No caiga en la trampa de un juicio por deficiencia

¿Sabía que incluso después de la reposesión o ejecución hipotecaria, sus riesgos no desaparecen?

Tener su automóvil reposeido o a su banco embargando su casa, es lo suficientemente malo. Sin embargo, estas situaciones podrían no ser el final de sus problemas, si usted no terminara de pagar por completo su deuda.

despues de la ejecucion hipotecaria

Después que el prestamista tome su propiedad, además, pueden tratar de recuperar sus pérdidas restantes no cobradas a través de un juicio por deficiencia. Si esto sucede, usted terminará pagando el saldo adeudado por una propiedad que ya no tiene.

Esta es la situación exacta a la que se enfrentó Yvette Harris cuando su Mitsubishi modelo 1997 fue recuperado (embargado). Ella se atrasó con los pagos, motivo por el cual, el prestamista logró reposeer su auto, y luego encima la demandó en una corte civil. Como resultado, el tribunal acordó embargarle su salario para pagar el remanente de la deuda. Según su historia en el New York Times (ENG), ya perdió $4,133 de sus cheques de pago… ¡y aún no ha terminado de pagar por completo!

¿Qué es un juicio por deficiencia?

Una sentencia por deficiencia es un fallo de un tribunal civil que requiere que usted pague el saldo aún adeudado sobre una propiedad ya entregada. La idea es que hace que el prestamista sea pagado por “completo” – este es un principio común en la corte civil. Cuando el acreedor tomó posesión del automóvil del cual aún le debían un saldo, aún así, no recibió el saldo total de lo que se le debía. En otras palabras, incluso luego de ese auto recuperado, vendiéndoselo a una tercera persona por ejemplo, todavía tendría una pérdida el prestamista. Por ese motivo, una sentencia ante un juicio por deficiencia puede obligarle a cubrir al deudor esa pérdida.

Los juicios por deficiencia no son exclusivos de los préstamos para automóviles. Si usted vende una casa, en una venta en “short sale”, su prestamista hipotecario puede intentar la recuperación de su deuda por completo con un juicio por deficiencia. La cantidad sería igual al saldo restante de su hipoteca menos el precio de venta obtenido.

Los prestamistas no siempre persiguen juicios por deficiencia. En muchos casos, simplemente anulan dichas pérdidas de sus libros contables. Sin embargo, muchos préstamos “subprime” de automóviles han comenzado a generar este tipo de juicios. No pueden revender un coche recuperado para compensar la pérdida, así que demandan al prestatario que ha incumplido con su obligación. En la mayoría de los casos, el tribunal ordena embargar el salario o bien el reembolso de impuestos, para asegurar que el deudor pague lo que debe.

Nunca asuma que se librará de sus obligaciones de manera sencilla

“La mayoría de la gente asume que la recuperación es la gota final. No están contentos de haber perdido su propiedad, pero a menudo se sienten aliviados que las cosas finalmente hayan terminado. Eso puede darle a usted, una falsa sensación que todo ha finalizado”, explica Gary Herman, Presidente de Consolidated Credit. Y agrega: “entonces un juicio por deficiencia toman a muchos desprevenidos”.

Herman advierte que la gente necesita pensar cuidadosamente y buscar opciones de alivio antes de descuidar cualquier préstamo. “No se puede simplemente asumir que puede dejar de hacer los pagos, que van a tomar el auto de vuelta y todo va a estar bien… puede que no sea así.”

Si usted está teniendo problemas para pagar un préstamo, considere las siguientes opciones:

  1. Hable con el prestamista “a tiempo”, es decir tan rápido le sea posible. ¡No espere a dejar de cumplir con los pagos, para llamarlo!
  2. En muchos casos, pueden ofrecer un plan de pago ajustado, para continuar con pagos reducidos.
  3. También podría intentar la búsqueda de tolerancia del acreedor, para suspender temporalmente la programación de pagos hasta que pueda recuperarse.
  4. Pregunte sobre una refinanciación, para ver si puede ajustar los términos de su préstamo, de una manera que funcione para su presupuesto.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

AParks@consolidatedcredit.org
1-800-728-3632 x 9344