Calculadora de Préstamos

Vea cuánto puede pedir prestado y cómo los pagos adicionales pueden ayudarle a ahorrar.

Adquirir un préstamo con la tasa de interés y término adecuados tendrá un efecto sobre lo fácil (o difícil) que será repagar el préstamo. Las tasas de interés y los términos afectan la cantidad que usted paga cada mes, así como también el costo total del préstamo. Esta calculadora de préstamos le ayudará a encontrar el préstamo que mejor se ajuste a sus necesidades, y también le ayudará a estimar cuánto ahorrará si hace pagos adicionales o más altos.

Escogiendo el término correcto para un préstamo

El término es el tiempo que usted tiene para pagar un préstamo.

  • Escoger un término más corto aumenta su pago mensual requerido, pero disminuye los costos totales del préstamo. Por lo general un término más corto le ayudará a ahorrar dinero.
  • Escoger un término más largo disminuye su pago mensual requerido, pero aumenta los costos totales del préstamo. Un término más largo hará que su préstamo sea más asequible.

Los prestamistas ofrecen distintos términos en distintos tipos de préstamos. Mientras que 30 años es un término estándar para una hipoteca, es poco probable que usted consiga un préstamo personal, o de auto, con un término así de largo.

Tipo de PréstamoTérminos Comunes
Hipoteca30 años es el más común, pero también puede conseguir términos de 10, 15 y 20 años.[1]
Préstamo de autoActualmente, el término más común es de 72 meses, aunque se han ido haciendo más largos. Algunos prestamistas ofrecen términos de 84 meses.[2]
Préstamo personalLa mayoría de los prestamistas limitan los préstamos personales a 48 meses, aunque algunos ofrecen préstamos personales de hasta 60 meses.
Préstamo estudiantilLos préstamos estudiantiles federales, y la mayoría de los privados, tienen términos de 10 años (120 meses). Algunos préstamos privados pueden ofrecerle términos más largos de hasta 25 años para que tenga más tiempo para pagar el balance.[3]

Tip: Escoja siempre el término más corto que usted pueda pagar

Aumentar el término del préstamo para que sus pagos sean más bajos solo tiene sentido hasta cierto punto. Usted querrá asegurarse de poder hacer los pagos mensuales sin doblegar su presupuesto. Sin embargo, extender el término más allá de eso solo para que sus pagos sean aún más bajos no es una buena estrategia financiera a largo plazo. Pagar un préstamo lo más rápido posible minimizará el costo total, y así, generalmente, usted podrá ahorrar más.

Obteniendo la tasa de interés correcta

Cuando se trata de la tasa de interés aplicada a su préstamo, un número más bajo siempre será mejor. La tasa de interés que los prestamistas asignan a su préstamo está basada en su puntaje de crédito. Un puntaje crediticio alto significa que usted podrá aprovechar tasas de interés más bajas, y así reducir tanto su pago mensual como el costo total de su préstamo. De modo que conseguir una tasa de interés baja le beneficiará por ambos lados.

Los diferentes tipos de préstamos tienen distintas tasas de interés promedio. Las hipotecas tienden a tener las tasas más bajas, pero incluso una diferencia de 1% en la tasa de interés de un préstamo así de grande puede equivaler a miles de dólares de diferencia en el costo total del préstamo.

Tipo de PréstamoTasa de interés promedio
HipotecaLas hipotecas tienen tasas de interés promedio entre 3% y 5%.[4]
Préstamo de autoLas tasas de interés promedio para un préstamo de auto van desde 3% hasta 10%.[5]
Préstamo personalLas tasas de interés promedio para un préstamo personal no asegurado pueden ser de entre 5% y 36%.[6]
Préstamo estudiantilLas tasas de interés para préstamos estudiantiles federales son de 4.5% para pregrado, y poco más de 7% para posgrado y préstamos PLUS para padres. En préstamos privados, las tasas van desde 4% hasta 13%.

Las tasas de interés para préstamos estudiantiles federales no se basan en su crédito

A diferencia de otros préstamos, usted no obtendrá una tasa de interés más baja si tiene un puntaje de crédito excelente. Las tasas para préstamos federales se fijan cada verano, usualmente el día 1ro de julio. Estas tasas se determinan con base en el ĺndice de Pagaré del Tesoro de 10 años.

Eso puede ser bueno y malo. Si usted no tiene un buen puntaje de crédito o no ha comenzado a construir su crédito aún, este tipo de préstamo le permite calificar para una tasa de interés que no conseguiría de otra forma. Pero si tiene un puntaje de crédito excelente, usted podría calificar para una tasa de interés más baja con un préstamo privado. Solo tenga en cuenta que los préstamos privados no son elegibles para planes federales de repago o programas de perdón de préstamos.

Los préstamos con tasa de interés variable pueden ofrecerle buenas tasas ahora, ¡pero tenga cuidado!

No todos los préstamos tienen tasas de interés fijas. Las tasas de interés en los préstamos con tasas variables pueden cambiar con el tiempo, usualmente al cabo de algunos años. Por ejemplo, la tasa en una hipoteca con tasa de interés variable normalmente se ajusta cada uno, siete o 10 años.

Este tipo de hipotecas pueden ayudarle a reducir las tasas de interés, especialmente cuando las tasas están tan bajas como ahora. Cuando la Reserva Federal baja la tasa de los fondos federales, las tasas de interés en todos los tipos de préstamos (excepto préstamos estudiantiles federales) tienden a disminuir. Sin embargo, si las tasas vuelven a aumentar, su préstamo con tasas variables puede ser cada vez menos favorable para usted. Podría terminar con tasas de interés más altas de lo que serían si usted hubiera elegido una tasa fija al principio de su préstamo.

Cuando las tasas son bajas, considere refinanciar a una tasa fija más baja

Estar atento a los cambios en las tasas de interés puede ser beneficioso, porque usted puede refinanciar préstamos para asegurar una tasa fija más baja. Las hipotecas y los préstamos de auto pueden ser refinanciados, al igual que los préstamos personales. Incluso, usted puede usar un préstamo de consolidación de deuda para consolidar esas deudas de tarjetas de crédito con altas tasas de interés.

Incluso los préstamos estudiantiles pueden ser refinanciados, pero solo con un prestamista privado. Usted no puede refinanciar préstamos federales para conseguir una tasa de interés más baja. Para eso, usted primero tiene que convertir su deuda a privada, que, de nuevo, lo hace inelegible para cualquiera de las alternativas de alivio federal.