Oriente a sus hijos sobre el dinero

Los ninos y el dinero

Haga planes para sentarse y hablar con sus hijos acerca del dinero. Sea honesto acerca de su situación personal, pero no sea negativo si está pasando por momentos económicos difíciles. Cuénteles cómo está asumiendo las cuestiones de dinero, especialmente si la situación es complicada, y hágales conocer las estrategias que está implementando para lograr una mejor situación financiera. Si asiste a clases de consejería sobre crédito o ha contratado un servicio de consejería sobre cómo manejar las deudas, invite a sus hijos a asistir, de ser posible. Si no, hábleles de lo que ha aprendido y pídales a sus hijos que opinen al respecto.

Al hablar con sus hijos también los está educando acerca de uno de los aspectos más importantes de la vida: la administración del dinero. Enséñeles sobre la importancia del ahorro y de lo que puede suceder si gastan sin control – podría ser su propia sesión de consejería sobre deuda. Si sus hijos reciben dinero para gastos, úselo como ejemplo. Si gastan su dinero asignado rápidamente hay consecuencias. Suponga que ven algo que quieren en una tienda, pero no tienen suficiente dinero para comprarlo – mala suerte. Van a tener que esperar; y eso también les enseña a ser pacientes, lo que conduce a un comportamiento moderado en lugar de un comportamiento compulsivo.

El comportamiento en casa

Si decide no hacer participar a sus hijos, no les dejará otra alternativa más que elaborar su propia explicación de por qué las rutinas, como ir a comer pizza el viernes, de repente han sido alteradas. Cualquier cambio sutil puede hacer volar la imaginación de un niño. Si el dinero es escaso, los ánimos estarán caldeados, y nadie habla con Juanito o Juanita; la forma como procesen esta nueva situación puede ser perjudicial. Los niños no están preparados para hacer frente a este tipo de ansiedad y carga. Esto puede influir negativamente en su comportamiento en casa y en la escuela. Todo tipo de escenarios podrían estar girando en sus cabezas – mamá y papá se van a divorciar, la familia va a perder la casa o apartamento, me van a abandonar. Es simplemente injusto y egoísta el no hacer participar a los hijos en los asuntos de la familia.

Usted no tiene que involucrarlos en todos y cada uno de los detalles, pero es prudente mantener a los hijos informados. Ellos se sentirán parte de la estructura familiar y podrán adoptar un espíritu de lucha; de repente sentirán la necesidad de hacer más quehaceres en la casa o encontrar un trabajo a tiempo parcial si tienen la edad suficiente. Sin embargo, muchos padres hacen lo contrario y optan por “proteger a sus hijos” de los males del mundo; pero protegerlos en realidad es contraproducente. La consecuencia podría ser formar un futuro adulto que no esté preparado para los infortunios de la vida.

Puede que usted no sea capaz de evitar perder su trabajo, o controlar los precios de la gasolina, o incluso pagar la pizza el viernes por la noche, pero usted puede aconsejar a sus hijos sobre el dinero. Eso sí lo puede controlar, y sus hijos se lo agradecerán cuando sean mayores y probablemente pasen por una similar situación financiera. Es en ese momento en el que va a pasarles una parte de su legado, es decir, en la forma valiente y honesta que usted se comportó cuando los tiempos se pusieron difíciles.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

AParks@consolidatedcredit.org
1-800-728-3632 x 9344