¿Qué estados pueden revocar licencias profesionales debido a los préstamos estudiantiles incumplidos?

Un profesor en Texas perdió el trabajo de sus sueños debido al incumplimiento de préstamos estudiantiles, y no es el único estado en el que sucede

Roderick Scott sintió la vocación de convertirse en maestro temprano en la vida, pero nunca esperó que las dificultades financieras lo detuvieran de perseguir su sueño. El mes pasado, el Texas Tribune presentó la historia de Roderick y de sus préstamos estudiantiles impagos (en inglés) que casi desvió su sueño de enseñar a los niños en escuelas públicas. Debido a una ley estatal de hace décadas, Scott no pudo renovar su licencia de enseñanza porque sus préstamos estudiantiles estaban en default. Texas no es el único estado que tiene esta política. Entonces, ¿qué estados pueden revocar licencias profesionales para préstamos estudiantiles incumplidos?

Las licencias profesionales se pueden revocar en 19 estados si no cumple con los préstamos estudiantiles

estudiante con problemas y dudas

Texas no es el único estado donde esta ley está en los libros. Hay 19 estados que revocan licencias profesionales, de aquellos que no cumplen con sus préstamos estudiantiles:

  1. Alaska
  2. Arkansas
  3. California
  4. Georgia
  5. Hawaii
  6. Illinois
  7. Iowa
  8. Kentucky
  9. Louisiana
  10. Massachusetts
  11. Minnesota
  12. Mississippi
  13. New Mexico
  14. North Dakota
  15. South Dakota
  16. Tennessee
  17. Texas
  18. Virginia
  19. Washington

¿Qué significa una revocación de una licencia profesional?

Muchas profesiones de servicios públicos requieren contar con una licencia profesional si quiere trabajar en ese estado. Esto incluye maestros, enfermeras, doctores, dentistas y otras profesiones similares. Debe renovar su licencia para continuar trabajando cada pocos años. Pero el proceso generalmente es sencillo: solo envía su renovación y recibe una licencia actualizada.

Pero cuando Scott presentó su renovación en 2015, algo terrible sucedió. Su solicitud de renovación fue rechazada. Se enteró porque el Departamento de Recursos Humanos de la escuela lo llamó para avisarle que su certificación había caducado. No podía continuar trabajando como maestro sin la licencia.

La idea detrás de estas leyes es, que perder su licencia para trabajar, garantiza que se mantenga al día con los pagos de los préstamos estudiantiles. Esencialmente, les empuja a hacer todo lo que esté a su alcance para evitar quedarse atrás. Pero crea un dilema o paradoja, para cualquiera que no pueda mantenerse al día con sus pagos. Si se atrasa con sus pagos, pierde su licencia. Ahora no tiene ingresos para ponerse al día.

“Simplemente no tenía esa cantidad discrecional disponible”, explicó Roderick Scott. “Si fuera soltero, probablemente no hubiera importado. Pero, ya sabe, estar casado y tener hijos, es una historia diferente. El dinero se necesita siempre en un hogar familiar”, agregó.

La situación de Scott no es única. A partir de diciembre de 2017, el Wall Street Journal informó (en inglés) que casi 5 millones de estadounidenses tienen préstamos estudiantiles en mora. De los $1.3 billones que los prestatarios de préstamos estudiantiles actualmente adeudan, aproximadamente $70 mil millones provienen solo de Texas. Pero no hay cifras concretas sobre cuántos prestatarios corren el riesgo de perder sus licencias profesionales. Una estimación encontró que hasta 4,215 prestatarios en Texas pueden haber enfrentado esta situación en 2017.

Utilice el reembolso basado en dificultades para evitar perder su licencia profesional

“Si le preocupa quedarse atrás en sus préstamos estudiantiles federales, explore los planes de pago basados en dificultades”, aconsejó April Lewis-Parks, Directora de Educación Financiera de Consolidated Credit.”Estos planes vinculan sus pagos mensuales con sus ingresos y el tamaño de su familia. Eso hace que sea más fácil pagar lo que debe. Incluso hay planes que podrían reducir sus pagos a $0 en casos de dificultades financieras extremas. Por lo tanto, vale la pena el tiempo que lleva explorar estos programas”, agregó.

Hay tres planes de pago basados en dificultades, que funcionan para los prestatarios de préstamos federales para estudiantes:

  1. La amortización contingente del ingreso (ICR, por sus siglas en inglés) típicamente establece pagos en torno al 20% de su Ingreso Bruto Ajustado (AGI, por sus siglas en inglés)
  2. La amortización basada en el ingreso (IBR, por sus siglas en inglés) ofrece pagos en torno al 15% del AGI
  3. Pagar de acuerdo a lo que gane (PayE, por sus siglas en inglés) proporciona pagos a alrededor del 10% del AGI

PayE también tiene una estructura de reducción de pagos integrada que también se basa en sus ingresos. Si su ingreso está por debajo de la Línea Federal de Pobreza en su estado, entonces sus pagos pueden reducirse a cero. Los pagos solo aumentan después que su ingreso aumente lo suficiente como para hacer que el reembolso sea razonable.

“Estos programas mantienen sus préstamos fuera del incumplimiento para que pueda conservar su licencia y seguir trabajando”, explicó Lewis-Parks. “Inscribirse en estos programas también lo hacen elegible para la Condonación de Préstamo del Servicio Público (PSLF, por sus siglas en inglés), que puede ser extremadamente beneficioso para profesionales como maestros. En algunos casos, puede salir de las deudas por menos de lo que pidió prestado”, concluyó.

Si además de los préstamos estudiantiles, tambien tiene problemas de deudas con sus tarjetas de crédito, puede llamarnos al  para obtener una consulta y una evaluación de su deuda con un consejero de crédito certificado totalmente gratis.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

AParks@consolidatedcredit.org
1-800-728-3632 x 9344