Skip to content
LLÁMENOS HOY (844) 294-8369

Cómo organizar los gastos en su presupuesto

Con las categorías correctas en su presupuesto, es más fácil ajustar y mantenerse al día.

Un presupuesto no puede ser estático si quiere que sea efectivo. Su presupuesto debe poder ajustarse según sea necesario para cumplir con sus objetivos financieros y los desafíos que enfrenta en un mes determinado. Organizar los gastos en su presupuesto permite que sea lo suficientemente flexible para poder mantener la estabilidad financiera constantemente y evitar problemas con las deudas.

Por supuesto, hay muchas maneras de organizar los gastos en un presupuesto. Algunas personas prefieren dividir los gastos entre tipos de gasto. Esto significa que tiene categorías generales, como comida y transporte. Si bien estas categorías pueden ser efectivas para evaluar a dónde va su dinero, es posible que no cuenten la historia completa.

Un buen presupuesto organiza los gastos por categorías para mantener la estabilidad financiera.
Su hogar financiero alberga diferentes tipos de gastos y por eso deben habitar en diferentes niveles.
En el primer nivel están los gastos fijos, porque son necesarios para vivir. Estos incluyen los pagos de hipoteca, tarifas de asociación de propietarios, seguros, préstamos estudiantiles y pagos de auto. Es fácil planificar con los gastos fijos, ya que por lo general se mantienen iguales.
En el próximo nivel habitan los gastos flexibles. Estos cubren las cosas necesarias para vivir, pero que no tienen un costo fijo, como los alimentos, la gasolina y los servicios públicos.
Si no se monitorean con cuidado, los gastos flexibles pueden crecer hasta salirse de su presupuesto. Puede ser más difícil controlar estos gastos, pero son más fáciles de ajustar que los gastos fijos.
En el último nivel están la diversión y los caprichos, también conocidos como gastos discrecionales. Aquí viven todos esos gastos que cubren desde el entretenimiento y las suscripciones de streaming, hasta las visitas al salón de belleza y las donaciones.
Por difícil que puede ser desalojar estos gastos, usted puede vivir sin ellos si es necesario.
Asegúrese de notar aquellos gastos discrecionales que pueden estar escondidos. Ese café de cada mañana que cuesta 3 dólares 50 centavos puede no parecer mucho, ¡pero al año suma casi $1,300! Asegúrese de que su presupuesto lo aguante, y si no es así, será mejor hacer su café en casa.
Para más consejos sobre el presupuesto, visite ConsolidatedCredit.org/es

Fijos, flexibles y discrecionales: ¿por qué son importantes?

Hay una razón por la que recomendamos usar estas tres grandes categorías generales para organizar los gastos. Facilita la priorización de facturas y otros gastos en su presupuesto. También le brinda una forma fácil de recortar en cantidades específicas. Entonces, incluso si utiliza una aplicación de presupuesto que se adhiere a ciertos tipos de gasto, es una buena idea dar un paso extra y anotar estas tres categorías también. Esta es la razón…

Digamos que se acerca un mes con presupuesto ajustado. Usted tiene que llevar dos mascotas al veterinario para chequeos anuales y vacunas, y hacer una reparación a su automóvil. Ambos son gastos flexibles, lo que significa que cuentan como necesidades que no desea omitir. Pero, ¿qué puede recortar para adaptarse a estos costos?

Si tiene su presupuesto organizado en gastos fijos, flexibles y discrecionales, inmediatamente sabrá por dónde empezar. Primero mire los caprichos que puede permitirse prescindir durante el mes. También puede ver sus otros gastos flexibles para ver si hay algo que pueda posponer para otro mes. Por ejemplo, puede reducir su presupuesto de ropa para el mes.

Si solo tiene sus gastos organizados por tipo, esto puede ser más difícil. Por ejemplo, su presupuesto de ALIMENTOS puede cubrir tanto comestibles (un gasto flexible) como salir a cenar (un gasto discrecional). Al dividir estos dos tipos de costos de alimentos, es más fácil evaluar cuánto puede permitirse recortar.

Tipos de gasto frente a categorías

Muchos tipos de gasto además de ALIMENTOS cruzan estas tres categorías principales:

  1. Los gastos de transporte generalmente cruzan los gastos fijos y flexibles: los pagos de su préstamo de automóvil y el seguro del automóvil son gastos fijos. Mientras tanto, el gas, el mantenimiento y las reparaciones se incluyen en los gastos flexibles.
  2. Los costos de vivienda también se dividen entre fijos y flexibles. Los pagos de alquiler o hipoteca, las tarifas de HOA y el seguro de propietario de vivienda son todos gastos fijos. El mantenimiento y la reparación del hogar, así como los suministros para la vivienda, son flexibles. Para algunos, el hogar también puede incluir gastos discrecionales para cosas como la decoración o jardinería.

Los diferentes tipos de gasto también pueden clasificarse de manera diferente según sus necesidades en un momento dado. Por ejemplo, su presupuesto para ropa, como se mencionó anteriormente, puede clasificarse como un gasto flexible. Esto es cierto si tiene artículos que necesita comprar para el trabajo o para la escuela de sus hijos. Su familia no puede pasar el invierno sin chaquetas. Eso hace que la ropa sea un gasto flexible.

Sin embargo, si le gusta ir de compras por placer, es posible que gran parte de su presupuesto para ropa no sea necesario. En este caso, la ropa se vuelve discrecional porque la compraría sin una necesidad definida de comprar algo en específico.

Las categorías cambiantes de la deuda de tarjetas de crédito

La deuda de tarjetas de crédito es otro gasto que puede cambiar de categoría, según su situación financiera. Si paga los cargos en su totalidad al final de cada ciclo de facturación, los pagos de deuda de tarjetas de crédito son un gasto flexible. La deuda es necesaria para pagarla, pero el costo cambia en función de cuánto cobra cada mes.

Por otro lado, si tiene saldos de tarjetas de crédito pendientes que desea pagar rápidamente, es mejor que los pagos de tarjetas de crédito sean un gasto fijo. Determine cuánto dinero puede destinar a eliminar deudas cada mes. Luego establezca esta cantidad como un gasto fijo en su presupuesto. El monto que pague a cada factura puede variar, pero el monto total que tiene se mantiene fijo hasta llegar a cero en todas sus tarjetas.

Hable gratis con un consejero de crédito certificado para comprender sus opciones de alivio.

Podría ahorrar entre 30% y 50% de sus pagos mensuales.