7 maneras de reducir las facturas de energía en el hogar

Ahorrar energía en el hogar puede ahorrarle dinero y ayudarlo a pagar su deuda más rápido

Alcancía para ahorrar energía en el hogar

Aquí está el grave problema de asumir demasiadas deudas: tiene deudas, ya sea con tarjetas de crédito, una casa que no puede pagar, gastos médicos, préstamos estudiantiles o cualquier otra cosa que tuviera que comprar a crédito. El servicio de esa deuda (en inglés), le resta tanto a su ingreso que usted solo logra un avance mínimo. Daña su calidad de vida y lo atrapa para que pague más intereses de los que hubiera deseado. A veces es más que el valor del préstamo original.

Para salir de este ciclo, debe pagar sus deudas lo más rápido posible. Si está cerca de finalizar, esto significa una de dos cosas:

  1. Ganar más dinero.
  2. Gastar menos dinero.

Ganar más dinero es una opción viable, pero no es el tema del artículo de hoy. Además, esa suele ser una estrategia más a largo plazo. Pero fácilmente puede comenzar a gastar menos dinero hoy, y cosechar los beneficios a fin de mes. Hay muchos enfoques para esto, pero reducir las facturas de energía de su hogar, es una de las soluciones más fáciles.

1. Apagar las luces

Este es el fruto obvio que sus padres (y los padres de sus padres) siguen pidiéndole que haga… pero solo algunos de nosotros lo hacemos. Cada bombilla que tiene gasta aproximadamente 1 centavo por hora, si usa bombillas incandescentes. Eso no parece mucho, pero multiplique la cantidad de bombillas en su casa por la cantidad de horas en un mes, y de repente estará hablando de dinero real.

A largo plazo deseará actualizar sus bombillas al tipo LED de bajo costo y con una larga vida útil. Pero eso cuesta dinero por adelantado que podría usar para pagar sus deudas. En vez de eso, solo sea disciplinado sobre mantener encendidas solo las luces que está usando.

2. Reutilizar mantas y sábanas

Sus mantas y sábanas de repuesto simplemente no hacen nada por usted, pero tanto en verano como en invierno puede utilizarlas para calentar o enfriar su hogar.

En el verano, cuelgue sábanas frente a su ventana por fuera de su casa. Use sus canaletas y algunas pinzas para la ropa o cinta de papel para hacerlo de un modo fácil y sencillo. Al mantener la luz solar directa alejada de sus ventanas, está reduciendo drásticamente las temperaturas internas y, por lo tanto, el costo que representa el uso de su aire acondicionado.

En el invierno, cuelgue las mantas adentro y cubra sus ventanas. Esto agrega aislamiento a lo que, de otra manera, sería la mayor fuga de calor en su hogar. Más calor le dará menos horas de trabajo a su estufa… y eso significa menos dinero que deberá destinar a su factura de energía.

3. Siga con el control de los enchufes

Este es un dato divertido: la mayoría de los electrodomésticos modernos consumen energía incluso cuando están apagados. Así es como su televisor permanece listo para recibir esa señal de “ENCENDIDO” desde su control remoto, por ejemplo. Según un estudio realizado por el Consejo de Defensa de los Recursos Nacionales (en inglés), esta “carga de energía pasiva” representa tanto como un cuarto de su factura eléctrica.

Aquí hay una lista de los peores culpables en el juego de poder pasivo:

  • Módems y equipos de red.
  • Ordenadores.
  • La mayoría de los equipos de audio y video.
  • Impresoras, faxes y fotocopiadoras.
  • Equipamiento para piscinas y jacuzzis.
  • Decodificadores, incluidas las consolas de video-juegos.
  • Cargadores de baterías y dispositivos.

Adquiera el hábito, no solo de apagarlas, sino también, desenchufarlas por completo. Si tiene alargadores de corriente, conecte sus equipos a ellos para que pueda apagar todo su sistema de entretenimiento con un solo interruptor, por ejemplo.

4. Usar la regla de los 2 grados

Este punto es simple y fácil. La próxima vez que cambie el clima, simplemente ajuste sus expectativas en dos grados.
Si el invierno se está transformando en verano, programe su aire acondicionado (AC, por sus siglas en inglés) a dos grados más bajos de lo que normalmente lo haría. Si el siguiente invierno es muy frío, ajuste la temperatura a dos grados por arriba de lo que está acostumbrado. Se acostumbrará en cuestión de días, pero disfrutará de los ahorros de energía durante todo el año.

5. Multitarea

¿Conoce ese consejo acerca de hacer recados en la misma parte de la ciudad al mismo tiempo para ahorrar gasolina? Puede aplicar el mismo concepto a su consumo de energía al obtener el doble y el triple sin esfuerzo. Aquí están algunos de nuestros favoritos:

  • Enumere todos los ingredientes necesarios para las comidas y sáquelos de una sola vez para mantener su refrigerador lo más fresco posible.
  • Suéteres, camisetas y pijamas abrigados le visten y le mantienen caliente en temperaturas frías.
  • Si usa luces por la noche, haga que todos trabajen en la misma habitación para que haya menos luces encendidas.
  • Ejecute varios trabajos de impresión a la vez, por lo que su impresora solo necesita realizar un ciclo de una sola vez.
  • Sólo haga funcionar su lavaplatos cuando esté lleno.

Evitar lo opuesto a la multitarea, no haciendo que sus aparatos compitan para lograr muchos de los mismos objetivos. El ejemplo clásico es cocinar al aire libre o en el microondas cuando su AC está realizando horas extras, pero abundan otras oportunidades.

Esto está lejos de ser una lista completa. Use su imaginación e ingenio, para encontrar otras oportunidades para realizar múltiples tareas como una manera de reducir las facturas de energía del hogar.

6. Consiga una táctica con su lavado de ropa

Su ropa es un gran consumidor de energía. Poner en funcionamiento las lavadoras consume energía. Calentar el agua en su lavadora consume más energía también. Calentar el aire en su secadora, consume aún más energía, esa es la mala noticia. La buena noticia es que hay muchas formas de reducir la demanda de energía:

  • Lavar con agua fría. Ya que, hasta un 30% de la energía que utiliza su lavadora, proviene de su proceso de calentamiento, y no hace realmente mucha diferencia, para la mayoría de los tipos de ropa.
  • Use los tamaños de carga adecuados, especialmente en la secadora. Se necesita más del doble de electricidad para secar una carga doble de ropa.
  • Solo lave la ropa que necesite lavar. La mayoría de los pantalones pueden soportar 3-4 usos antes de lavarlos, al igual que la mayoría de los suéteres y camisetas de vestir. Convenientemente, estos artículos también son algunos de los más abultados y caros para lavar.
  • Durante todo el verano, use un tendedero afuera, en lugar de su secadora interior. Ahorrará dinero retirando a un gran consumidor de energía y no forzando a su AC a competir con él.

7. Cambie su horario

No todos tienen una flexibilidad infinita en su horario, pero todos tienen un poco. En la medida en que sea posible, intente cambiar de puesto cuando trabaje en interiores y al aire libre, cuando cocine e incluso cuando duerma. Cada una de esas consideraciones crea la oportunidad de usar menos energía leyendo cuando sale el sol, o durmiendo bajo mantas durante la parte más fría del día.

Del mismo modo, llame a su compañía eléctrica y vea si tienen tasas de hora pico. Ahí es cuando cobran más dinero; en ciertos momentos del día, hay un mayor consumo de energía (generalmente en las noches cuando todos están en casa con sus luces y televisores encendidos). Si su empresa emplea esta práctica, piense cómo puede reorganizar algunas de sus actividades diarias, para calificar para tarifas más bajas.

Pensamientos finales

Encontrará docenas (tal vez incluso cientos) de este tipo de temas en línea y le recomendamos que tome todas las que pueda y haga algunos cambios de hábito. Los seleccionamos porque se ha comprobado que funcionan y porque no requieren una inversión inicial. Otras técnicas, por ejemplo, instalar calefactores de agua sin tanque y ventanas de alto aislamiento, son excelentes para ahorros a largo plazo, pero cuestan dinero a corto plazo que solo daña la situación de su deuda antes de que pueda ayudarlo más adelante.

En su lugar, aplique estos arreglos sin costo este mes y aplique los ahorros para pagar su deuda. Una vez que obtenga un “espacio para respirar”, considere hacer cambios más costosos para reducir aún más sus necesidades de energía.

Si estos 7 consejos no le son suficientes para ahorrar dinero y pagar su deuda de tarjeta de crédito, nosotros podemos ayudarle. Llámenos al y un consejero de crédito le hará una evaluación de su deuda gratis, luego, le presentará el mejor camino para salir de su deuda sin generarle más problemas financieros. ¡Llámenos!

Autora: Carla Bower, una experta en ahorro y una activista ambiental.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

AParks@consolidatedcredit.org
1-800-728-3632 x 9344