Reducción en los costos de energía

Evalúelos, luego reduzca la cantidad de energía que consume y ahorre dinero

La energía es cara. Una familia promedio gasta $ 1,600 al año en facturas de servicios públicos solamente. Los costos de vivienda ocupan el 30% del presupuesto estadounidense promedio, mientras que la mayoría de este último costo corresponde a la hipoteca o el alquiler, con grandes facturas de servicios públicos que elevan sus costos. No obstante, hay medidas que usted y su familia pueden tomar para ahorrar energía y dinero.

Consejo Nro. 1: Desconecte los electrodomésticos y aparatos, consumen energía aun cuando estén apagados.

Televisores, ordenadores portátiles, teléfonos celulares, cargadores e incluso cafeteras representan el 20 por ciento de su factura de consumo de electricidad cuando no están en uso, de acuerdo con lo expresado por el Departamento de Energía (DOE, por sus siglas en inglés), costando a los consumidores, más de 3 billones de dólares cada año.

Desenchufe los aparatos cuando no estén en uso. Recuerde observar en sus dispositivos: modos “de ahorro de energía” “sueño”; incluso pueden consumir energía con solo estar enchufados. Puede en realidad limitar la vida de la batería en algunos dispositivos, al dejarlos enchufado después de que se hayan cargado completamente. Además, los pequeños electrodomésticos son causante de los principales riesgos de incendio cuando se dejan enchufados.

Consejo Nro. 2: Mantenga el dinero en el banco, implementando estrategias para calentar y enfriar su hogar.

La calefacción representa casi dos tercios de las cuentas anuales de energía en las zonas más frías del país y la refrigeración es su equivalente en el presupuesto en lugares calurosos. Al seguir estos consejos, puede mantener su casa a una temperatura agradable y sin sudar.

  • El aislamiento de su casa, reducirá sus necesidades de calefacción y refrigeración en un 30 por ciento. Su ático es por lo general la fuente más grande en la ganancia de calor, por lo que el proceso de aislamiento, debe empezar allí. Cierre, masille y utilice spray de aislación en cualquier orificio que lleve al aire libre para impedir la fuga o ingreso de temperatura. Instale un panel adicional de vidrio o un film de bloqueo de temperatura para aumentar el valor del aislamiento de las ventanas. Cuando no esté en uso, mantenga el apagador de la chimenea cerrada.
  • Ajuste el termostato, cuando no está en su casa, tanto en verano como en invierno. Usted deseará reducir la diferencia de temperatura exterior, con la del interior de su casa tanto como sea posible. Ajuste el aire acondicionado a 74 grados y la calefacción a 68 grados. Si su sistema actual no permite modificar la temperatura en las zonas de la casa que usted no usa, pregúntele a un contratista calificado sobre como refrigerar o calefaccionar “zonas” de su hogar.
  • Instalar láminas de plástico de bajo costo en las ventanas en el invierno para conservar el calor. En el verano, utilice cortinas y paneles para ayudar a bloquear el sol, de modo de reducir los costos de refrigeración.
  • Cuando se instala estratégicamente ventiladores de techo, pueden hacer que una habitación caliente sea más fresca en verano y cálida en invierno. Las hojas del ventilador deben tener un ángulo de 12 grados para mayor eficiencia. Establecer ventiladores de techo para girar hacia la izquierda en el verano para tirar aire caliente hacia arriba y lejos de la sala de estar; y en sentido horario en el invierno para soplar el aire caliente hacia abajo. Los ventiladores en cocinas y baños son excelentes para reducir la humedad. Esté seguro de dejarlos apagados.
  • El uso de colores claros en las pinturas favorece el rechazo del calor. Una casa de color claro refleja la luz solar; una de color oscuro, lo absorbe. Para reflejar el calor, instalar materiales altamente reflectantes como un recubrimiento a base de asfalto con contenido de vidrio reflectante y partículas de aluminio, en su techo, además de una barrera radiante de papel de aluminio. Esto puede reducir la temperatura del área hasta en 100 grados.
  • Limpie las bobinas del aire acondicionado y el filtro de aire de sus unidades con regularidad. Los fabricantes recomiendan cambiar el filtro de la caldera al menos trimestralmente para su máxima eficiencia.
  • Compre productos para el ahorro de energía. Las bombillas fluorescentes compactas cuestan más, pero le harán ahorrar dinero en el largo plazo. Además tienen más tiempo de vida útil. Reemplace el 25 por ciento de las luces que utiliza a menudo con fluorescentes y reducirá su factura de electricidad en un 50 por ciento.

Consejo Nro. 3: Utilice aparatos con máxima eficiencia; y vea la luz en su presupuesto

Lavadora y secadora:

Use agua fría y acorte el ciclo de lavado. Un ciclo de 5-6 minutos es suficiente para la mayoría de las cargas. Utilice la secadora solo para cargas completas; con cargas más pequeñas, tardará más tiempo en secar. Este seguro de vaciar el filtro de pelusas después de cada uso y revise que la manguera que se conecta a la pared también esté libre de pelusa. Si lo hace, no sólo ahorrará dinero, sino también prevendrá un incendio. Considere la instalación de un tendedero para el secado al aire libre de su ropa. Esto le hará conservar energía y darle a su ropa, ese aroma fresco y limpio que solo lo da la naturaleza.

Lavavajillas:

Use el lavaplatos sólo para cargas completas y justo antes de acostarse. Abra la puerta y deje que el aire la seque naturalmente durante la noche.

Refrigeradores:

Un refrigerador y congelador son más eficientes energéticamente. Llenar el espacio no utilizado con jarras de agua o jugo. Considere si un modelo más antiguo vale la pena por el costo. Compruebe si hay fugas en el cierre de la puerta con un pedazo de papel. Si se saca fácilmente, el sello probablemente esté desgastado. Vuelva a emplazarla y repárela para evitar el escape de fondos de su bolsillo.

Calentador de Agua:

Corte el costo, bajando el termostato del calentador de agua a 120 grados (a menos que su lavavajillas requiera una temperatura superior). Use una manta de aislamiento en el calentador de agua. Si utiliza agua caliente en horas regulares durante el día, instale un temporizador que le permitirá apagar el calentador de agua caliente en los momentos que no son susceptibles de ser utilizado. Tenga un calentador sin tanque. Un calentador de agua sin tanque calienta el agua a medida que pasa a través del aparato. El agua se calienta cuando es necesario y no utiliza tiempo extra para recalentar.

Consejo Nro. 4: Conservar el agua; cada gota de este valioso recurso vale la pena ahorrarlo.

Riegue el césped o plantas al aire libre en la mañana temprano o tarde en la noche. Invertir en un cabezal de ducha de buena calidad y de bajo flujo para el ahorro de energía. Asegúrese de cerrar el agua al cepillarse los dientes o lavarse el cabello.

¿Necesita una dieta de ahorro de energía del hogar?

Si el costo de su factura de servicios públicos le está chupando la vida y la energía a su presupuesto, nosotros estamos para ayudarle. Llame al a Consolidated Credit y un consejero de crédito certificado le ayudará a re-energizar su bolsillo. O bien, solicite en línea un Análisis Gratuito de Deuda y Presupuesto.