Las peores ofertas de tarjetas de crédito que usted verá

No todas las ofertas de tarjetas de crédito son tan beneficiosas como se podría imaginar

Cuando Mike Templeton miró la aplicación de la tarjeta de crédito que su hijo en edad universitaria recibió en el correo, su sangre le comenzó a hervir. La tarjeta prometía una atractiva tasa de interés del 9.9%, pero había una trampa. Escondido, en la letra pequeña, había una lista de tarifas que parecía casi cómica:

  • Cargo de configuración de la cuenta: $29.00
  • Tarifa del programa: $95.00
  • Tarifa anual: $48.00
  • Tarifa de servicio mensual: $84.00 anuales
  • Tarifa de tarjeta adicional: $20.00 anuales

Y luego, en la parte inferior, estaba una oración que es difícil imaginar que alguien pudiera haber escrito con una cara seria:

“Si le asignan un límite mínimo de crédito de $ 250.00, su crédito inicial disponible será de $ 71.00 ($ 51.00 si selecciona la opción de tarjeta adicional)”

mujer revisando las ofertas de tarjetas de crédito

Bienvenido al mundo de las tarjetas de crédito de bajo puntaje crediticio, un destino al que más estadounidenses se dirigen cuando la economía sigue cayendo y el desempleo aumenta.

La mayoría de los consumidores toman las tarjetas de crédito como una herramienta necesaria para vivir en Estados Unidos en el siglo XXI. Las tarjetas son increíblemente convenientes y, en algunos casos, una necesidad. Es difícil alquilar un automóvil, reservar una habitación de hotel, comprar cualquier cosa en línea o incluso alquilar una película, sin una tarjeta de crédito.

Con miles de millones de solicitudes de tarjetas de crédito pre-aprobadas que se envían cada año, es fácil para muchos estadounidenses obtenerla, de hecho, quizás demasiado fácil. Pero otro segmento de la población, aquellos que tienen un crédito bajo o sin crédito, se encuentran en un universo diferente en el que el plástico de la tarjeta de crédito, literalmente, puede costar su peso en oro. La tarjeta que Templeton estaba estudiando, emitida por el First Premier Bank con sede en Dakota del Sur, esencialmente tiene una tarifa de inscripción de $250 disfrazada de una serie de tarifas más pequeñas.

“Me pregunto cuántos estudiantes universitarios han caído por esto”, dijo Templeton, que vive a las afueras de Dallas. “¿No es esto usura, bajo el disfraz de ser tarifas financieras?”, agregó.

No es usura. Las empresas de tarjetas de crédito tienen amplia libertad en las tarifas que cobran, gracias a una decisión de la Corte Suprema en 1996 que afirma que los bancos solo están sujetos a las leyes de sus estados de origen, sin importar dónde vivan sus consumidores. Al cobrar tarifas, First Premier solo debe cumplir con la ley de protección del consumidor, muy relajada, de Dakota del Sur.

First Premier no es el único banco que cobra tarifas altas. En 2007, el Centro Nacional de Derecho del Consumidor (NCLC, por sus siglas en inglés) informó, sobre lo que denominó tarjetas “recolectoras de tarifas” (“Fee-Harvester” ), destinadas al mercado de tarjetas de crédito de baja gama. Con algunas de estas tarjetas, después de que las tarifas se descuentan del límite de crédito que otorgan, los consumidores prácticamente no tienen crédito para gastar, dijo.

“Es difícil especular por qué las personas se apuntan a estas tarjetas, pero es posible que no se den cuenta de estas altas tarifas”, dijo la abogada de consumo Chi Chi Wu, quien ayudó a redactar el reporte. “¡Es un producto increíblemente caro!”, exclamó.

Los consumidores que tienen problemas para obtener tarjetas de crédito se enfrentan con dos malas elecciones. Pueden optar por lo que se llama una tarjeta “asegurada”, que requiere un fuerte depósito inicial, o pueden inscribirse en una tarjeta con altas tasas iniciales.

Con una tarjeta asegurada, los consumidores depositan en el banco de $200 a $500, luego obtienen una tarjeta de crédito con un límite de crédito idéntico. El banco retiene el depósito en caso de que el consumidor incumpla con lo cargado en la tarjeta. Con las tarjetas aseguradas, el consumidor esencialmente está tomando prestado su propio dinero y pagando intereses por el derecho a usar el plástico. Después que un usuario demuestra un buen historial de pagos, algunos bancos extienden el límite de crédito y, finalmente, le ofrecen al consumidor la oportunidad de obtener una tradicional tarjeta “no asegurada”.

Sin embargo, aquellos con mal crédito, podrían tener problemas para generar dinero para depositar en una tarjeta asegurada. Las tarjetas “recolectoras de tarifas”, llenan este vacío, ya que no requieren ningún pago por adelantado antes de que llegue la tarjeta. Algunos tampoco requieren el pago inmediato de las tarifas. Los $200 o más, en cargos adicionales pueden ser financiados por los consumidores, eso puede ocasionar aún más problemas de crédito en el futuro.

Estas tarjetas han existido desde hace mucho tiempo, y es probable que veamos más de ellas en los próximos años. La realidad, es que estos son productos de alto margen para los bancos. Es un sector increíblemente rentable del negocio de tarjetas de crédito, si saben lo que están haciendo, pero también puede ser un área increíblemente volátil.

Pero puede que no sea necesario ser tan crítico con las tarjetas de tarifa alta como Wu. Los bancos deben cubrir el riesgo de otorgar crédito a los clientes que ya han demostrado que podrían no pagar sus cuentas.

Son una herramienta y, a veces, las herramientas cuestan mucho. Es una herramienta para enseñar a las personas cómo usar una tarjeta de crédito… Pero para serle franco, la razón por la que cobran tantas tarifas es porque pueden, porque estas personas que la obtienen, realmente no tienen a dónde ir. La justificación del lado de los bancos es que estos son consumidores más riesgosos. Pero, ¿es un buen negocio para un consumidor? Probablemente no.

Tanto las tarjetas “Fee-Harvester” y las tarjetas aseguradas también tienen otras trampas. La tarjeta Visa asegurada de Applied Bank, por ejemplo, no tiene período de gracia. Con la mayoría de las tarjetas de crédito, los consumidores que pagan su saldo completo cada mes, no pagan intereses por las compras nuevas durante un período de gracia de 25 ó 30 días. Pero con la tarjeta de Applied Bank, al consumidor se le cobran intereses desde el momento en que se realiza una compra, similar a tomar un adelanto en efectivo, a pesar que el banco ya tiene el dinero del consumidor como depósito.

Linda Sherry, directora ejecutiva de Consumer Action, dijo que había visto una nueva tendencia inquietante en el mercado de tarjetas de crédito de gama baja: tarjetas que combinan las peores características, tanto de las tarjetas aseguradas como de las que “recolectan cargos”(Fee-Harvesters).

“Bastantes tarjetas aseguradas tienen tarifas de procesamiento de $99”, agregó. Lo que significa que el banco obtiene su dinero por adelantado, y también gana dinero con grandes tarifas. “Es repugnante, pero en realidad no es sorprendente”, dijo.

Una razón por la cual las tarjetas de alto costo podrían comercializar su producto de forma más agresiva recientemente, es que los controles de precios están llegando. Las nuevas reglas emitidas por los reguladores bancarios que entrarán en vigencia el próximo año, limitarán las tarifas en las tarjetas al 50% del límite de crédito disponible. Eso todavía será muy alto, pero reduciría las tarifas de First Premier, en una tarjeta de límite de $250, en el ejemplo anterior, de $179 a $125.

A pesar de esa limitación, los expertos predicen que algunas compañías de tarjetas de crédito, disfrutarán de un rápido crecimiento al decidir otorgar crédito a los consumidores que solo han caído, temporalmente, en tiempos difíciles.

Consejos para luchar con la burocracia y el exceso de reglas

Bill Hardekopf, que administra un sitio de comparación de tarjetas de crédito llamado lowcards.com, dijo que es extremadamente importante para los consumidores que tienen poco crédito compren, de forma cuidadosa, una tarjeta de crédito.

“Tiene que investigar mucho para asegurarse de no registrarse en algo que sea muy, muy malo para usted”, dijo. Dirige a los consumidores hacia las tarjetas aseguradas como el mejor negocio. “Es importante encontrar una tarjeta asegurada que ofrezca un período de gracia, tarifas bajas y un banco que prometa colocar el depósito de seguridad en una cuenta que devengue intereses”, agregó.

También es importante preguntar sobre el camino para obtener una tarjeta estándar no asegurada.

“¿Cuántos meses de buen historial de pagos se necesita antes de calificar? Deberían preguntar los consumidores”, dijo.

Y para los consumidores, cuyo objetivo principal es reconstruir su crédito y un puntaje crediticio más alto, es esencial saber si el banco emisor de la tarjeta informa los pagos a las agencias de crédito, no todos lo hacen.

Una forma de evitar las tarjetas de alto costo es usar una tarjeta de débito para compras y viajes en línea, pero no todas las compañías de alquiler de automóviles aceptan tarjetas de débito para depósitos. Y no todos los consumidores que tienen problemas de crédito pueden abrir una cuenta de cheques y obtener una tarjeta de débito.

Por otra parte, usar una tarjeta de débito no mejora la calificación crediticia del consumidor.

En cambio, los consumidores que desean reconstruir su crédito, deberían comenzar por restablecer una relación con un banco. Un truco: depositar dinero en un Certificado de Depósito y luego sacar un pequeño préstamo, con él como garantía. Pagar el préstamo y obtener: “pagados según lo acordado” en su reporte de crédito, lentamente ayudará a mejorar el puntaje de crédito.

De nuevo, es vital que el banco del consumidor informe los pagos a las agencias de crédito, así que asegúrese de verificarlo.

Si tiene problemas con sus deudas de tarjetas de crédito, nosotros podemos ayudarle. Llámenos al y un consejero de crédito le ayudará a encontrar la mejor solución para evitar la bancarrota y afectar su puntaje de crédito. ¡Llámenos!

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

AParks@consolidatedcredit.org
1-800-728-3632 x 9344