Una maestra pagó su deuda a pesar de sus ingresos limitados

Mary demuestra que sus deudas se pueden pagar, sin importar cuánto gane

A veces, no ganar lo suficiente se interpone en su camino para pagar las deudas. Puede llevar a gastar más de lo que gana y dejar saldos elevados en sus tarjetas de crédito.

Es fácil decirse a sí mismo que comenzará a reducir sus saldos cuando gane más, pero ¿y si eso no sucede? Puede encontrarse acumulando intereses e inundado de deudas.

A partir de 2020, la persona promedio tiene un saldo de tarjeta de crédito de $6,200, según un artículo de USA Today (en inglés). Durante la última década, los acreedores también han aumentado los límites de crédito en un 20%, lo que facilita que los consumidores acumulen demasiadas deudas de tarjetas de crédito.

Mary está muy familiarizada con el ciclo de altos saldos y deudas inmanejables.

Las finanzas de Mary se hundieron por la deuda estudiantil y el divorcio

Después de las hipotecas, los préstamos para estudiantes son la próxima gran fuente de deuda del consumidor. El reporte de préstamos estudiantiles privados de MeasureOne (en inglés) muestra que los estadounidenses deben $1.5 trillones en préstamos estudiantiles. Si bien algunos pueden consolidar su deuda, no todos tienen esa suerte. Mary es una de muchas personas que dejaron la universidad debido a prestamistas; acumuló casi $150,000.

Poco después de graduarse, se mudó a Louisiana por trabajo, con la esperanza de comenzar de nuevo, pero luego la tragedia la golpeó. El huracán Andrew sacudió la región y ella perdió todo.

“Tenía muchas deudas. Luego conseguí mi primer trabajo en Louisiana y luego tuve que pagar mi alojamiento. Luego llegó el huracán Andrew y perdí mi casa y casi todo. Lo único que tenía era mi coche, y todavía lo debía. Tuve un comienzo realmente difícil, y después de eso se convirtió en una bola de nieve. Nunca pude salir del todo,” explica Mary.

Unos años más tarde, Mary se divorció, lo que aumentó aún más su deuda. 

“Mi esposo y yo nos habíamos divorciado (ahora estamos juntos de nuevo), pero en ese momento yo estaba prácticamente pagando por todo sola y estaba estresada. Estaba realmente molesta conmigo misma por endeudarme.»

El divorcio puede ser costoso, ya que existen muchos costos asociados. Los honorarios legales, los pagos solicitados por los tribunales y reconstruir una vida tienen un costo financiero.

Ella tenía $30,000 en deudas

Aparte de hacer frente a la tensión financiera de la deuda de préstamos estudiantiles imposibles y un divorcio, Mary todavía tenía los gastos diarios. Ella tenía entre 11 y 12 tarjetas de crédito y las usaba para comprar tanto artículos básicos como mundanos. Sin embargo, cuando Mary hizo compras relativamente grandes, no consideró las repercusiones del interés creciente. Mary ofreció un ejemplo:

«Necesitábamos una cortadora de césped, así que la obtuvimos de Lowes y luego terminó costando cincuenta mil quintillones de dólares cuando pagamos los intereses y luego necesitábamos un lugar para colocar la cortadora de césped.»

Los consumidores a menudo cometen el error de comprar artículos con sus tarjetas de crédito sin un presupuesto o plan de pago concreto. Cuando hace esto, es más fácil adquirir el hábito de gastar impulsivamente y comprar cosas que no agregan valor a largo plazo. Esto puede conducir a saldos elevados, que se vuelven cada vez más difíciles de liquidar.

“Lo gracioso es que todas esas cosas ya no están. La pequeña cabaña que compramos para poner la cortadora de césped se oxidó y murió, la cortadora de césped murió, y ni siquiera tengo nada que mostrar por todo eso. Pero ya sabes, tenía la deuda.»

Hasta que tropezó accidentalmente con Consolidated Credit

Es fácil ignorar la deuda, especialmente cuando no hay una solución tangible a la vista. El lado positivo es que siempre hay una salida; a veces le encuentra cuando menos lo espera.

Cuando se le preguntó cómo se enteró de Consolidated Credit, Mary respondió: “Creo que lo encontré accidentalmente en Internet. Yo estaba en la escuela. Soy maestra de escuela y, en mi período de planificación, estaba estresada por el dinero.»

Ella no tenía idea de que pronto se libraría de su carga financiera.

Mary pensó que Consolidated Credit era demasiado bueno para ser verdad

A Mary le costaba creer que hubiera un programa que la ayudaría a mitigar su deuda sin trucos ni incentivos ocultos. Sin embargo, le dio una oportunidad a Consolidated Credit e inscribió 12 tarjetas en un programa de manejo de deudas.

Estaba emocionada por comenzar y vio el progreso en menos de dos años.

“Cuando se terminó de pagar la primera cuenta, pensé, oh, Dios mío, Dios mío, realmente voy a hacer esto… Mi deseo era tener dinero extra para poder pagarlo más rápido. Creo que hacia el final usé $3,000 de mis impuestos porque quería terminar.»

En cuatro años, convirtió los limones en limonada

Muchos coinciden en que a los maestros y maestras no se les paga lo suficiente, especialmente si están en el extremo inferior de la escala salarial. En el 10% inferior, pueden ganar solo $37,000 al año, mientras que aquellos en el 10% superior podrían ganar hasta $97,000. Los factores que influyen en el salario de un maestro incluyen el estado, el grado que enseñan, la escuela en la que trabajan y su nivel de experiencia. Para aquellos en el extremo inferior del espectro, pagar más de $30,000 en deuda puede parecer imposible.

Consolidated Credit puso en marcha el proceso reduciendo o eliminando la tasa de interés de cada tarjeta.

“Algunas eran como de 24 por ciento, reducidas a 10. Otras eran de 15.9 y reducidas a 0. Entonces, sabía que una vez que se comenzara a negociar, hacía una gran diferencia”, explica Mary.

Con poco o ningún interés que pagar, fue más fácil crear un plan de pagos sencillo y más asequible. Para el cuarto año, Mary estaba lista para pagar sus balances. Ella explica sentir una increíble sensación de alivio después de finalmente pagarlo.

Mary adquirió habilidades indispensables en el manejo del dinero

Una de las lecciones más valiosas que aprendió Mary del programa de Consolidated Credit es cómo ser más consciente al gastar. Para ella, significaba centrarse en lo esencial y evitar hábitos que podrían volver a endeudarla.

“Me di cuenta que las cosas que pensé que eran importantes en un momento, en realidad no lo eran, y quería hacer lo debido para no estar endeudada.” – Mary, cliente de Consolidated Credit Clic para tuitear

Mary adoptó hábitos positivos, como usar solo tarjetas de crédito para comprar lo que puede pagar y liquidar los saldos antes de que finalice cada período de pago.

«Ahora solo tenemos esta tarjeta de crédito y solo la usamos si tenemos dinero en la cuenta bancaria para comprar lo que compraríamos de todos modos, así que compramos nuestros alimentos con la tarjeta y luego sacamos el dinero directamente del banco y pagamos esa tarjeta completamente. Lo que sea que carguemos, lo pagamos de inmediato «.

Ella ha adoptado la misma práctica para pagar las facturas médicas. Teniendo en cuenta que un tercio de los usuarios de tarjetas de crédito tiene deudas debido a facturas médicas (en inglés), es una buena forma de evitarlo.

“Desde que salí de mis deudas, puedo pagar la deuda o mi factura médica en su totalidad en lugar de hacerlo por partes, no quiero deberle nada a nadie, quiero decir, mi vida ha cambiado.” – Mary, cliente de Consolidated Credit Clic para tuitear

Por lo tanto, su misión ahora es compartir sus nuevos conocimientos

Las escuelas no enseñan educación financiera a menos que esté tomando un curso relacionado con las finanzas. Sin embargo, Mary ha tomado la iniciativa y defiende la causa.

“Desde que estuve en el programa, les he enseñado a otras personas cómo hacer que su puntaje crediticio sea más alto. Soy maestra, tengo 50 años pero enseño a muchos niños pequeños. Transmito estas lecciones a mis alumnos.»

Mary también enfatiza la importancia de no pedir prestado para la jubilación. Muchos estadounidenses quieren jubilarse a los 67 años, pero a menudo no tienen los recursos para hacerlo. Ameritrade (en inglés) realizó una encuesta a 2,000 adultos entre 40 y 79 años para ver si estaban en camino de jubilarse. La encuesta encontró que el 41% de las personas en sus cuarenta y el 28% de los encuestados en sus sesenta tienen menos de $50,000 ahorrados para la jubilación.

Ella explica: “Siempre les digo que no pidan prestado contra su jubilación. Si no hubiera tomado prestado contra mi jubilación, lo que hice dos veces pensando que era tan importante que tenía que hacerlo, podría haberme jubilado este año, pero ahora tengo que trabajar 14 años más…»

Este es un buen consejo si tiene esperanzas de jubilarse temprano.

Después de todo, Consolidated Credit no era demasiado bueno para ser verdad

Cuando le preguntamos a Mary cómo se sentía después de hacer el último pago, respondió: “No estaba segura de que fuera real. Estaba feliz, había aprendido mucho sobre cómo no hacer las cosas en ese período de tiempo, con solo leer las cosas que ustedes publican y leer las historias de otras personas, sabía que nunca podría volver a ponerme en esa situación.»

Gracias por esta oportunidad. ¡Consolidated Credit cambió mi vida seriamente! ¡YA NO SOY UNA ESCLAVA DEL CRÉDITO! – Mary, cliente de Consolidated Credit Clic para tuitear

Este es su consejo para aquellos escépticos sobre buscar ayuda

«Confíe. Confíe en el proceso. Realmente funciona. Sepa que hay gente que lo hizo antes que usted y tuvo éxito.»

Las deudas pueden tener un final feliz si obtiene ayuda profesional. Hable con uno de nuestros consejeros hoy para ver cómo pueden ayudarle.