Alerta de estafas por COVID-19

Tenga en cuenta estas estafas a los consumidores a medida que continúa la pandemia

Las agencias federales advierten a los consumidores sobre siete estafas por Covid que se dirigen a consumidores en tiempos de pandemia. Estas estafas se aprovechan de la ansiedad de las personas por el virus y la crisis financiera resultante, así como de su deseo de ayudar a los demás. Mientras maneja su salud y sus finanzas personales, y trabaja para ayudar a otros, asegúrese de que las personas a las que les brinda su información y donaciones sean legítimas. De lo contrario, podría estar en riesgo de robo de identidad o dar su efectivo a estafadores en lugar de a los necesitados.

Estas estafas se aprovechan de la ansiedad de las personas, así como de su deseo de ayudar a otros durante esta crisis.

Más información sobre estas estafas de COVID-19

Existe una amplia gama de estafas que ofrecen todo lo relacionado con COVID. Puede encontrar de todo, desde medicamentos y curas para la prevención de milagros hasta servicios de limpieza y productos de filtración de aire, hasta centros de pruebas de COVID-19 falsos.

Las estafas de centros de prueba de COVID-19 se encuentran entre las peores porque pueden ponerlo en riesgo de propagar COVID si, de hecho, es positivo. Si se está haciendo la prueba, puede:

  1. Consultar con la policía local o el departamento de salud para confirmar que el lugar que planea visitar es legítimo.
  2. Solicitar el nombre del proveedor de atención médica o del laboratorio de pruebas para confirmar que es una operación legítima.

Si encuentra una estafa de producto COVID-19, repórtelo  de inmediato a la Comisión Federal de Comercio (FTC).

Por último, si necesita servicios de apoyo, como servicios de delivery, recogida de comestibles o medicamentos recetados o hacer recados, busque siempre personas a través de una aplicación o servicio conocido. Por ejemplo, si necesita la entrega o delivery de comestibles, utilice un servicio como Instacart. Evite usar servicios como Craig’s List o buscar personas mediante afiches informales.

Si ha sido estafado por alguien que ofrece este tipo de servicios, infórmelo de inmediato al departamento de policía local.

Las estafas de impostores han existido mucho antes de la pandemia, pero ahora tienen un nuevo giro: COVID-19. La estafa más frecuente se dirige a personas que buscan pagos con cheques de estímulo. Mientras que millones de personas han recibido su Pago de Impacto Económico (EIP, por sus siglas en inglés), otros millones no lo han recibido. La gente también está sufriendo y tiene la esperanza de que el Congreso proporcione una segunda ronda de estímulo.

Por lo tanto, los estafadores se aprovechan de esa necesidad de efectivo para robar su identidad. Solicitan su número de Seguro Social para procesar su pago. La víctima les dá el número y ahora pueden abrir préstamos y tarjetas de crédito a su nombre, ¡incluso presentar sus impuestos para obtener su reembolso!

Lo mismo puede suceder con los propietarios de pequeñas empresas que buscan información sobre el programa de protección de cheques de pago (PPP). El estafador le pedirá su Número de identificación de Empleador (EIN) y luego podrá usar ese número para cometer fraude.

Para evitar esta estafa, asegúrese siempre de hablar con un empleado legítimo del gobierno antes de dar su número de Seguro Social, EIN o cualquier otra información. Nunca envíe un mensaje de texto o correo electrónico con su número y no lo ingrese en sitios web a los que llegue a través de correos electrónicos no solicitados.

Millones de personas dependen de los beneficios de desempleo en este momento mientras nuestro mercado laboral lucha por recuperarse. Tenga en cuenta que los beneficios por desempleo siempre pasan por la oficina de desempleo de su estado. Si está desempleado, esta ayuda puede ser vital. Puede encontrar el departamento adecuado a través de Benefits.gov.

Si recibe información no solicitada sobre los beneficios por desempleo, podría ser una señal de que su identidad ya ha sido robada. Es posible que alguien haya utilizado su información para solicitar beneficios en su nombre.

Comuníquese de inmediato con la oficina de desempleo de su estado. También deberá comunicarse con el IRS y las agencias de crédito para informarles que su número de Seguro Social puede estar comprometido. Si alguien está recibiendo desempleo con su número, también puede abrir tarjetas de crédito y préstamos a su nombre, así como reclamar su reembolso de impuestos.

Mientras millones de propietarios luchan por mantenerse al día con sus pagos hipotecarios, los estafadores se están aprovechando. Pueden promover programas fraudulentos de ayuda gubernamental o hacerse pasar por un agente de préstamos de su prestamista o administrador hipotecario.

A menudo, estas estafas cobran tarifas por adelantado o intentan que usted ceda el título de su casa. Otra variación le permite comenzar a enviar pagos a la empresa fraudulenta. ¡Puede pensar que obtuvo un pago reducido cuando en realidad está pagando a un estafador y se está atrasando en sus pagos reales!

Nunca realice ninguna acción con su hipoteca hasta que verifique que está hablando con alguien de su administrador hipotecario. No conteste llamadas de números desconocidos ni abra correos electrónicos no solicitados sobre su hipoteca. La mejor regla general es que, si no inició el contacto, proceda con precaución.

Las últimas tres estafas por COVID-19 giran en torno a aprovecharse del deseo de las personas de ayudar a otros. Si usted mismo no enfrenta fuertes desafíos, entonces puede estar haciendo todo lo posible para ayudar a las personas que sí.

En la mayoría de los casos, este tipo de estafas no lo pondrán en riesgo de robo de identidad. Sin embargo, no ayudará a las personas que realmente necesitan sus donaciones. Es más, una vez que un estafador lo tiene enganchado, puede presionarlo continuamente para obtener más dinero, lo que puede agotar sus fondos.

Para las organizaciones benéficas, asegúrese siempre de investigar la organización cuidadosamente antes de donar. Las donaciones se realizan mejor en línea en un sitio web seguro. No dé la información de su tarjeta de crédito o débito por mensaje de texto o correo electrónico, o por teléfono a menos que haya iniciado el contacto con la organización benéfica. Nunca haga donaciones por transferencia bancaria o en forma de tarjetas de regalo. Puede verificar las organizaciones benéficas a través de organizaciones como CharityWatch y Charity Navigator, o buscar en la base de datos del IRS de organizaciones exentas de impuestos (en inglés.

Para el crowdsourcing, por mucho que las historias en Facebook y las redes sociales puedan tocarle la fibra sensible, asegúrese de verificar la identidad de la persona. Es demasiado fácil para los estafadores configurar el crowdsourcing con historias falsas o que las personas embellezcan su situación para obtener dinero. Es mejor contribuir solo si conoce a la persona directamente o si alguien que conoce puede verificar personalmente que la persona y su historia son reales.

Con la última versión de una estafa de donaciones, el estafador se hace pasar por alguien que usted conoce. Un familiar o un amigo necesita ayuda, por lo que se comunican con usted. Una vez más, nunca dé dinero mediante transferencia bancaria o tarjeta de regalo. Si les está dando dinero en efectivo, hágalo en persona y no por giro postal.

En una estafa de suplantación de identidad diferente, un familiar puede solicitar sus números de Medicare o Medicaid. Si los entrega, es probable que le facturen procedimientos médicos que no autorizó.

Contactos importantes si es víctima de una estafa por Covid

Tipo de estafa A quién contactar
Productos y servicios sospechosos Comuníquese con el departamento de policía local y el Fiscal General de su estado (en inglés), luego presente una queja ante la Oficina de Protección Financiera del Consumidor
Robo de identidad Reporte el robo a la FTC a través de IdentityTheft.gov y comuníquese con las agencias de crédito (ExperianEquifaxTransUnion)
Estafas de impostores e imitadores Presentar una queja a través del portal de quejas de l a FTC (en inglés)
Estafas del Seguro Social  Comuníquese con la Oficina del Inspector General del Seguro Social
Estafas de pago de impacto económico (EIP) Visite el Centro de quejas de delitos en Internet del FBI (IC3)

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

[email protected]
1-800-728-3632 x 9344