Qué hacer cuando se agotan los ahorros de emergencia

Aproximadamente 50% de los residentes e Estados Unidos tienen más de tres meses de ahorros de emergencia. Durante la pandemia, las personas se han centrado en pagar deudas y generar ahorros. Este es algo positivo para muchas personas. Pero la pérdida de empleos y reducción de ingresos han puesto a prueba los fondos de ahorro para emergencias. De hecho, casi 40% de las personas tuvo que usar parte de sus fondos de emergencia durante la pandemia, y tres de cada cuatro gastaron la mitad o más de esos ahorros. Un período prolongado de desempleo o una serie de eventos de vida inesperados pueden agotar sus ahorros. Cuando se agotan los ahorros de emergencia y las ayudas del gobierno no son suficientes, muchas personas recurren a sus tarjetas de crédito para cubrir sus necesidades.

Karin pensó que estaba preparada para un imprevisto

Karin admite que no siempre fue frugal con su dinero, pero siempre se aseguró de poner al menos algo de dinero en su fondo de ahorros de emergencia.

“Como mucha gente, estoy segura de que usé Amazon para muchas cosas. Además, mi salario había llegado a un punto en que fácilmente podía permitirme unas vacaciones, así que tomé algunas, viajando por la costa este y hasta Canadá.»

Pero una mala racha en su vida agotó sus ahorros de emergencia

Los ahorros de Karin podrían haber sido suficientes para manejar una emergencia, pero la vida le arrojó más.

«Perdí mi trabajo. Tenía dinero ahorrado para seguir pagando las facturas, pero me tomó mucho tiempo encontrar otro trabajo, así que tuve que empezar a recortar, no más vacaciones, y me limité a solo «las cosas que necesito». Luego perdí el siguiente trabajo debido a un grave accidente automovilístico y no estar disponible durante seis meses lo hizo más difícil. Luego tuve que comenzar a buscar de nuevo, luego los cierres por COVID realmente limitó mi capacidad para encontrar algo. Tuve la suerte de poder calificar para el desempleo y la asistencia por desempleo extendida por  la pandemia y ahorré un poco de dinero de cada pago, pero el dinero del desempleo no dura para siempre”.

Una vez que se agotó su fondo de ahorros de emergencia, Karin hizo lo que hacen muchas personas. Recurrió a sus tarjetas de crédito para arreglárselas. Terminó con $20,000 en deuda de tarjetas de crédito en cuatro tarjetas de crédito.

Luego encontró a Consolidated Credit

Karin sabía que necesitaba alivio de la deuda y poco después, encontró a Consolidated Credit. Había examinado varias empresas y las posibles formas de resolver sus deudas de tarjetas de crédito. Pero después de leer las reseñas, eligió Consolidated Credit.

«Sabía que necesitaba ayuda con mi deuda de tarjetas de crédito y, al verificar las diferentes opciones, Consolidated Credit tenía las mejores calificaciones y la mayoría de los comentarios positivos».

Un consejero certificado observó objetivamente sus deudas y sus ingresos y juntos idearon un plan

Karin llamó a Consolidated Credit y recibió una evaluación gratuita de consejería de crédito de un consejero de crédito certificado. El consejero habló con Karin y le preguntó sobre sus ingresos, deudas y, lo más importante, cuáles eran las metas de Karin. Tras la consulta inicial, el consejero y Karin establecieron un programa de manejo de deudas. También se le animó a aprovechar los recursos gratuitos de Consolidated Credit para ayudarla a aprender mejores hábitos financieros.

“Me sentí muy aliviada de que Consolidated Credit pudiera ayudar y de que no me iban a juzgar. Consolidated Credit ha sido de gran ayuda con mi gran deuda. Es fácil seguir mi cuenta y contactarlos con preguntas. Amo los seminarios web. No solo aprendo consejos, sino que también ayuda saber que hay otros que asisten, otros en la misma situación que yo”.

Luego, Consolidated Credit se puso a trabajar con sus acreedores

Una vez que el consejero y Karin encontraron un pago mensual que funcionara para su presupuesto, el equipo se puso a trabajar para contactar a sus acreedores. Sus acreedores aceptaron el plan de pagos. También acordaron reducir las tasas de interés de Karin.

«Las tarifas fueron más bajas de lo que tenía, ¡excelente negociación!»

Karin ha estado inscrita en el programa durante un año y estará completamente libre de deudas en cuatro años. Mientras está inscrita, está feliz de informar que su puntaje de crédito está mejorando gradualmente.

“Recibo correos electrónicos regulares de Credit Karma y todos muestran que mi puntaje está mejorando. No mucho, por supuesto, pero cada pequeño movimiento en la dirección correcta es bueno».

Karin ha aprendido algunas lecciones clave en el camino

Karin dice que aprendió una lección clave de que necesita algo más que solo un fondo de ahorros de emergencia. Además de ahorrar para un imprevisto, Karin ahora también ahorra para compras y vacaciones que solía poner a crédito.

“Aprendí a ahorrar dinero cambiando mis hábitos. Si ves algo que deseas comprar pero no es una necesidad, pon el dinero que habrías gastado en ahorros o en alguna necesidad como la renta. Si lo compras de todos modos y luego decides que no fue correcto, devuélvelo y luego ahorra ese dinero».

Karin ya tiene planes para sus ahorros una vez que complete el programa

Quiero hacer una cosa en mi lista de deseos. Tengo casi 60 años y, con la esperanza de que cualquier trabajo que encuentre me pague bien, ¡me gustaría celebrarlo con un viaje a Múnich para ver jugar a mi equipo de fútbol favorito! Tengo familia allí, por lo que el costo de hoteles, comidas, etc., ¡en general no es necesario!»

Su consejo para las personas endeudadas es simple

“No importa cuánta deuda tengas, si no la miras, seguirá creciendo. A pesar de que seguirás pagando la deuda, tener una empresa como Consolidated Credit que se encargue de todas las negociaciones y los pagos te quitará un gran peso de encima. No te avergüences. Reconoce que necesitas ayuda y que hacerlo por cuenta propia puede resultar abrumador. Investiga un poco y encuentra un programa que funcione mejor para ti. ¡Y recomiendo ampliamente Consolidated Credit!»