemas de endeudamiento de los consumidores, incluido sobre el mejor uso del crédito y también qué hacer si surgen problemas. Es hora de poner sus cartas sobre la mesa.

 

Si el mal manejo de su crédito lo llevaron a mantener deudas de tarjetas de crédito, nosotros podemos ayudarlo. Llámenos al y un consejero de crédito certificado lo ayudará gratuitamente a evaluar el estado de sus finanzas personales y a darle la salida más conveniente a sus deudas.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

AParks@consolidatedcredit.org
1-800-728-3632 x 9344