Cuando la vida sucede y los acreedores demandan

perfil de socorro

No hay juicio para obtener ayuda, no hay sentencias judiciales a pagar.

Como cliché que esto puede sonar, la vida sucede. Para Socorro, hubo numerosos factores combinados que la llevaron a endeudarse. De ayudar a criar a sus abuelitas a perder su trabajo, e incluso ser demandada por algunos de sus acreedores. No hubo escasez de desafíos a los que tuvo que enfrentar Socorro.

“Fue una cosa tras otra. Un día tuve un trabajo y al día siguiente no. Yo estaba usando las tarjetas de crédito para que me ayudaran a pagar las facturas, y llegué al punto en que superé mis límites. Entonces dejé de pagar las cuentas, solo las dejé ir. Tres de mis acreedores me demandaron e iniciaron juicios contra mí. No sabía qué hacer.”

Y si usted se está preguntando si los acreedores pueden demandarle, sí pueden…

Los acreedores pueden tener juicios contra usted en un tribunal civil si usted se niega a pagar su deuda. Si ignora estas demandas – o en algunos casos, no es consciente que están sucediendo, entonces los coleccionistas pueden obtener juicios por defecto que pueden obligarle a pagar. Afortunadamente, aún puede ser elegible para inscribirse en un programa de manejo de deudas aún cuando esté siendo demandado.

Los problemas con la deuda de la tarjeta de crédito son a menudo una cuesta resbaladiza, particularmente cuando esas tarjetas de crédito se están utilizando para cubrir vacíos de los presupuestos causados​ por la falta de ingresos. Para un presupuesto sin preparación y para alguien que tiene deuda, perder un empleo puede significar un desastre financiero. Socorro recurrió a usar siete tarjetas de crédito para comprar pampers, comestibles y para cubrir otros gastos como los pagos de reparación de automóvil, acumulando una deuda por la suma de $ 12,000. Además, las tarjetas de crédito se utilizan a menudo para cubrir otros pagos con tarjeta de crédito, como el deudor en dificultades, que hace malabares con sus facturas.

Una vez que los límites de crédito se alcanzan, usted está atascado con la deuda que no puede pagar, y que va a colecciones. Si no paga a los recaudadores, pueden llevarlo a los tribunales, lo que puede ocasionarle otros problemas financieros, como demandas, recolecciones gravosas y embargo de salario.

Es un escenario con el que muchos americanos pueden estar relacionados, porque no están ahorrando “para los días de lluvia”. Un estudio reciente muestra, que la mayoría de los estadounidenses, incluso los ricos, no podrían cubrir una factura de de $ 1,000 en una emergencia, o una reparación de autos inesperada de $ 500. Y como Socorro, si perdieran su trabajo, se encontrarían en una situación similar.

Cuando su presupuesto golpeó el fondo, Socorro buscó ayuda…

Sintiéndose desesperada, Socorro acudió a un amigo que la condujo a una compañía de consejería de crédito diferente, en un principio. Esa compañía de consejería de crédito luego la derivó a Consolidated Credit.

perfil de Socorro 1

“Estaba en una situación muy desesperada. Necesitaba ayuda y ustedes me han ayudado a salir. Han pasado tres años y tengo una tarjeta de crédito más para pagar. Gracias por ayudarme y ser pacientes conmigo.”

Socorro pronto estará libre de deudas. No sólo pagó su deuda, sino que aprendió cómo convertirse en una mejor administradora de dinero, aprovechando la riqueza de recursos de nuestro sitio web y poniendo en práctica las lecciones del programa de manejo de deudas.

“Ustedes me enseñaron mucho. Gracias por trabajar conmigo y por mostrarme cómo presupuestar mi dinero. He aprendido a ahorrar y a saber usar el dinero sabiamente. Realmente pensé que no iba a terminar, pero hay luz al final del túnel. Un mes más y lo haré. ¡Gracias, Gracias!”

Socorro está increíblemente feliz de estar en la recta final. ¿Cómo lo hizo?

Socorro dice que su éxito se debe a Consolidated Credit por haber negociado tasas de interés más bajas con sus acreedores. Después de una cuidadosa evaluación de su presupuesto, Consolidated Credit la puso en un plan de pago y con un calendario que se adaptara a su situación única, y que estuviera en línea con sus limitaciones de ingresos.

“Mis tasas de interés estaban por encima del 21 por ciento antes de inscribirme en el programa de manejo de deudas. Pero después que negociaron con mis acreedores, algunas fueron reducidas a una tasa tan baja como del cero por ciento. Ustedes realmente trabajaron conmigo.”

Esta negociación es sólo una parte del servicio prestado cuando alguien se inscribe en un programa de manejo de deudas. Además de brindar orientación y educación financiera a los americanos, nuestros consejeros de crédito certificados negocian tasas de interés más bajas con los acreedores de nuestros clientes. A menudo, las altas tasas de interés son las culpables de mantener a los clientes en la deuda por más tiempo. Una gran cantidad de cada pago mensual va generalmente a cubrir el interés, más que al principal, perpetuando el ciclo de la deuda. Con tasas de interés bajas, un mayor porcentaje de sus pagos van hacia el principal en lugar de ir a intereses, lo que ayuda a extinguir la deuda más rápido.

El puntaje de crédito fortalece la eliminación de la deuda

perfil de Socorro 2

Socorro también comenta que su puntaje de crédito mejoró durante el curso del programa. La puntuación de Socorro fue ‘de alto riesgo’ (subprime) cuando comenzó el programa. Con una calificación crediticia FICO de 540, Socorro hubiera tenido problemas para obtener aprobaciones para préstamos y para nuevas líneas de crédito. También hubiera podido afectar su capacidad para alquilar una propiedad o incluso asegurar un nuevo empleo.

Sin embargo, a menudo los clientes ven su puntaje de crédito mejorar a medida que trabajan a través del programa y al completarlo con éxito. Mediante la construcción de un historial de crédito positivo y la reducción de los niveles de deuda sin garantía, los clientes como Socorro que tienen problemas con puntuaciones bajas, han disfrutado del efecto secundario feliz de ver sus puntuaciones mejorar a medida que eliminan su deuda.

Su perspectiva financiera está cambiando para mejor y Socorro no podría estar más feliz…

Uno de los requisitos del programa de manejo de deuda, es que deje de comprar con sus tarjetas de crédito, ya que las cuentas estarán congeladas. A pesar de que fue difícil, Socorro dejó de cargar en sus tarjetas de crédito, y debido a que los pagos se hicieron consistentemente y a tiempo, su puntaje de crédito recibió un impulso. Ahora ella tiene un presupuesto equilibrado, un mejor crédito, y ninguna deuda de tarjeta de crédito que sea una preocupación para pagar en tiempo.

“Me siento aliviada. He aprendido mi lección para no gastar, porque hacerlo es una adicción. Usted ve las tarjetas de crédito y sigue comprando porque es fácil. Mi papá tenía un dicho que decía, que es fácil entrar pero difícil para salir y eso es exactamente lo que pasé.”

Nada en la vida es fácil. Con el fin de alcanzar la liberación de la deuda, Socorro tuvo que hacer numerosos sacrificios.

“Tuve un tiempo difícil, pero lo hice, y estoy muy orgullosa de mí misma. Usted realmente tiene que comprometerse con el programa de manejo de deudas, no sólo iniciarlo y luego dejarlo abandonado. Si quiere ver una luz al final del túnel, tiene que seguir con el programa y sacrificando una gran cantidad de cosas. Tuve que aprender que si quería un bolso, tenía que decir, ‘no, no puedo usar la tarjeta de crédito para eso.’ Mucho de mi deuda también fue en tonterías, simplemente, un montón de tonterías. Ya no quiero hacer eso. He aprendido de mi mala experiencia. Estoy casi sobre el objetivo y ahora puedo expresarme con un gran suspiro de alivio.”

A pesar que no abandonó sus tarjetas de crédito, el programa de manejo de deudas le ha enseñado mucho, incluyendo cómo controlar sus gastos.

“Tengo 2 tarjetas de crédito, pero con un límite de $ 500 en comparación con un límite de $ 10.000.”

Pero no espere a que ella participe en gastos frívolos…

perfil de Socorro 3

“Sólo porque usted tiene una tarjeta de crédito no significa que tenga que salir y conseguir una cartera cara – eso es lo que hice. Ni siquiera estoy bromeando. O decir que voy a comprar esto ahora y pagarlo el próximo mes. Porque nunca se sabe lo que traerá el mañana. Fue difícil, pero seguiré avanzando y haré todo de la manera correcta”.

Durante los últimos 20 años Consolidated Credit ha ayudado a más de 5 millones de americanos como Socorro, a salir de la deuda y alcanzar sus metas financieras. Socorro no podía estar más agradecida con la compañía de consejería de crédito que la ayudó a lograr eso.

“Ustedes me enseñaron mucho. Sólo quiero ir a dormir por la noche y despertar sabiendo que no tengo deudas de tarjeta de crédito. Que puedo presupuestar mi dinero, guardar, y utilizar el crédito sabiamente. ¡Muchas gracias! Espero que no tenga que hacer negocios con ustedes nuevamente, pero si fallo sabré a quién llamar.”