Las cooperativas de crédito para hispanos

Organizaciones sin fines de lucro que proveen servicios bancarios al igual que los bancos comerciales

Una gran cantidad de hispanos en Estados Unidos apenas procura servicios bancarios en las instituciones financieras del país.

Esto se debe mayormente a que los latinos sienten desconfianza y marginación en los bancos, debido a la barrera del lenguaje, el estatus migratorio, o porque simplemente se sienten desatendidos allí.

Pero existe una alternativa, y en este mes nacional de Herencia Hispana, merece la pena echarle un vistazo.

Existen cooperativas y organizaciones dirigidas específicamente a satisfacer las necesidades bancarias de los hispanos en Estados Unidos.

Cooperativas de crédito para hispanos: una alternativa para hallar tranquilidad

Los bancos no son el único tipo de empresa que puede brindarle servicios bancarios como cuentas de cheques y ahorro o préstamos. De hecho, tienen un equivalente que se enfoca precisamente en ayudar a la comunidad a la que sirven y no compiten por las ganancias que generen de sus clientes: las cooperativas de crédito.

Conocidas en inglés como credit unions, las cooperativas de crédito son organizaciones sin fines de lucro que proveen servicios bancarios al igual que los bancos comerciales.

Como sugiere el nombre, las cooperativas de crédito son propiedad de la comunidad a la que sirve, o sea que sus propios clientes, o socios, se convierten en codueños de la organización. Una junta de directores voluntarios es elegida democráticamente por todos los miembros para manejar la empresa.

Las cooperativas le sirven a comunidades específicas, por lo que sus sistemas de membresía se basan en un vínculo común entre sus socios, llamado “área de membresía” según MyCreditUnion.gov. Por ejemplo, existen cooperativas para personas que trabajen en una misma industria, que vivan en una misma área geográfica, o que compartan una característica demográfica.

Es así como llegamos a las cooperativas de crédito para los hispanos.

Una alternativa para los hispanos que evitan los bancos tradicionales

Debido a la naturaleza comercial de los bancos, sus operaciones están orientadas a generar ganancias a través de la competencia y el mercadeo agresivo. Es común que los hispanos puedan sentir desconfianza o incomodidad con este tipo de negocio, especialmente si no dominan el inglés, o no conocen bien el sistema financiero de Estados Unidos.

Existen cooperativas y organizaciones dirigidas específicamente a satisfacer las necesidades bancarias de los hispanos en Estados Unidos sin tener que enfrentarse los bancos tradicionales.

NLCUP

Las cooperativas de crédito son propiedad de la comunidad a la que sirve, o sea que sus propios clientes, o socios, se convierten en codueños de la organización.La Red de Cooperativas de Crédito y Profesionales Latinos (NLCUP, por sus siglas en inglés) se estableció en 2006 para abogar por la inclusión económica de los hispanos y desarrollar una alianza de cooperativas de crédito que promuevan el desarrollo económico de comunidades latinas en todo el país.

Juntos Avanzamos

Juntos Avanzamos es un programa de designación que identifica a cooperativas de crédito enfocadas en las necesidades financieras de hispanos e inmigrantes, sin importar su situación migratoria.

Actualmente, Juntos Avanzamos cuenta con 108 cooperativas designadas en 26 estados, y entre sus prácticas comunes están:

  • Aceptación de identificación personal extranjera, como identificación estatal, Matrícula Consular o pasaportes
  • Servicios bancarios asequibles, como cambio de cheques, giros, y préstamos para construir crédito
  • Servicios y atención al cliente en español
  • Disposición a educarle sobre cómo funcionan los servicios y el sistema bancario de Estados Unidos

Puede encontrar una lista de cooperativas de crédito para hispanos, por estado, en este artículo de NerdWallet (en inglés).

Los bancos vs las cooperativas de crédito

Los grandes bancos que vemos en todas partes son instituciones financieras con fines de lucro, por lo que su publicidad crea la impresión de que son el único tipo de negocio que puede encargarse de guardar y manejar su dinero. Pero entre esa maraña de anuncios y propaganda, las cooperativas de crédito se encuentran escondidas a simple vista, y proveen un espacio financiero de perfil más bajo y mayor participación para sus miembros.

Sin embargo, por ser organizaciones más pequeñas con menos recursos que los bancos tradicionales, las cooperativas de crédito por lo general tienen limitaciones en cuanto a los servicios que pueden ofrecer. Por otro lado, al ser empresas enfocadas en la comunidad, sus tarifas y tasas de interés son mucho más bajas.

La revista Forbes (en inglés) elabora en las ventajas y desventajas de un banco y una cooperativa de crédito:

Bancos

  1. Tecnología. Como instituciones comerciales, los bancos tienen los recursos para invertir en tecnologías que mejoren sus servicios o los hagan más accesibles a los consumidores.
  2. Mayor variedad de servicios. La oferta de servicios en las cooperativas tiende a ser más limitada que en los bancos comerciales. Por ejemplo, las recompensas o beneficios de una tarjeta de crédito de un banco pueden ser mucho más atractivas que las que puede ofrecer una cooperativa.
  3. Conveniencia y accesibilidad. Por lo general, los bancos tienen más ATMs y sucursales establecidas, por lo que es fácil encontrar una cerca de usted. Además, los bancos pueden ofrecerles sus servicios a cualquier persona que cumpla con el perfil crediticio adecuado, mientras que las cooperativas le sirven a una comunidad específica en su área.
  1. Tasas de interés más altas. Los bancos necesitan tener un margen de ganancia, y las tasas de interés son una de sus fuentes de ganancia.
  2. Más y mayores tarifas. Por la misma razón, los bancos les imponen más tarifas a sus consumidores de lo que encontrará en una cooperativa.
  3. Relaciones impersonales. Los bancos no establecen la relación de cercanía entre la institución y sus consumidores que una cooperativa trae inherentemente.

Cooperativas de crédito

  1. Los socios van primero. Las cooperativas de crédito se enfocan y las necesidades de la comunidad a la que sirven, y es por eso que el servicio al cliente y la atención personalizada son una característica principal de una cooperativa.
  2. Sin fines de lucro. Eso significa que cualquier ganancia que la cooperativa genere se divide y se distribuye entre todos sus miembros.
  3. Más barato. No tener ánimos de lucro también permite que los requisitos y tarifas para usar sus servicios sean mucho más bajas que en un banco.
  1. Menos accesibilidad. Las sucursales y cajeros automáticos de las cooperativas suelen ser más escazas y por tanto más inaccesibles que los bancos.
  2. Menos productos financieros ofrecidos. La oferta de servicios en las cooperativas tiende a ser más limitada que en los bancos comerciales. Por ejemplo, algunas cooperativas no ofrecen préstamos comerciales, lo que es un producto común en los bancos.
  3. Requisitos de elegibilidad para convertirse en socio. Las cooperativas funcionan a través de membresías, y sus socios comparten un vínculo en común, por lo que hay que ser parte de la comunidad a la que sirve la cooperativa para poder ser parte de ella.

La situación financiera actual de los hispanos en EE.UU.

Casi una tercera parte de los hispanos adultos en EE.UU. no tienen una cuenta bancaria de ningún tipo y/o dependen de servicios financieros alternativos, como los préstamos de día de pago, según el más reciente Reporte de Bienestar Económico de la Reserva Federal (en inglés).

Uno de cada diez hispanos no tiene relación alguna con un banco o institución financiera, mientras que 22% tienen al menos una cuenta bancaria, pero también recurrieron a un servicio alterno en el último año. Algunos ejemplos de servicios financieros alternos son: cambio de cheques, préstamos de casas de empeño o de título de automóvil, y los ya mencionados préstamos de día de pago.

Una encuesta de la Corporación Federal de Seguros de Depósito (FDIC, por sus siglas en inglés) reveló que en 2017, un promedio de 47% de los hogares hispanos con ingresos anuales de $50,000 o menos no utilizaron los servicios de crédito más comunes, como tarjetas de crédito, préstamos personales, hipotecas o préstamos de auto.

Queda por verse si esos números aumentan para este año, considerando que la economía hispana ha sido de las más afectadas durante la pandemia (en inglés).

“Según el Centro de Investigación sobre Tendencias Hispanas de Pew, muchos hispanos trabajan en trabajos de venta minorista, hotelería y otros servicios”, dice April Lewis-Parks, Directora de Educación Financiera de Consolidated Credit. “Estos sectores fueron los más afectados por los cierres”.

El 59% de los latinos dijeron, en mayo, que en sus hogares ya habían sufrido despidos o recortes salariales debido al Covid-19.

Si usted necesita ayuda con sus deudas de tarjetas de crédito y presupuesto, estamos aquí para ayudarle. Llámenos al 1-888-294-3130 para hablar con un consejero de crédito certificado. La consulta es gratis.

Estamos aquí para ayudarle. La consulta es gratis.

Al enviar la información suministrada más arriba, usted consiente, reconoce y acepta: Nuestros Términos de uso y Política de privacidad. Usted está otorgando consentimiento "por escrito" para que Consolidated Credit lo llame (marcación automática, mensajes de texto y pregrabados para mayor comodidad) a través del teléfono, dispositivo móvil (incluidos SMS y MMS; puede que se apliquen cargos dependiendo de su proveedor, no de nosotros), incluso si su número de teléfono figura actualmente en cualquier lista interna, corporativa, estatal o federal de No llamar. Tomamos en serio su privacidad y puede recibir comunicaciones electrónicas, incluidos correos electrónicos periódicos con noticias importantes, consejos financieros, herramientas y más. Usted siempre puede solicitar ser retirado de nuestra base de datos en cualquier momento. No se requiere el consentimiento como condición para utilizar los servicios de Consolidated Credit y usted no tiene la obligación de comprar nada.