Investigación de la semana: ¿Hay una relación entre los préstamos estudiantiles y la salud crediticia?

Un nuevo estudio de FICO revela que la salud crediticia puede tomar una pendiente resbaladiza cuando se tiene préstamos estudiantiles

Cada semana, Consolidated Credit busca investigaciones financieras que pueden ayudarlo a manejar su deuda y su presupuesto. Esta semana…

Un interesante estudio

estudiante pidiendo ayuda

Los expertos en crédito de FICO querían saber si había alguna correlación entre los préstamos estudiantiles y la salud crediticia dentro de los consumidores jóvenes. Por lo tanto, identificaron a 10 millones de consumidores entre las edades de 18 y 30 con al menos un préstamo estudiantil en pago activo.

Examinaron estos 10 millones de perfiles de crédito para ver cuántos prestatarios estudiantiles (en inglés) exhibían hábitos de crédito saludables y cuántos exhibían hábitos crediticios negativos. Los hábitos de crédito saludables se midieron en función de quién tenía un puntaje FICO aumentado y quiénes tuvieron disminuciones entre octubre de 2016 y octubre de 2017.

El gran resultado

De los 10 millones de tenedores de préstamos estudiantiles que evaluaron, menos de uno de cada cuatro (22%) vio aumentar sus puntajes FICO. Un aumento significó que sus puntajes mejoraron en 40 puntos o más durante el período de un año. Por el contrario, un 15% vio disminuir sus puntajes en 40 puntos o más.

La mayoría (63%), básicamente se quedaron estancados en valores neutrales: sus puntajes no disminuyeron en más de 40 puntos, pero tampoco aumentaron.

Los detalles fascinantes

Lo que el estudio realmente reveló, fue que, para los usuarios de préstamos estudiantiles, las cosas pueden ir muy mal o muy bien. Aquellos que vieron aumentar sus puntajes de crédito, mostraron signos positivos de salud en el crédito en todos los ámbitos:

  • Pagaron un promedio de $3,176 en préstamos a plazos, como sus préstamos estudiantiles, durante el período de un año.
  • Al mismo tiempo, redujeron el saldo promedio de sus tarjetas de crédito en $923.
  • Solo el 25% tuvo una morosidad reportada, donde un pago se retrasó más de 30 días.
  • Sus consultas de crédito por nuevas solicitudes de crédito, disminuyeron en un 18%, en promedio.

Básicamente, esto muestra una tendencia que estos prestatarios se centraron en el pago de la deuda. No estaban adquiriendo nuevos créditos, era probable que realizaran los pagos a tiempo y, como resultado, su deuda total disminuyó.

Por el contrario, aquellos prestatarios que tuvieron una disminución en el puntaje de crédito parecían tener problemas con una variedad de desafíos crediticios:

  • Pagaron casi la mitad de la deuda a plazos que la de aquellos que vieron subir sus puntajes: solo $1,802, en promedio.
  • Mientras tanto, los saldos de sus tarjetas de crédito aumentaron en $2,264.
  • Tenían tres veces más probabilidades de tener un pago atrasado: el 75% tenía al menos una morosidad.
  • Sus consultas de crédito (de nuevas solicitudes de crédito) aumentaron en promedio un 9%.

Esta información muestra, que los prestatarios que tuvieron problemas para pagar sus préstamos tenían más probabilidades de ser dependientes del crédito. Estuvieron abriendo nuevas líneas de crédito con mayor frecuencia, y su deuda de tarjeta de crédito está en aumento.

Lo que puede hacer

“Los problemas de la deuda tienden a ser una pendiente resbaladiza”, explicó Gary Herman, presidente de Consolidated Credit. “Cuando se enfrenta a un desafío con un tipo de deuda, confunde a su presupuesto. Hace malabares con las facturas y coloca los gastos a crédito porque sus ingresos se agotan tratando de mantenerse al día con los pagos de los préstamos estudiantiles. Pide más, cobra más y, a menudo, lucha para realizar todos sus pagos. Puede ser una espiral descendente”, aseveró.

Herman dijo que las personas que sienten que lentamente se están quedando atrás, necesitan tomar medidas para cambiar las cosas. Seguir con el status quo significa que es probable que los problemas de su deuda empeoren.

“La buena noticia es que una vez que se da el primer paso para hacer que las cosas cambien, ese impulso por lo general comienza a llevarlo en una dirección positiva”, agregó Herman.

Esto se puede lograr mediante la búsqueda de soluciones para cada tipo de deuda que está creándole desafíos en su presupuesto.

  1. Encuentre una solución para la deuda estudiantil que reduzca sus pagos para que sean más asequibles, como los planes de pago basados en los ingresos.
  2. Consolide la deuda de la tarjeta de crédito para tener más dinero disponible para el reembolso del préstamo.

“Al reducir los pagos de su préstamo estudiantil y consolidar la deuda de la tarjeta de crédito, puede arreglar su presupuesto para que no gaste más de lo que gana”, argumentó Herman. “Esto lo ayudará a tratar de evitar nuevas deudas de tarjetas de crédito para cubrir los gastos diarios y las brechas presupuestarias. También puede comenzar a ahorrar dinero, para darse un respiro con los gastos inesperados”, concluyó.

Para encontrar ayuda con su deuda de tarjeta de crédito, llámenos al y recibirá una consulta totalmente gratis con uno de nuestros consejeros de crédito certificado.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

AParks@consolidatedcredit.org
1-800-728-3632 x 9344