Tome los pasos correctos para enfrentar el estrés financiero

Cómo identificar y reducir los altos niveles de estrés causados ​​por los desafíos financieros

Todos hemos estado en esa posición.

El dinero se agota y los problemas de deuda se vislumbran en el horizonte. A pesar de sus mejores esfuerzos para mantener la calma, la serenidad y el sosiego, sus niveles de ansiedad aumentan y aumentan hasta que se molesta hasta con los miembros de la familia. En el trabajo, se distrae continuamente preguntándose cómo va a enfrentar el estrés financiero que le producen todos los problemas que está manejando a la vez.

Primero, tome un respiro profundo, no es broma. De hecho, tome varios.

La información a continuación está diseñada para ayudarle a identificar los síntomas y tomar medidas para enfrentar el estrés financiero.

Los desafíos financieros que enfrenta pueden manejarse mejor con un enfoque claro y una mente tranquila. Ese estrés no está ayudando y en muchos casos, puede estar impidiendo su progreso porque se siente atrapado como un ciervo en las luces de un auto.

La información a continuación está diseñada para ayudarle a identificar los síntomas y tomar medidas para enfrentar el estrés financiero.

Luego, le damos cuatro pasos sencillos para que pueda hacer un plan y comenzar a aliviar algo de esa carga emocional y mental de sus hombros. Y recuerde, si está estresado por la deuda, la mejor manera de aliviar esa presión es encontrar el camino de regreso a la estabilidad.

Llame a Consolidated Credit hoy al 1-888-294-3130 para hablar con un consejero de crédito certificado.

Indicios de estrés financiero

Comprender que su vida, su perspectiva y sus seres queridos se ven afectados negativamente por el estrés financiero no es tan fácil como parece. A menudo intentamos poner una cara valiente cuando nos enfrentamos a desafíos. Como resultado, no notamos cambios en nuestro propio comportamiento que están manifestando altos niveles de estrés.

Los siguientes signos pueden ayudarle a identificar que está lidiando con niveles de estrés financiero excesivamente altos:

  • ¿Está discutiendo con su cónyuge y familiares más a menudo, sean o no sean discusiones relacionadas con el dinero?
  • ¿Tiene dolores de cabeza o ataques de pánico?
  • ¿Está ocultando facturas y recibos de su cónyuge para que no lo «atrapen» gastando dinero?
  • ¿Tiene dificultades para conciliar el sueño o permanecer dormido por la noche?
  • ¿Está estresado al comer, es decir, ha cambiado sus hábitos alimenticios y está comiendo más, recurriendo a la comodidad y la comida chatarra?
  • ¿Tiene problemas para concentrarse en el trabajo?

Si respondió a cualquiera de las preguntas anteriores, entonces el estrés financiero puede estar afectando su vida más de lo que piensa. Puede seguir los cuatro pasos a continuación para comenzar a reducir sus niveles de estrés ahora.

5 pasos para enfrentar el estrés financiero

Para enfrentar el estrés financiero, hay cosas que debe hacer: lidiar con la causa del estrés y lidiar con los síntomas resultantes que el estrés está manifestando. A menudo, abordar los síntomas primero es la opción correcta porque la tensión física y emocional pueden entorpecer la lucidez para tomar las mejores decisiones, que serán clave más adelante en el proceso.

Paso 1: Primero trate cualquier síntoma físico de estrés

Coma bien

Si ha dejado que la comida chatarra y reconfortante (comfort food) domine su dieta y ya no está cocinando en casa, comprométase a volver a comprar alimentos saludables y restablecer una dieta saludable. No solo le dará más energía, sino que también suele ser más barato y tomarse un tiempo para relajarse y cocinar una comida con su cónyuge o hijos puede ser un gran alivio para el estrés.

Comience a hacer ejercicio

El ejercicio es una excelente manera de quemar el estrés junto con las calorías. Elija cosas activas que le guste hacer y que puedan ayudarle a enfrentar el estrés financiero. Para algunos es kickboxing, para otros es yoga y algunos simplemente se sienten mejor corriendo por un rato para despejarse de todo. El ejercicio proporcionará una salida para el estrés mientras ayuda a mejorar su metabolismo y le brinda más energía en general.

Vaya a ver a su doctor

Hágales saber sobre cualquier problema físico que tenga y ayúdelos a comprender los niveles de estrés que enfrenta. Pueden ayudarle a abordar problemas tales como problemas para dormir, problemas estomacales e gastrointestinales, y afecciones de la piel como alergias, todas causadas comúnmente por el estrés.

Consulte a su dentista también

El Journal of Periodontology descubrió que los altos niveles de estrés duplican sus posibilidades de enfermedad de las encías. Vaya a limpiarse los dientes y asegúrese de no hacer cosas como rechinar los dientes, lo que puede ser otra manifestación física de estrés.

Paso 2: Aborde la carga emocional

Hable con alguien

Sacar cosas de nuestro pecho a menudo es la forma más fácil de enfrentar el estrés financiero y comenzar a sentirse mejor. Mantener el estrés sobre el dinero y la deuda en secreto o internalizarlo es una buena manera de terminar con una úlcera. Déjelo salir. Hable con un familiar, amigo, pastor o sacerdote, o un profesional de salud mental para comenzar a desahogar esa presión y evitar que se acumule y lo paralice.

Trate los signos de adicción

Las personas a menudo caen o vuelven a caer en malos hábitos cuando nos estresamos mucho. Si ha comenzado a beber, fumar o automedicarse debido a su estrés financiero, busque ayuda.

Busque grupos de apoyo locales como Alcohólicos Anónimos o Narcóticos Anónimos.

Tómese el tiempo para recargar

Haga algo, cualquier cosa, que lo distraiga de sus finanzas durante unos minutos. Lleve a sus hijos al parque a jugar, salga a cuidar las plantas en su jardín por un rato, salga a caminar con un amigo. Solo alejarse y relajarse un poco lo hará estar más concentrado cuando realmente necesite ponerse a trabajar para superar cualquier desafío financiero que enfrente. Haga esto al menos una vez al día. 

Paso 3: Sea real con sus finanzas

Solo alejarse y relajarse un poco lo hará estar más concentrado cuando realmente necesite ponerse a trabajar para superar cualquier desafío financiero que enfrente.

Ahora que está sano y más centrado, puede comenzar a trabajar para remediar la causa del estrés.

Organice los desafíos por grupos

Lo más probable es que un alto nivel de estrés financiero tenga más de una fuente. Con eso en mente, debe organizar los factores estresantes financieros en cuatro categorías:

      • Importante, cambiable: Estas son las cosas importantes en su vida financiera que contribuyen a su estrés y que pueden resolverse tomando medidas. Si su hipoteca está bajo el agua, esto puede refinanciarse a través de HARP. Incluso si aún no conoce la solución, solo saber que existe una solución y que es algo que debe buscar es un primer paso.
      • Importante, no cambiable: estos son factores contribuyentes que lo han llevado a una situación que no puede cambiar: divorcio, una mala economía, desafíos médicos y de salud mental en curso, cambios en su industria profesional que han dejado obsoleto su trabajo. Estas son cosas importantes en la vida que definitivamente afectan su perspectiva, pero a menudo no puede hacer nada al respecto que no sea encontrar una manera de enfrentar el estrés financiero.
      • No importante, cambiable. Estas son cosas que pueden irritarle y aumentar su nivel de estrés, pero en realidad no son factores contribuyentes. A menudo, estas son cosas pequeñas como que su cónyuge insiste en pagar las facturas a través del sitio web de su banco cuando prefiere ir al sitio web del proveedor. Es una pequeña molestia que en realidad no resuelve nada. Déjelo ir y concéntrese en cosas más relevantes.
      • No importante, no cambiable: Una vez más, a menudo son cosas que comienzan a parecer significativas cuando estamos estresados, pero que realmente no tienen ningún efecto en su situación actual. Tal vez sus padres nunca le enseñaron cómo elaborar un presupuesto adecuadamente o no te enseñaron cómo usar el crédito correctamente. Puede ser mejor para sus hijos, pero no puede cambiar lo que le sucedió en el pasado, por lo que debe dejarlo pasar.

Paso 4: Obtenga ayuda profesional

Una vez que haya eliminado todo lo que no es importante o no se puede cambiar, solo le quedan las cosas importantes que son fuentes reales de su estrés financiero. Ahora encuentre a la persona adecuada para ayudarle a enfrentar cada uno de esos factores.

  • Para problemas de deuda de tarjetas de crédito y presupuesto general: Llame a una agencia de consejería de crédito certificada y obtenga una consulta gratuita para revisar sus opciones de consolidación y otros tipos de alivio de deuda. También puede obtener una evaluación de presupuesto gratuita para ayudarle a equilibrar sus gastos con sus ingresos.
Ahora encuentre a la persona adecuada para ayudarle a enfrentar cada uno de esos factores.
  • Para desafíos hipotecarios: hable con un asesor de vivienda certificado por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés) en una sesión de asesoramiento individual o encuentre un evento ‘Save My Home’ en su área local.
  • Para préstamos estudiantiles: Visite StudentAid.gov para revisar sus opciones de alivio o hable directamente con su administrador de préstamos. También puede utilizar un servicio de consolidación de préstamos estudiantiles de terceros para ayudarle a comprender sus opciones si no sabe por dónde comenzar.
  • Para deudas de impuestos: hable con un contador público certificado o un profesional tributario para revisar sus opciones. Pueden ayudarle a organizar planes de liquidación con el IRS e incluso ayudarle a calificar para opciones de alivio como el estatus «Actualmente No Cobrable».
  • Para deudas médicas: Primero, llame al proveedor de atención médica original directamente, no al cobrador, para ver si puede elaborar un plan de pagos. También puede usar la consejería de crédito para encontrar soluciones a los desafíos con deudas médicas. Por ejemplo, en algunos casos estas deudas pueden incluirse en un programa de manejo de deudas si también tiene problemas con las tarjetas de crédito y otros tipos de deudas no aseguradas.

Paso 5: Recupérese con resiliencia 

Siga con sus planes

Una vez que hable con los profesionales adecuados y los planes comiencen a tomar su lugar, debe sentir que el peso de ese estrés comienza a desaparecer. Algunas personas incluso dicen que sienten que pueden respirar mejor. Aún no estará fuera de peligro con sus finanzas, por lo que es importante mantenerse al día con las soluciones que ha identificado, incluso si son difíciles. Reducir gastos puede ser difícil, pero solo piense que preferiría estar un poco aburrido y no agobiado por el estrés, en vez de entretenerse con alguna distracción costosa que lamentará más tarde.

Dese cuenta de que nada en el crédito dura para siempre

Muchas veces el estrés es generado por el temor de que hayamos arruinado por completo nuestras vidas financieras, pero ese no es el caso. Incluso si sufre una ejecución hipotecaria y tiene que declararse en bancarrota según el Capítulo 7, el daño a su crédito solo durará diez años y el impacto comienza a reducirse mucho antes. Usted PUEDE recuperarse y PODRÁ volver a donde quiere estar. Solo necesita paciencia y un camino claro hacia adelante, ¡ambas cosas que ahora tiene!

Acepte que el cambio es parte de la vida

Incluso los cambios significativos que parecen ser el fin de su mundo son solo el comienzo de algo diferente. Perder su trabajo bien remunerado y volver a vivir con sus padres puede parecer un fracaso, pero volver a su lugar de origen podría reavivar una pasión que ha perdido y darle una nueva carrera profesional. Déjese llevar y encuentre satisfacción en la exploración de nuevas oportunidades.

Sea agradecido

Disfrute lo que tiene. A menudo pasamos demasiado tiempo enfocados en lo que nos falta en nuestras vidas en lugar de contar nuestras bendiciones. Encuentre lo bueno en cada día y concéntrese en eso a medida que continúa dando un paso a la vez hacia la estabilidad financiera.