Investigación de la semana: ¡No preste sus tarjetas de crédito!

36 millones de Americanos aprendieron las malas consecuencias de prestar tarjetas de crédito a un amigo necesitado

Cada semana, Consolidated Credit busca investigaciones financieras que pueden ayudarlo a manejar su deuda y su presupuesto. Esta semana…

El interesante estudio

Hacer préstamos a amigos y familiares es una forma bien conocida de arruinar su relación, pero ahora parece que los consumidores están encontrando un nuevo giro de esta muy mala idea. Una encuesta de CreditCards.com, consultó a 2.253 adultos en los EE. UU. para preguntarles si alguna vez decidieron prestar tarjetas de crédito a amigos o familiares.

El gran resultado

49% de los usuarios de crédito encuestados admitieron haber prestado una tarjeta de crédito a un cónyuge, hijo, amigo, compañero de trabajo u otra persona. Más de un tercio de aquellos (35%), que decidieron prestar tarjetas de crédito a un ser querido, tuvo problemas.

Los detalles fascinantes

Pareja discutiendo por finanzas

Las personas eran más propensas a prestar sus tarjetas a sus seres queridos:

  • 30% se las dio a su cónyuge o pareja.
  • 21% entregó sus tarjetas a su hijo.
  • 9% decidió que sería una buena idea prestar tarjetas de crédito a amigos.
  • 4% permitió que un compañero de trabajo la usara.

Por otro lado, 39% de todas las personas encuestadas dijeron que nunca prestarían tarjetas de crédito en ninguna circunstancia, ni siquiera a familiares cercanos.

Las personas también son bastante generosas, respecto a cuánto están dispuestos a dar. Casi la mitad (49%) dijo que estaría bien si alguien utilizara con su tarjeta hasta $100, y el 11% estaría conforme con que fueran unos $1,000.

¿Cuáles fueron los resultados negativos experimentados por haber prestado una tarjeta de crédito?

  • 19% se dio cuenta que el usuario de la tarjeta cargaba más de lo que habían dicho que harían.
  • 14% no recibió ayuda cuando llegó el momento de pagar la deuda.
  • 10% nunca recuperó su tarjeta.

Los Millennials eran el grupo que más tarjetas de crédito prestaban y también eran los más propensos a no recuperar sus tarjetas.

Lo que puede hacer

“¡Nunca preste tarjetas de crédito!”, exclamó Gary Herman, “Esta es una idea peor que hacer un préstamo a un miembro de la familia. Con un préstamo, al menos les dará una cantidad finita de dinero que ustedes elijan otorgar. ¡Si les da sus tarjetas de crédito, podrían acumular miles de dólares a su nombre!”, agregó

Herman reconoció que puede haber ocasiones en las que se sienta cómodo al usar su línea de crédito para otra persona. Por lo que, él lo alienta a realizar usted la transacción en lugar de darles rienda suelta con su cuenta.

“Ya sea que se trate de un préstamo o que preste su línea de crédito, solo debe extender la invitación si no tiene expectativas de recibir el reembolso”, explicó Herman. “Pero, aun así, vaya con la persona para realizar la transacción o complete el formulario en línea usted mismo. Nunca proporcione los detalles completos de su cuenta, incluidos el número, la fecha de vencimiento y el código de verificación de la tarjeta (CSV por sus siglas en inglés). Si lo hace, no habrá manera de evitar que utilicen su saldo hasta el límite”, concluyó.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

AParks@consolidatedcredit.org
1-800-728-3632 x 9344