El dinero nunca duerme: Consejos para líderes de pequeñas empresas

Aprenda cómo iniciar y financiar una pequeña empresa sin poner en riesgo sus finanzas personales.

Comenzar un pequeño negocio es una perspectiva emocionante, pero también aumenta su riesgo de enfrentar dificultades financieras personales. Puede ser difícil financiar una empresa comercial o emprenderla por su cuenta con un negocio propio sin un respaldo financiero sólido. Pero hay pasos que los líderes de las pequeñas empresas y los empresarios pueden tomar para ayudar a que una nueva empresa crezca. Y no tiene que poner en riesgo sus propias finanzas personales.

¿Están sus finanzas listas para lanzarse a un nuevo emprendimiento de pequeña empresa?

Antes de comenzar un pequeño negocio o de que usted mismo empiece un negocio propio, debe asegurarse de que sus finanzas estén listas. Hay tres cosas clave que debe hacer para asegurarse de que sus finanzas personales estén respaldadas de manera efectiva antes de comenzar su empresa.

1. Evalúe sus gastos y establezca un presupuesto

El primer paso es evaluar sus gastos y establecer un presupuesto personal. Esto significa sumar todas sus cuentas, los gastos necesarios como comestibles y gasolina, y los gastos discrecionales, que son las necesidades de su presupuesto.

El objetivo es saber cuánto dinero necesita cada mes para al menos alcanzar el punto de equilibrio. Es posible que tenga ingresos limitados una vez que inicie su negocio. Por lo tanto, es importante saber lo que necesitará para sobrevivir durante el período de inicio.

Hacer una lista de todos sus gastos también será beneficioso si el dinero se vuelve escaso una vez que empiece su empresa. Si necesita reducir gastos, podrá identificar los gastos discrecionales que puede reducir. Hacer cosas como limitar los servicios de streaming o cocinar más en casa en lugar de salir a comer fuera puede ayudar mucho a reducir sus gastos mensuales para que sea más fácil llegar a fin de mes.

2. Establecer una red de seguridad financiera

En la fase inicial de la puesta en marcha, usted querrá invertir los ingresos de nuevo en su negocio para ayudarlo a estabilizarse y crecer. Esto significa que es posible que no esté obteniendo ingresos de su empresa durante al menos los primeros seis meses o un año.

Con eso en mente, es una buena idea establecer un fondo de ahorros de emergencia más grande antes de que resulten afectadas sus propias finanzas. En circunstancias normales para los asalariados, se recomienda tener un fondo de ahorro de emergencia de 3-6 meses de gastos presupuestados. Esto significa que usted tiene suficiente dinero para cubrir todas sus facturas y gastos necesarios durante tres a seis meses, incluso si no recibe ingresos.

Como líder de una pequeña empresa, usted querrá ampliar su red de seguridad financiera. Lo ideal es que cubra entre seis y doce meses de gastos presupuestados. Esto le dará un amplio margen financiero mientras su negocio está en marcha.

3. Minimizar la deuda

Antes de lanzar su negocio, usted querrá asegurarse de tener su deuda personal minimizada tanto como sea posible. Esto no significa necesariamente que usted debe estar completamente libre de deudas. Sin embargo, usted debe tener al menos deudas como tarjetas de crédito pagadas.

Primero, esto le ayudará a mantener bajos sus gastos presupuestados mensuales porque le quita las facturas de las tarjetas de crédito de su tablero. También le proporciona una capa extra de protección financiera además de su red de seguridad en caso de que surjan gastos durante la fase inicial de su negocio. Por último, se asegurará de que su relación deuda/ingresos sea baja. De esta manera, usted puede obtener financiamiento a través de préstamos personales si no tiene ninguna otra opción para su pequeña empresa.