Del desempleo a $40K en deuda: cómo Ryan superó la adversidad

El desempleo es algo que nos puede pasar a todos. En febrero de 2021, alrededor de 20 millones de personas en Estados Unidos estaban desempleadas, según el Washingtopn Post (en inglés). El hecho de que sea algo común no hace que lidiar con el desempleo sea más fácil, especialmente cuando su trabajo es su principal fuente de ingresos. Los ahorros solo lo llevarán hasta cierto punto si está desempleado por más tiempo de lo esperado.

¿Qué sucede cuando su cuenta se agota?

Algunos recurren a préstamos, tarjetas de crédito y apoyo familiar. Estas son algunas de las cosas a las que recurrió Ryan cuando su carrera dio un giro inesperado. Sin embargo, las altas tasas de interés hicieron de lo que ya era una mala situación, una peor.

Todo comenzó cuando Ryan perdió su trabajo

Si alguna vez ha perdido su trabajo, sabe lo devastador que puede ser. La pérdida de empleo puede ser especialmente desconcertante cuando no se cuenta con un fondo de ahorros para emergencia. Quizás se pregunte cómo va a pagar las facturas y satisfacer sus necesidades básicas.

Además, no se sabe cuándo encontrará un nuevo trabajo y cuánto durará el período de desempleo. Ryan comparte: «Desafortunadamente, lo que pensé que sería un período temporal de desempleo se convirtió en meses.»

Las tarjetas de crédito se convirtieron en su medio de supervivencia

Las facturas continúan acumulándose aunque esté sin importar su estatus laboral, por lo que Ryan tuvo que encontrar una manera de arreglárselas hasta que consiguiera un nuevo trabajo. Y recurrió a las tarjetas de crédito.

“Perdí mi trabajo y comencé a acumular deudas con las tarjetas de crédito mientras luchaba para sobrevivir. Mis ingresos ya no estaban, pero las facturas seguían ahí. Recurrí a mis tarjetas de crédito para arreglármelas mientras buscaba un nuevo trabajo.»

Poner facturas a crédito puede resultar caro rápidamente. La tasa de interés promedio de una tarjeta de crédito es actualmente de alrededor del 16%. Esto significa que si un usuario de crédito deja un saldo de $3,000 en una tarjeta de crédito, terminará pagando más de $2,000 en intereses con los pagos mínimos.

En un abrir y cerrar de ojos, Ryan tenía una deuda de 40k

No pasó mucho tiempo antes de que Ryan se viera endeudado, acumuló $40,000. Puede parecer imposible salir de una deuda tan exorbitante, especialmente cuando no puede escapar de las altas tasas de interés. Teniendo en cuenta que la persona promedio en Estados Unidos tiene una deuda de tarjetas de crédito de $2,980, Ryan estaba profundamente endeudado.

“Las tarjetas de crédito que estaba usando comenzaron a quedarse sin espacio. Mi actitud hacia la vida en general estaba en declive, y eso estaba afectando negativamente mi capacidad para dar buenas entrevistas.”

Las altas tasas de interés fueron la gota que colmó la copa

Ryan se sintió derrotado, como lo haría cualquier persona con una deuda creciente. Los cargos por intereses hicieron que pareciera imposible salir adelante. Incluso si consiguiera un trabajo, ¿cómo podría ir más allá de pagar intereses por su deuda? Para abordar la deuda de manera eficaz, es mejor pagar más que el pago mínimo.

Sus desafíos financieros comenzaron a afectar negativamente su salud mental. Los estudios muestran que las personas con deudas tienen tres veces más probabilidades de tener problemas de salud mental (en inglés) como depresión, trastornos psicóticos y ansiedad.

“La deuda aumentó con los cargos por intereses que me dejaron sintiéndome derrotado y deprimido. Estaba absolutamente avergonzado del hueco que había cavado para mi familia sin una salida a la vista. Estaba casi resignado al concepto de que estaría atascado trabajando duro para siempre para pagar el desastre que había hecho.»

Ryan se armó de valor para llamar a Consolidated Credit

Ryan tenía reservas sobre el uso de servicios de consejería de crédito y consolidación de deudas. Como muchos otros, pensó que era demasiado bueno para ser verdad.

“Si bien había oído hablar de las soluciones de crédito, parecían increíblemente intimidantes y demasiado buenas para ser verdad. No estaba muy seguro de que fueran legítimas. Además, llamar a un extraño absoluto y admitir mis estúpidas decisiones no sonaba muy emocionante.»

Cuando tiene una deuda que está más allá de su capacidad para pagarla, tiene varias opciones de alivio de la deuda. Pueden ser un programa de manejo de deudas, un préstamo de consolidación y la bancarrota, entre otras. Sintiéndose desesperado y derrotado, Ryan dio un salto de fe, se puso en contacto con Consolidated Credit y nunca miró hacia atrás.

“Finalmente, me armé de valor para llamar a Consolidated Credit. Fue un punto de inflexión en mi vida. Fueron comprensivos y me ayudaron a crear un plan financiero que pudiera respaldar. Sentí que mi tensión desaparecía de inmediato y mi esperanza se recuperó.»

Después de esa llamada, todo fue muy fácil

Ryan registró siete tarjetas en el programa y un consejero de crédito lo guió a través del proceso de consejería de crédito. Él sintió el apoyo y volvió a aprender algunos conceptos básicos financieros que había abandonado.

“Me ayudaron a presupuestar y volver a los fundamentos de los que me había apartado. Hablaron de todo esto conmigo y dedicaron el tiempo a obtener una imagen real de mi vida actual, y también a reconocer las luchas que había experimentado. Estaba muy sorprendido y agradecido. Pude ver una salida por primera vez.»

Las tasas de interés de Ryan bajaron aproximadamente un 20% en la mayoría de las tarjetas. Esto facilitó el pago de la deuda, ya que podía concentrarse en lo que debía y no preocuparse por el aumento de ese número.

Siete tarjetas después, Ryan va camino a la libertad

Pagar las deudas no es un proceso rápido para todos, a menudo requiere tiempo y consistencia. Sin embargo, Ryan está más cerca que nunca de pagar su deuda.

Queríamos saber qué planea hacer después de su pago final. Aquí está su respuesta:

“¡Cortar todas mis tarjetas y quemarlas! Las guardé en mi caja fuerte y estoy esperando esa ocasión.”

Un consejo de parte de Ryan

Ryan recomienda Consolidated Credit porque, en sus palabras, son «comprensivos, útiles y fáciles de trabajar». Él dice que si usted está endeudado pero no dispuesto a buscar ayuda, hágalo. Más tarde se lo agradecerá.