Cuando el amor, el matrimonio y el dinero van de la mano

Cómo ser abierto acerca de sus finanzas con su novia/o antes de casarse y evitar tomar demasiada deuda con su boda.

Casi el 50 por ciento de todos los matrimonios terminan en divorcio. Ese número fluctúa, pero no por mucho – y la principal causa de divorcio es por cuestiones financieras. Las parejas discuten mucho sobre el dinero. Ratificando este hecho, un informe reciente reveló que el 65 por ciento de las parejas discuten sobre sus finanzas.

Aún así, los asuntos de dinero no tienen porqué ser motivo de ruptura en su relación. Hay cosas que usted puede hacer para aliviar las discusiones y resolver los problemas, poniéndose de acuerdo. Sin embargo, usted y su novio/a, deben tomar el tema seriamente y sentarse a discutir en detalle sus finanzas antes del día de la boda.

Hable de los problemas de dinero antes del matrimonio

No debe haber secretos entre parejas comprometidas cuando se trata de dinero. Con esto en mente, usted necesita poder revelar todos sus problemas financieros antes del matrimonio. Sin embargo, según una encuesta reciente, casi el 70 por ciento de los adultos dijeron que tenían sentimientos negativos acerca de discutir de dinero con su pareja.

No sea una parte de ese porcentaje. Tenga en cuenta los siguientes puntos para la discusión:

  • Discuta acerca de la importancia del dinero en su vida

Si usted valora el dinero y quiere ahorrar lo más posible para la jubilación o para las vacaciones anuales, pero su futuro cónyuge no se preocupa por el ahorro y prefiere pasarla frívolamente y sólo preocuparse de las consecuencias más tarde, hay un potencial motivo de problemas.

Hablar entre sí acerca de la importancia del dinero y encontrar un punto medio para que los dos estén discutiendo acaloradamente cada vez que una nueva cuenta llega. Y asegúrese siempre de actuar con honestidad. Después de todo, ¿cómo se puede equilibrar un presupuesto si usted no está trabajando con la imagen real? No sea una pareja que se ve bien en los papeles pero no en la práctica – hable honestamente.

  • Hable acerca de los problemas de deuda que pueda tener

Sería bueno saber si su futuro esposo o esposa está ahogado en deudas. Cuando uno se casa y combina sus finanzas, puede que tenga que compartir la responsabilidad del pago de la deuda, por lo que deseará saber cómo están las cuentas.

Si hay un problema de deuda con una o ambas partes, no lo ignore. Hable sobre el problema y trate de encontrar soluciones como la consejería de crédito o la asistencia con el manejo de deuda. Si no se discute a tiempo, existirá una seria probabilidad que las discusiones suban de tono cuando la realidad de los hechos tarde o temprano sea revelada.

  • Hable sobre los problemas de la familia

¿Qué pasa si su futuro cónyuge tiene padres ancianos que no pueden cuidarse a sí mismos financieramente? Él o ella puede sentirse obligado a invertir en su futuro bienestar – esto podría significar gastar dinero para asistirlos en su vida o incluso invitándolos a su casa. En cualquier caso, podría convertirse en un gasto enorme, por lo que ambos deberían estar de acuerdo.

  • Planifique una familia

Una sana discusión sobre la conveniencia o no que ambos quieran tener niños, es una buena idea para llevar a cabo antes de decir "sí quiero". El Departamento de Agricultura de Estados Unidos proyecta en un informe que a partir del 2012 costará $ 241, 080 para criar a un hijo hasta los 18 años. Eso es mucho dinero y el ahorro inmediato es esencial.

  • Hable sobre el presupuesto

También es una buena idea para encontrar un término medio cuando se trata de ahorrar frente a los gastos. ¡Tienen que intercambiarse sus puntos de vista sobre la administración del dinero y elaborar un presupuesto que le permita pagar sus cuentas, ahorrar dinero y seguir disfrutando de su vida juntos!

Esto también sería un buen momento para hablar de tener cuentas conjuntas o por lo menos tener una cuenta conjunta aun cuando se mantengan otras cuentas separadas. Es realmente una buena idea tener una cuenta para pagar las cuentas, ya que hace las cosas más fáciles. De esta manera los dos pueden mantener el control sobre la cuenta y el presupuesto, lo que será menos molesto.

  • Sea constructivo, no destructivo

Las opiniones de ambos deben contar con el mismo nivel de importancia en los debates acerca de las finanzas. Perder los estribos es contraproducente. Respetar cada uno los pensamientos del otro, y de ser necesario, buscar juntos ayuda profesional si comienzan a tener problemas.

Casarse sin endeudarse

El costo medio de una boda está rondando alrededor de los $ 28.000. Por supuesto que el número fluctúa dependiendo de donde usted viva – una boda en New York cuesta más que una boda en Alaska, pero independientemente de la región, las cifras son alarmantes.

Una pregunta que se hará mientras planea su boda será, "¿Por qué quiero endeudarme seriamente por un día?" Claro que es un día importante, pero tiene toda una vida por delante, y una celebración fastuosa podría condenarlo a permanecer con deudas que le tomarían más tiempo para pagarlas que toda esa vida que tiene por delante.

Así es como podría mantener los gastos de la boda al mínimo.

  • Lugar: Usted no tiene porqué celebrar su casamiento en un lugar exótico. Pruebe una iglesia local con un vestíbulo para la recepción, o tal vez incluso la casa de un amigo, si no les importa una pequeña multitud.
  • Lista de invitados: Si algunos invitados tienen familias grandes, simplemente invite a los adultos. Además, no se sienta obligado a invitar a sus parientes lejanos, especialmente si usted no los ha visto en 10 años. Recortar la lista de invitados puede ser difícil, pero ahorra dinero.
  • El día de la boda: Evite los sábados por la noche. Pruebe un viernes o un domingo por la tarde. Usted puede calificar para un descuento, o al menos, un precio más bajo.
  • Disposiciones: Comprar los ramos de flores en tiendas de comestibles y haga arreglos personalizados. Si usted no tiene el tiempo o la habilidad, tal vez a un amigo le encantaría ayudarle.
  • Alcohol: Sirva la cerveza y el vino y olvídese de las bebidas mezcladas a menos que tenga una barra de pago en efectivo, en cuyo caso, asegúrese de obtener los precios por copa para sus invitados con antelación para que sepan lo que van a gastar.
  • Favors: Hornear galletas caseras, o compre velas votivas a granel para decorar las mesas y como regalos. Visite una tienda de artesanía en búsqueda de otras ideas para ahorrar dinero.
  • Alimentación: Las comidas a la carta pueden ser caras, pero puede elegir comida buffet con porciones de estilo. Si usted está celebrando en un salón de fiestas u otro lugar local considere hacer una comida informal de ensaladas y sándwiches y tal vez un plato caliente, como por ejemplo, lasaña.
  • Entretenimiento: Tal vez un amigo conozca un buen DJ o está en una banda que toca música divertida y le encantaría una oportunidad para presentarse en un show en vivo. Los DJ son generalmente menos costosos y están más disponibles en las noches de los viernes y domingos.
  • El vestido de boda: El costo promedio de un vestido de novia es $ 1.211 según informa el sitio web de planificación de bodas The Knot. Si usted está abierto a utilizar  los vestidos usados,  visite tiendas de consignación o pruebe entrando en preownedweddingdresses.com. Usted puede incluso vender luego su vestido de novia en el sitio. También puede ver las ventas de muestra. Los salones nupciales cuentan con ventas de muestra para liquidar los vestidos de la temporada pasada.

Recuerde, a menos que haya guardado o presupuestado para una gran boda, usted puede estar pagando miles cargados en sus tarjetas o por préstamos hasta por una década o más después de su gran día. Esa es una manera estresante para comenzar un matrimonio, especialmente si usted quiere comprar una casa o comenzar una familia justo después de contraer matrimonio.

Si usted o su prometido tiene problemas con la deuda, o simplemente quieren hablar de mejorar las habilidades para el manejo de dinero y la presupuestación, llame a  Consolidated Credit hoy. Un consejero de crédito certificado puede evaluar sus deudas y ayudarlos a planificar adecuadamente para su nueva vida juntos. Llame al para hablar con un consejero de crédito certificado ahora. También puede dar el primer paso en línea con una solicitud de Análisis Gratuito de Deuda y Presupuesto.