Cómo hacer una transferencia de saldo

¿Qué es una transferencia de saldo?

Una transferencia de saldo es un método común para el alivio de la deuda que puede realizar por usted mismo. Básicamente, transfiere su deuda de tarjeta de crédito a una tarjeta de crédito de transferencia de saldo que ofrece una tasa de porcentaje anual (APR, por sus siglas en inglés) del 0% por un tiempo limitado, generalmente entre 6 y 18 meses.

Esto significa que puede pagar su deuda más rápido sin que las altas tasas de interés lo atrasen.

Sopesando sus opciones

Cómo transferir el balance de una tarjeta de crédito

Como está buscando métodos de alivio de la deuda, probablemente ya sepa que una transferencia de saldo no es su única opción. Antes de comenzar el proceso, examine otras opciones para el alivio de la deuda, como programas de manejo de la deuda, liquidación de deudas, y préstamos de consolidación de deudas.

Si se inclina por hacer una transferencia de saldo, hágase estas preguntas antes de comenzar:

  1. ¿El saldo que deseo transferir es inferior a $5,000?
  2. ¿Mi crédito es bueno o excelente?
  3. ¿Puedo pagar el monto total de la transferencia al final del período de 0% APR?

Cuando puede responder a todas estas preguntas con un «sí», una transferencia de saldo puede ser su mejor opción. Con más de $5,000 de deuda de tarjeta de crédito, un programa de manejo de deuda podría ser mejor. Si tiene mal crédito, la liquidación podría ser una opción razonable. Todo depende de su situación, sus finanzas personales y de lo que puede pagar.

Cómo hacer una transferencia de saldo: guía paso a paso

Paso 1: Evalúe su deuda

¿Cuánta deuda quiere transferir? Evalúe su deuda y presupuesto para organizar todas sus finanzas personales. Incorporar sus pagos mensuales de deuda en su presupuesto es especialmente importante, ya que lo último que desea hacer al pagar una tarjeta de transferencia de saldo es acumular más deuda en otras tarjetas de crédito.

Use la Hoja de trabajo de deuda de Consolidated Credit para ver cuál es su situación » 

Paso 2: Elija una tarjeta de transferencia de saldo y solicítela

Una vez que tenga sus finanzas personales en orden y sepa cuánto de su saldo desea poner en la tarjeta de transferencia de saldo, es hora de elegir una tarjeta para solicitar. Investigue un poco sobre las mejores tarjetas. Encuentre una que enfatice un largo período promocional con 0% APR. Cuanto más largo sea este período, más tiempo tendrá para pagar su deuda sin ningún interés adicional.

NOTA: Asegúrese de poder transferir todos sus saldos existentes a la nueva tarjeta. Algunos proveedores de crédito no permiten transferencias a sus propias tarjetas de transferencia de saldo.

Paso 3: Transfiera sus saldos a la nueva tarjeta

Una vez que elija su tarjeta y se acepte su solicitud, puede iniciar la transferencia de sus saldos. Este proceso depende del emisor que le proporciona la tarjeta de crédito.

NOTA: La mayoría de las compañías cobran una tarifa por transferir saldos. Esto suele ser del 3 al 5% del saldo total con un mínimo de entre $5 y $10

Asegúrese de tener esto en cuenta en su análisis presupuestario.

Paso 4: Pague su deuda en la tarjeta de transferencia de saldo

¡El último paso de este proceso es pagar su deuda! Manténgase al día con sus pagos mensuales, que deben integrarse en su presupuesto regular. Para evitar atrasarse, considere configurar un plan de pago automático.

5 consejos claves para transferir saldos exitosamente en vías de consolidar la deuda

Una tarjeta de crédito de transferencia de saldo es una herramienta que puede utilizar para consolidar la deuda en las circunstancias correctas. ¡Sin embargo, tenga cuidado! Si utiliza una transferencia de saldo en las circunstancias financieras incorrectas, en realidad puede empeorar los desafíos que enfrenta con la deuda en lugar de mejorar. Con eso en mente, asegúrese de comprender estos cinco puntos antes de decidir solicitar una tarjeta de crédito de transferencia de saldo.

Si todavía tiene preguntas o necesita ayuda para decidir qué opción de consolidación es la adecuada para usted, llame hoy a Consolidated Credit al 1-888-294-3130 para solicitar un análisis de deuda gratuito y confidencial de un consejero de crédito certificado.

Consejo No. 1: Siempre apunte a 0% APR

Uno de los objetivos principales para la consolidación de deuda es reducir la tasa de interés aplicada a su deuda tanto como sea posible. Esto le permite pagar la deuda que debe (principal), en lugar de que la mayoría de sus pagos vayan a pagar los cargos de intereses mensuales acumulados.

La gran ventaja de usar una tarjeta de crédito de transferencia de saldo para la consolidación de deuda es que con un buen puntaje de crédito puede calificar para un 0% APR por un período introductorio. Esto significa que el 100% de cada pago que realiza, se destina a eliminar el principal, por lo que puede eliminar la deuda rápidamente.

Si no puede calificar para un 0% APR porque no tiene un crédito lo suficientemente sólido, entonces será mejor que use una opción diferente para la consolidación.

Consejo No. 2: Cuanto más largo sea el período introductorio, mejor

Su objetivo con una estrategia de consolidación de transferencia de saldo es eliminar la deuda por completo antes de que expire el período introductorio. Esto significa que desea aspirar al período introductorio más largo posible, para tener más meses para eliminar la deuda antes de que la tasa de interés estándar entre en vigencia.

¡Tenga en cuenta que cuanto más corto sea su período introductorio, mayores serán los pagos para cumplir con el Consejo No. 3 a continuación!

Consejo No. 3: Divida la deuda por la cantidad de meses al 0% APR

Como se mencionó anteriormente, su objetivo cuando se consolida con una transferencia de saldo es pagar toda la deuda dentro del período introductorio, antes de que expire el período de 0% APR. Una vez que lo hace, la tasa de interés puede saltar al 20% o más. En otras palabras, efectivamente pierde el beneficio de la transferencia de saldo una vez que se aplica la tasa de interés estándar.

Con eso en mente, si tiene una deuda de $5,000 para pagar en un período introductorio de 18 meses, sus pagos deben ser de $278 por mes, independientemente de lo que indique el requisito de pago mínimo. Es por eso que las transferencias de saldo solo tienen una viabilidad limitada como solución de consolidación. Si tiene demasiada deuda, como $25,000, sus pagos mensuales tendrían que ser de $1,389 para pagar su deuda antes de que expire el período introductorio. En la mayoría de los casos, eso sería demasiado alto para su presupuesto, por lo que estaría mejor con una solución de deuda diferente.

Consejo No. 4: Tenga cuidado con las tarifas de transferencia de saldo

Casi todas las tarjetas de transferencia de saldo tienen una tarifa aplicada por cada saldo que transfiere. Dependiendo de la tarjeta de crédito de transferencia de saldo que elija, esto puede variar del 3 al 5% de cada saldo transferido. Las tarifas mínimas generalmente oscilan entre $5 y $10. Esto significa que las tarifas tienen el potencial de aumentar significativamente la cantidad de deuda que necesita pagar.

Si tiene una tarjeta con una tarifa de transferencia del 3%, las tarifas de ese saldo de $5,000 serían de alrededor de $150. Eso significa que sus pagos mensuales en realidad tendrían que ser de alrededor de $286 en lugar de $278 para pagar el saldo en su totalidad dentro de la tasa promocional de 0% APR de 18 meses.

Consejo No. 5: Deje de gastar en sus otras tarjetas de crédito

Uno de los errores más grandes que cometen las personas en la consolidación de deudas que realizan por sí mismos, es que no dejan de utilizar el crédito después de haber consolidado. Cuando transfiere los saldos a la nueva tarjeta, sus otras cuentas estarán en saldos cero. Puede ser realmente tentador sacar el plástico para hacer la compra que desea o ganar recompensas nuevamente.

Sin embargo, debe comprometerse a eliminar su deuda en lugar de aumentarla. Debe dejar de cargar sus tarjetas de crédito de alto interés hasta que se elimine la deuda consolidada. De lo contrario, puede terminar empeorando su situación con la deuda en lugar de mejorarla.