Manejo de finanzas durante un divorcio

Desafío financieros para aquellos que recién se divorcian

Desafio Financiero para Divorciados

FORT LAUDERDALE, FL — El divorcio es una situación estremecedora que ninguna pareja se quiere imaginar, pero cuando esto sucede, las ramificaciones financieras son solo uno de los obstáculos al que se tienen que enfrentar. Dividir bienes, pagar deudas comunes de tarjetas de crédito y tomar decisiones sobre la vivienda puede ser muy costoso, especialmente en casos en los que una de las partes está desempleada o gana menos dinero que la otra. Se sabe que un divorcio deja a las partes en situaciones financieras precarias, por eso, idear un plan para enfrentar los aspectos económicos de una separación puede darle más control a las partes.

Para empezar la planificación, los esposos deben primero ver dónde están parados económicamente, tanto como individuos y como pareja. Las parejas deben establecer sus ingresos individuales, ahorros, fideicomisos o inversiones y cualquier otro tipo de ingresos que pertenezcan a cada individuo. Estar al tanto de esto, ayuda a que cada uno pueda tomar decisiones sobre si pueden comprar una vivienda, un medio de transporte o cualquier otra necesidad, luego del divorcio. También es importante que la pareja enfrente las deudas comunes que tengan. Esto incluye tarjetas de crédito, préstamos e hipotecas. Un error común que cometen algunas parejas es no comprender que si ambos nombres aparecen en una cuenta de crédito, ambas partes tienen la misma responsabilidad a la hora de hacer los pagos correspondientes. No importa si solo una persona hizo los pagos o administró el préstamo. Cualquier pago atrasado o falta de pago afecta a ambas partes por igual. Por eso las partes deben buscar la manera de pagar el saldo por completo y luego cerrar la cuenta, para evitar pagos adicionales.

Abrir una cuenta individual

Luego de cerrar una cuenta conjunta, cada parte debe considerar abrir una línea de crédito nueva para poder comenzar a tener crédito a su nombre. Esto es necesario sobre todo cuando se ha tenido una cuenta conjunta durante mucho tiempo, ya que al cerrarla, el crédito puede verse afectado negativamente. “Tener buen crédito es muy importante para comprar una casa, pedir un préstamo para un automóvil e incluso para conseguir trabajo o conseguir buenas tarifas de seguros”, dice ConsolidatedCredit.org.

Además de nuevas cuentas bancarias, los consumidores deben tomar decisiones acerca de su jubilación y su seguro de salud. Por ejemplo, abrir una cuenta IRA o invertir en una cuenta financiada por su empleador es importante a la hora de planear su retiro, ya que la pérdida de los ingresos jubilatorios de la pareja puede hacer más difícil mantener el estilo de vida que uno desea.

Por último, vivir con ingresos más bajos puede ser un desafío para aquellos que recién se divorcian, por eso es importante hacer un presupuesto para evitar las deudas y controlar los gastos. Ya que seguir estas pautas no es fácil, se puede recurrir a un asesor de crédito o de finanzas para que lo ayude a desarrollar un plan financiero a largo plazo, que incorpore planificación de presupuesto, creación de crédito, planificación para jubilación y contabilidad para necesidades médicas a futuro.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

AParks@consolidatedcredit.org
1-800-728-3632 x 9344