Perfil del cliente: David D.

perfil de david d

En una misión para eliminar la deuda posterior a la jubilación.

On a mission to eliminate debt

Después de 23 años como jefe de equipo de mantenimiento de la Fuerza Aérea, David D. se retiró. Luego enseñó durante 17 años en el Instituto Militar de New Mexico y se retiró – durante cinco años. David salió de su retiro por segunda vez, y hasta el día de hoy todavía enseña en el Instituto como instructor a tiempo parcial.

Aún ahora, a los 71 años de edad, está saliendo de una deuda de tarjetas de crédito de $ 47,000.

Todo estaba bien hasta hace unos años, cuando la esposa de David se enfermó, y tuvo que dejar su trabajo. Con solo un ingreso, recurrieron a vivir con tarjetas de crédito -con 13 de ellas.

Sus deudas empeoraron cuando fue víctima de una estafa. Una compañía que se ofreció para que pudiera declararse en bancarrota, le robó cientos de dólares. Fue entonces cuando llamó a Consolidated Credit.

Las compañías de tarjetas de crédito amaban a David y aparentemente también él las amaba. Ese amor lo metió en problemas…

“Teníamos un crédito tan bueno que las empresas nos decían: ‘Les enviaremos esto. Y efectivamente lo enviaban’, y nosotros lo tomábamos”, recuerda. “Teníamos 13 tarjetas de crédito y muchas de ellas estaban al máximo. Lo siguiente que supe, fue: “¡wow!”, estoy en un gran problema.”

Ellos compraban cualquier cosa en el momento que lo querían…

“Simplemente estábamos gastando en mercadería en general. No estábamos prestando atención a lo que hacíamos”, dice. “Si necesitábamos un televisor, íbamos a buscar un televisor. Necesitábamos dos generadores para el RV, así que, por supuesto, ¿qué haces? Sacas las tarjetas de crédito y gastas $ 2,000, y ahí está.”

Cuando su esposa se enfermó y necesitaban las tarjetas de crédito para vivir, David sabía que tenía que conseguir ayuda…

“Antes de ponerme en contacto con Consolidated Credit, otra empresa se puso en contacto conmigo”, dice. “Les enviamos $ 1,000, y esa empresa iba a enviar cartas básicamente informando a mis acreedores que podríamos estar en bancarrota. Íbamos a dejar de hacer los pagos y, de repente, comenzamos a recibir llamadas, pero esa empresa dijo: ‘Simplemente ignórelos y dígales que está trabajando con nosotros’.”

Las llamadas de colecciones no se detuvieron…

“Después de aproximadamente dos semanas de trabajar con esa compañía y recibir llamadas de los cobradores de deudas, ‘me dije que ya era suficiente: no puedo soportar más esto’. Mi presión sanguínea subió y literalmente vomité. No fue una imagen bonita.”.

Su hijo estaba preocupado por su salud y lo contactó con Consolidated Credit…

“Estaba hablando con mi hijo y él me dijo: ‘Papá, comunícate con Consolidated Credit. Un amigo mío trabaja con esas personas. Llámalos y trabajarán contigo. Obtendrán que tu interés se reduzca, y así podrás pagar las cuentas. Pero tienes que deshacerte de todas las tarjetas de crédito, porque todas serán cerradas para poder solucionar tu problema. “Fue entonces cuando llamé.”

A David no le importaba dejar las tarjetas de crédito, pero su esposa estaba nerviosa al respecto…

“Mi esposa estaba preocupada por el Programa, porque vio lo que estaba pasando con la otra compañía”, dice. “Me enviaron la documentación, y fue simple de completar. Calificamos, y ha sido una navegación sin problemas desde entonces. Ni siquiera lo pienso más. Solo pienso en los $ 1,000 que depositaré en el banco para ahorrar cuando haya terminado.”

Esa llamada a Consolidated Credit fue un alivio en más de un sentido…

“Solo estaba viviendo ‘de día de pago en día de pago’. Realmente no pudimos hacer mucho”, dice. “Pero desde que ingresamos en el Programa de Manejo de Deudas de Consolidated Credit, las cosas están siendo pagadas. Mis tasas de interés llegaron al 26 por ciento. Algunos se redujeron a cero por ciento y 2 por ciento, y se mantendrán así siempre que permanezcamos en el programa.”

David planea mantener el rumbo del Programa y ha adquirido cierta sabiduría financiera…

“Hemos aprendido a presupuestar y mirar lo que gastamos”, dice. “Si queremos ir de viaje, ahorramos hasta que tenemos los recursos, recién entonces vamos. Descubrimos que podemos vivir sin tarjetas de crédito. Y además, puedo dormir por la noche.”

Una vez que hayan terminado, sus ahorros mensuales serán su celebración…

“Deberíamos terminar en 23 meses”, dice. “Entonces ese dinero extra irá directo a nuestros ahorros. Seguiremos pagando en efectivo por todo. Seguiremos viendo en lo que estamos gastando y viviremos dentro de nuestros medios.”

David también le contará al mundo la libertad que ha logrado al no tomar la ruta de la bancarrota…

“Es un programa absolutamente genial. Estamos muy contentos con el servicio”, se regocija. “Si sé que alguien está pasando por un problema similar, sin duda les diré que los conozcan y que lo resuelvan”. No tengo problemas para decirle a quien sea, cómo nos ha ayudado Consolidated Credit en comparación con lo que casi llegué antes de ponerme en contacto con ustedes.”

David agradece a la compañía que lo salvó…

“Llamar a Consolidated Credit fue lo mejor que pudimos haber hecho. Gracias Consolidated Credit por ayudarme a poner mis finanzas en orden.”

Y, Consolidated Credit le agradece, David, por su servicio en las Fuerzas Armadas…

New Mexico Military Base Consolidated Credit ofrece asistencia especializada para miembros de los servicios militares y veteranos que luchan con problemas financieros. La carga de la deuda puede ser la más dura entre nosotros. Si sus problemas de deudas le están revolviendo el estómago o elevando su presión arterial, es hora de buscar ayuda de un profesional o institución financiera acreditada. Tener las presiones de la deuda pesando en la mente puede afectar nuestra salud física y emocional sin importar quién sea usted. Como en el caso de David, una llamada a Consolidated Credit fue el alivio que necesitaban. Usted también puede obtener algo de alivio. Usted también merece ser libre.

Llámenos gratis al 1-800-320-9929. Nuestros consejeros de crédito certificados estarán encantados de trabajar con usted y su deuda. O bien, para saber cuánta deuda tiene realmente, solicite un Análisis de Deuda y Presupuesto gratuito en línea.