Ahorrar para la universidad de mis hijos

La mayoría de los padres ni siquiera han comenzado a ahorrar para la universidad aún

alcancía con ahorros para estudios

En el contexto de que la deuda de préstamos estudiantiles se cierne sobre más de $ 1 billón y que la clase de 2014 se graduó con una deuda promedio de $ 33.000 – alcanzar un título universitario no es barato. Como resultado, hay un debate sobre si siquiera vale la pena ir a la universidad o no, pero aún así, a la mayoría de los padres les gustaría que sus hijos reciban algún tipo de educación superior. Es por eso que es tan sorprendente ver que tantos padres no estén preparados en absoluto, ya que ni siquiera han comenzado a ahorrar todavía.

En un reporte de COUNTRY Financial Security Index® una compañía de servicios financieros, muestra que más de la mitad de los padres encuestados sueñan con tener la financiación de al menos el 50 por ciento de la educación universitaria para sus hijos. Sin embargo, la mayoría de ambos, tanto padres mayores como más jóvenes, no han guardado el dinero para conseguir este objetivo.

Entonces, ¿cómo planean hacerlo si no han comenzado a ahorrar todavía? Sesenta y nueve por ciento retrasaría la jubilación por lo menos 5 años si eso pudiera significar que quedara libre de la deuda con la universidad con la graduación de sus niños.

“La educación universitaria de un niño puede ser uno de los mayores gastos para los padres, por lo que es fácil sentirse abrumado”, Joe Buhrmann, gerente de soporte de seguridad financiera en COUNTRY Financial dice. Y agrega: “Sin embargo, la planificación puede ayudar a aliviar mucho la presión. Sabiendo la cantidad de deuda del préstamo de su hijo que está dispuesto a asumir y cómo el ahorro para la universidad se ajusta a su plan financiero general son cuestiones claves a considerar, sobre todo porque el préstamo de dinero para la jubilación no es una opción”.

 

Las finanzas entre la generación del milenio y la de más edad

Los integrantes de Millennials están tomando nota y tratando de ser financieramente más inteligentes que sus padres. Aunque los padres no han guardado, dice el informe: los estadounidenses más jóvenes son más propensos a subrayar la importancia de la planificación financiera. El setenta por ciento, entre las edades de 18 a 29, dicen que fue, o será, un factor importante.

Los padres, por otra parte, dudan de que la generación del milenio pueda lograr un éxito financiero mayor que ellos. Setenta y uno por ciento no creía que la generación más joven se preparará mejor económicamente y casi el 50 por ciento dijo que es imposible que la generación del milenio vaya a ser más exitosa.

Por supuesto, la generación de más edad siempre tiende a dudar de la capacidad financiera de la generación más joven y cree que serán financieramente menos responsables. Aún así, ya que los padres van a dudar de las próximas generaciones de éxito, la generación del milenio tiene la intención de no seguir los pasos de sus padres, especialmente cuando se trata de tener niños. Dicen que la garantía financiera será un factor importante en su decisión de convertirse en padres.

Las estadísticas muestran que cuesta 245.000 dólares criar a un hijo hasta los 18 años. Sin embargo, sólo el 22 por ciento de los padres en la encuesta estimó algo cercano a esa cantidad. Las estimaciones más bajas tienen consecuencias nefastas para la perspectiva financiera global de los consumidores y puede ser una de las razones que muchos consumidores no han comenzado a prepararse para la educación universitaria de sus hijos.

La Directora de Educación de Consolidated Credit Abril Lewis-Parks dice que en todos los aspectos de la vida, tener un plan en su lugar, casi siempre hace un proceso más fácil y que incluya la planificación con tiempo de antelación para la universidad y la jubilación.

“Teniendo en cuenta el costo de la universidad en estos días, tener un plan puede aliviar mucho el estrés financiero que enfrentan los padres y niños”, dice Parks. Y agrega: “Demasiado a menudo los estudiantes se gradúan de la universidad con una deuda de préstamos estudiantiles asombrosa que los impacta o retrasa en otros aspectos de su vida – como formar una familia o comprar una casa. Ya sea que los padres planeen pagar la factura o la dejen para sus hijos, tener un plan financiero en el lugar es vital para evitar ser forzado a un sobreendeudamiento”.

Para evitar problemas con los préstamos estudiantiles, es fundamental que se tome medidas ahora para hacer la universidad asequible sin tener que sacrificar su jubilación, por ejemplo.

Si usted está luchando, eche un vistazo al Centro de Aprendizaje de Deuda de Consolidated Credit para hallar literatura útil sobre cómo hacer frente a numerosas situaciones que puedan afectar sus finanzas. Y para los padres, que planean retrasar la jubilación para salvar a sus hijos de acumular deuda de préstamos estudiantiles, empiecen a ahorrar temprano y asegúrense de crear un presupuesto que incluya ahorrar para la universidad. Además, eche un vistazo a la planificación para la jubilación y utilice esta sencilla calculadora de ahorro para lograr tanto sus metas de corto o largo plazo. Para hablar con un consejero de crédito certificado llame al o complete en línea, para averiguar la cantidad de deuda que tiene, una solicitud de Análisis Gratuito de Deuda y Presupuesto.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

AParks@consolidatedcredit.org
1-800-728-3632 x 9344