¿Cuál es su puntaje de bienestar financiero?

La Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) tiene una nueva prueba que lo ayuda a comprender cuál es su posición en lo que respecta al bienestar financiero

Usted ha oído hablar de los puntajes de crédito. Probablemente no haya oído hablar de los «puntajes de bienestar financiero». Sin embargo, puede aprender mucho de ellos.

A mediados de diciembre, mientras la mayoría de los estadounidenses pensaban en las festividades, una agencia federal estaba pensando en las perspectivas financieras de las personas mayores de 62 años. La Oficina de Protección Financiera del Consumidor, publicó un análisis de 30 páginas (en inglés) que contenía muchas buenas noticias. Por ejemplo: «Los adultos mayores tienen un puntaje promedio más alto de bienestar financiero que los adultos más jóvenes».

Bienestar financiero

Incluso algunas de las malas noticias no fueron tan malas: «El bienestar financiero aumenta con la edad hasta finales de los setenta y luego disminuye». Para una nación que no está preparada para la jubilación, esta noticia podría haber sido mucho peor.

Bien y mal, la noticia fue interesante. Estos son los aspectos más destacados del estudio de la CFPB, que es el primero de su tipo:

Introducción a «puntajes de bienestar financiero»

El año pasado, la CFPB decidió examinar «por primera vez la asociación de bienestar financiero, con una variedad de temas». Esos temas incluían no solo los ahorros y gastos de jubilación, sino también, si los estadounidenses de mayor edad trabajan, en dónde viven, con quiénes lo hacen, cuánta deuda tienen, cuán sanos están, e incluso si poseen sólidos «conocimientos financieros, habilidades y comportamiento».

Cuando se combinan todos esos factores, se obtiene el puntaje de bienestar financiero del CFPB. A diferencia de un puntaje de crédito, que es de individuos, el puntaje de bienestar se aplica a un grupo de edad. Un gráfico simple de esas puntuaciones se ve así…

Como puede ver, el bienestar financiero promedio se inclina hacia arriba hasta principios de los 60, salta desde mediados de los 60 hasta principios de los 70 y luego desciende suavemente hasta los 80 y más.

¿Quiere saber su puntuación de bienestar financiero? ¡Tome el examen de CFPB ahora!

La prueba de la CFPB está disponible para el público, por lo que puede tomarla ahora mismo,para ver dónde se encuentra su bienestar financiero. El puntaje funciona en una escala de 100 puntos y el promedio nacional actual es de solo 54. Eso significa que el estadounidense promedio, básicamente, se da a sí mismo, la calificación de “deficiente” para su bienestar financiero. Con suerte, podría puntuar mejor.

La prueba solo toma unos minutos para completarse. Solo responda algunas preguntas que califiquen cómo se siente con respecto a sus finanzas. Una vez que complete la prueba, recibirá su puntuación. También le mostrarán cómo califica en comparación con el promedio nacional y entre las características demográficas clave, como la edad, los ingresos y la situación laboral.

Haga la prueba del bienestar de la CFPB para ver su puntuación »

El bienestar financiero puede caer en un instante

Tiene sentido que los estadounidenses mayores tengan más ahorros y menos deudas que los estadounidenses más jóvenes. Han trabajado toda la vida, aprendieron de sus errores financieros, y si tuvieron hijos, ellos (y sus costos) ya se han ido.

Sin embargo, el estudio de la CFPB reveló cuán frágil puede ser el bienestar financiero. Por ejemplo, lo que la CFPB llama «una jubilación no planificada». El resto de nosotros lo llamamos paro forzoso o despido. Obviamente, los estadounidenses mayores tendrán dificultades para recuperarse. Muchos no encontrarán trabajo nunca más.

Y, por supuesto, “la mala salud se asocia negativamente con el bienestar financiero”. La CFPB agregó: «La confusión o la pérdida de memoria y tener una emergencia de salud también se asocian negativamente con el bienestar financiero».

Un factor que no es tan obvio es la vivienda. «Los propietarios de viviendas de mayor edad tienen puntajes de bienestar financiero más altos que aquellos que no tienen una casa», señaló el estudio.»Tanto para los inquilinos como para los propietarios de viviendas, tener bajos costos mensuales de vivienda se asocia positivamente con el bienestar financiero».

Aun así, vivir solo puede arruinar ese bienestar. «Los adultos mayores que viven solos tienen puntajes de bienestar financiero más bajos que los adultos mayores que viven con otros», dijo la CFPB. Vivir solo, no solo hace que sea más difícil buscar tratamiento para una caída o una enfermedad, sino que también puede acelerar la «confusión y la pérdida de la memoria» que contribuyen al bienestar económico deficiente por sí mismo.

Cómo mantener el bienestar financiero para siempre

Finalmente, esto no es una sorpresa: «Los adultos mayores que deben tarjetas de crédito y deudas educativas tienen un bienestar financiero significativamente menor».

¿La solución? La CFPB dijo que la manera más segura de mantener este bienestar es ser inteligente.

“Los altos niveles de conocimiento y habilidades financieras, se asocian positivamente con el bienestar financiero «, dijo la agencia federal. «La habilidad financiera está fuertemente asociada con el bienestar financiero entre los adultos mayores, que entre los jóvenes», explicó.

Eso sería, periódicamente, ahorrar dinero y participar en “comportamientos cotidianos efectivos de administración del dinero». Afortunadamente, hay lugares para adquirir ese conocimiento para los estadounidenses de todas las edades.

«Las agencias de consejería de crédito son organizaciones sin fines de lucro que están obligadas a enseñarle a gastar con prudencia y a ahorrar más», dijo Gary Herman, presidente de Consolidated Credit, una de las agencias de consejería de crédito más grandes y antiguas del país.

“Para los estadounidenses mayores, incluso ofrecemos folletos gratuitos, si prefieren leer de esa manera, en lugar de hacerlo desde un sitio web. También pueden atender webinars. Y, por supuesto, pueden llamar a un consejero de crédito certificado al 1-888-294-3130, para obtener un análisis gratuito de la deuda cuando lo deseen», aseguró.

El bienestar financiero también está aumentando en otros grupos de edad

En 2013, la Reserva Federal (Fed), inició una encuesta anual sobre Economía Doméstica y Toma de Decisiones (SHED, por sus siglas en inglés). La encuesta trató de averiguar cómo les está yendo a las familias estadounidenses promedio, en lo que respecta a sus finanzas. En su quinto año, los resultados de la encuesta de 2017 mostraron un mejor bienestar financiero para muchos estadounidenses, pero no para todos.

Una de las grandes preguntas de la encuesta es pedirles a las familias que califiquen su propio bienestar financiero. El bienestar financiero es definido por la CFPB como:

«Un estado de existencia donde una persona puede cumplir plenamente con sus obligaciones financieras actuales y en curso, y puede sentirse seguro de su futuro financiero, pudiendo tomar decisiones que les permitan disfrutar de la vida».

Incluye 4 elementos:

  1. La capacidad de administrar su dinero y controlar sus finanzas día tras día.
  2. La capacidad de absorber un shock financiero.
  3. Estar en el camino de poder alcanzar sus metas financieras.
  4. Tener la libertad financiera para tomar decisiones que mejoren su calidad de vida.

Según la encuesta de La Reserva Federal (Fed), 74% de los adultos dijeron que estaban bien, o viviendo cómodamente, en el 2017. Eso es 10 puntos porcentuales más que cuando se realizó la encuesta original en 2013.

Sin embargo, el bienestar financiero puede no ser igual para todos

Si solo observa esa estadística de un titular, parecería que casi uno de cada cuatro estadounidenses, lo está haciendo bien. Eso indicaría, en su mayor parte, que los consumidores estadounidenses están disfrutando de una recuperación económica completa después de la Gran Recesión.

Pero si muchos estadounidenses lo están haciendo bien, ¿por qué hay tantos reportes de familias estadounidenses que todavía tienen dificultades? La respuesta: El bienestar financiero no es igual en todos los grupos demográficos y regiones geográficas. La probabilidad de que sienta que está bien depende de quién es y de dónde vive.

  • Más personas, en todos los niveles educativos, informan que están bien. Pero aquellos con un título universitario o superior, tienen un 85% de probabilidad de estar seguros, mientras que aquellos con un diploma de escuela secundaria o menos, solo tienen un 66% de probabilidades.
  • Más de uno de cada cuatro blancos, sienten que son financieramente estables, en comparación con menos de dos tercios de los afroamericanos y los hispanos.
  • Vivir en un área urbana también significa que es más probable que sienta un mayor bienestar financiero. Tres de cada cinco estadounidenses que viven en ciudades, se puntúan como “buenos o excelentes”, en comparación con dos de cada cinco estadounidenses que viven en zonas rurales.
  • Si está casado y no tiene hijos, es más probable que se sienta seguro, con un 84%, en comparación con el matrimonio con hijos con el 76%. Si no está casado con hijos, es menos probable que se sienta seguro, con solo el 57%.

La encuesta también hizo una nueva pregunta relacionada con el bienestar financiero. Preguntaron a las personas si conocían personalmente a alguien adicto a los opioides. Una quinta parte de todos los adultos (y una cuarta parte de los blancos) conocía personalmente a alguien afectado por la crisis de los opioides. Y aquellos que lo hacen tienen menos probabilidades de estar financieramente seguros.

Pero cuando a los estadounidenses se les pidió específicamente que calificaran su propio bienestar financiero, la mayoría se dio una calificación deficiente…

Cuando la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) realizó el primer estudio de su tipo sobre el bienestar financiero a fines de 2016, realizó una encuesta a nivel nacional; pidieron a los estadounidenses que calificaran su propio bienestar financiero. También preguntaron acerca de las características demográficas clave, como la edad, los ingresos y la educación, para ver si con ciertas características demográficas les iba mejor o peor.

Sólo un tercio de los estadounidenses se dio una puntuación de 61 o superior, pero eso sigue siendo una D.

  • Alrededor de 1/3 de todos los adultos se dan una puntuación de 50 o menos.
  • Un tercio se calificó entre 51 y 60.
  • El último tercio, se dio una puntuación de 61 o superior.

Y la demografía tuvo muy poco que ver con el lugar donde se ubicaban los consumidores.

  • Las personas con ingresos altos no calificaron mucho mejor que las personas con ingresos bajos (46 vs 60)
    • El 200% por debajo de la Línea Federal de Pobreza obtuvo un promedio de 47.
    • Si bien ese 200% por encima de la Línea Federal de Pobreza promedió 57.
  • La generación Baby Boomers apenas sobrepasaron a los Millennials (55 vs 51).
  • Incluso a los graduados universitarios no les fue mucho mejor que a las personas que no obtuvieron un título de escuela secundaria (48 vs 58).
  • Los hombres y las mujeres fueron exactamente iguales en los puntajes promedio (54 vs 54).

Lo que varía es el estado de las finanzas de una persona en función de lo que obtuvieron:

  • Para las personas que se calificaron por encima de C (71-100) solo el 5% dice tener dificultades para llegar a fin de mes.
    • Además, solo el 7% de las personas con esas calificaciones informan que se enfrentan a «dificultades materiales» en los últimos 12 meses.
  • En el otro extremo del espectro, más del 93% de las personas que se calificaron a sí mismas por debajo de 40, informaron tener problemas para llegar a fin de mes.
    • Y si su puntaje es tan bajo, también hay una probabilidad mejor que tres de cada cuatro, de que haya experimentado dificultades materiales el año pasado.

Mejore su bienestar financiero si no se siente seguro

«La buena noticia en estos reportes es que, en general, los estadounidenses se están volviendo más seguros financieramente», dijo Gary Herman, Presidente de Consolidated Credit. «Eso es una buena señal, pero necesitamos hacer más, para ayudar a aquellos que todavía se sienten menos seguros», agregó.

Herman dijo que la solución suele ser una mejor educación financiera. Cuanta más gente comprenda los conceptos básicos de la administración del dinero, la construcción de crédito y evitar las deudas, más probabilidades hay que puedan lograr la estabilidad.

Así mismo, Herman explicó:

«Las posibilidades de una persona de vivir cómodamente, aumentan considerablemente cuando tienen el conocimiento correcto para superar los desafíos financieros. El enfoque debe estar en brindar educación financiera a comunidades de bajos ingresos. La educación financiera aún no forma parte de la mayoría de los planes de estudio de las escuelas públicas. Como resultado, la mayoría de los niños aprenden finanzas de sus padres. Los padres que luchan por llegar a fin de mes, especialmente en un hogar monoparental, no tienen el tiempo ni los recursos para enseñar a sus hijos buenos hábitos financieros. Como resultado, el bienestar financiero no es un conjunto de habilidades que se transmite de una generación a la siguiente. Se deben proporcionar programas que intervengan para proporcionar los recursos correctos, para que podamos romper el ciclo».

Consolidated Credit trabaja con organizaciones como United Way y Junior Achievement y las respalda para brindar educación financiera a las personas que más la necesitan. Estas iniciativas de alcance comunitario están diseñadas para ayudar a los grupos que corren mayores riesgos de inseguridad financiera.

Si está luchando para vivir cómodamente, busque programas gratuitos en su comunidad que puedan ayudarle a aprender cómo lograr la estabilidad», recomendó Herman. «Y si es padre, encuentre programas a través de organizaciones como Junior Achievement, que puedan darle a sus hijos la ventaja que necesitan para tener éxito», concluyó.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

[email protected]
1-800-728-3632 x 9344