Guía para dueños de vivienda durante el COVID-19

Utilice esta guía para averiguar cómo el COVID-19 ha cambiado el mercado de la vivienda y qué significa eso para los dueños de vivienda.El COVID-19 causó una crisis en más de un sentido. MarketWatch (en inglés) informó recientemente que más de 4.1 millones de dueños de vivienda ahora están en planes de solicitar perdón de pagos. Los dueños de vivienda en todos  los niveles están actualmente en aprietos o anticipando dificultades.

Hablamos con Barry Rothman, asesor de vivienda certificado por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés) y especialista en prevención de ejecuciones hipotecarias de Consolidated Credit, para averiguar cómo el COVID-19 ha cambiado el mercado de la vivienda y qué significa eso para los propietarios.

Barnaby Robles (en inglés), un consultor hipotecario de Wells Fargo, también habló con nosotros sobre lo que los dueños de vivienda deben saber durante este tiempo.

Esta guía está organizada según sus necesidades. En la tabla de contenido a continuación, haga clic en la descripción que mejor se adapte a usted para obtener la información más aplicable a su situación de vivienda.

 

Como dueño de vivienda, ¿cuál es su situación?

Dueño de vivienda en aprietos

¿Puedo usar el perdón de pagos para omitir pagos?

Los dueños de vivienda que están en apuros debido al COVID-19 tienen opciones de alivio después de que se aprobó la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica de Coronavirus (CARES, en inglés). Aquellos con hipotecas  federales o con respaldo federal de la FHA, VA, USDA, Fannie Mae y Freddie Mac pueden solicitar perdón de pagos por hasta 180 días. También puede solicitar una extensión por hasta otros 180 días.

El perdón de pagos no siempre es la mejor opción. «Es importante tener en cuenta que el perdón de pagos no significa que los pagos de un prestatario sean perdonados o borrados», dice Rothman. «Todavía están obligados a reembolsar los pagos perdidos o reducidos en el futuro.»

Aunque esta es una opción que puede ayudar si realmente tiene dificultades, haga todo lo posible para que funcione con su presupuesto. «Continúe haciendo pagos regulares y puntuales en todas sus cuentas si es posible», recomienda Robles, «y no necesariamente salte al perdón de pagos.»

¿Qué pasa si me enfrento a una ejecución hipotecaria?

Si bien la Ley CARES prohibió a los prestamistas y los servicios de préstamos la ejecución hipotecaria de un prestatario durante 60 días después del 18 de marzo de 2020, ese tiempo ha pasado. Los propietarios de viviendas que se encuentran experimentando dificultades financieras primero deben comunicarse con su administrador de préstamos para determinar si tienen algún programa que pueda ayudarlos.

También pueden buscar la ayuda de un asesor de vivienda experimentado certificado por HUD que puede ayudarlos a analizar posibles remedios y pasos que pueden tomar para mejorar su situación. La prevención de ejecución hipotecaria puede ser posible.

Necesita dinero

Muchos dueños de vivienda que necesitan efectivo rápidamente debido a una pérdida de ingresos durante la pandemia han recurrido a la equidad en su hogar. Puede estar considerando una segunda hipoteca para ayudarle a cubrir sus necesidades.

Hay dos tipos de segundas hipotecas: una línea de crédito con garantía hipotecaria (HELOC, en inglés) y un préstamo con garantía hipotecaria.

Una HELOC es una línea de crédito rotativa, como una tarjeta de crédito. Tiene una tasa de interés variable.

Un préstamo con garantía hipotecaria es un préstamo que recibe en una suma global. Tiene una tasa de interés fija.

¿Es una buena idea una HELOC o un préstamo con garantía hipotecaria en este momento?

«Si bien un segundo préstamo de cualquier tipo puede proporcionar el efectivo que tanto se necesita, es importante considerar el efecto a más largo plazo en las finanzas del hogar», dice Rothman. Una HELOC o un préstamo con garantía hipotecaria puede ser arriesgado e incluso puede amenazar su propiedad.

Si decide solicitar una segunda hipoteca, asegúrese de trabajar con un profesional hipotecario con licencia. Tenga en cuenta que muchos bancos y prestamistas han dejado de ofrecer este tipo de préstamos por temor a una recesión.

«Dado que los clientes han solicitado perdón de pagos en hipotecas de primer gravamen, obviamente aumenta el riesgo en los gravámenes secundarios», explica Robles, «muchos prestamistas, como Chase y Wells Fargo, han suspendido por completo estos productos.»

Por lo tanto, es posible que tenga dificultades para encontrar un prestamista acreditado que esté dispuesto a trabajar con usted en nuestro panorama económico actual.

Solicite referencias e investigue para asegurarse de que está tratando con un individuo y una organización de buena reputación. «Siempre recuerde», agrega Rothman, «si suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.»

Además, tenga en cuenta que con este tipo de proyectos es posible que no pueda pedir prestado tanto como podría tradicionalmente. Los requisitos de préstamo también pueden estar restringidos.

«Para aquellos prestamistas que continúan otorgando préstamos con garantía hipotecaria y líneas de crédito», dice Robles, «han aumentado sus restricciones de préstamo a valor y de deuda a ingresos».

¿Cuál debo elegir?

«Decidir cuál es el adecuado para un prestatario depende de la casa, se necesita mucho dinero, cuánto tiempo se necesita y luego una comparación de los costos relacionados para cada uno», dice Rothman. Con cualquiera de los dos, podría terminar pidiendo demasiado y estar bajo el agua si el valor de la propiedad disminuye.

Quiere refinanciar

Dado que las tasas están en mínimos históricos, tiene sentido que esté pensando en refinanciar su hogar. Pero el mercado está cambiando rápidamente.

«En términos generales, si la tasa de interés actual de un dueño de vivienda es 1% más alta que las tasas de interés promedio en el mercado, deberían considerar la refinanciación», dice Rothman. «Sin embargo, necesitan examinar cuidadosamente los costos correspondientes, como una tasación, verificación de crédito, tarifas de apertura y costos de cierre, y determinar cuánto tiempo llevará recuperar esos costos versus cuánto tiempo planean quedarse en esa casa.»

Según Equifax, hacer su investigación es clave. Un artículo de Equifax (en inglés) sobre los estados de refinanciación durante COVID-19 dice: «como resultado de estas grandes tendencias financieras en las últimas semanas, algunas tasas hipotecarias han aumentado ligeramente mientras que otras han bajado». El mejor consejo para usted es ignorar los titulares, hacer su tarea y evaluar si ahora es el momento adecuado para refinanciar.»

Preparándose para el futuro

¿Debería preocuparse por otro colapso del mercado de vivienda?

Especialmente si planea pedir prestado contra su casa, prepárese para la posibilidad de otro colapso de la vivienda y valores de vivienda negativos. Podríamos dirigirnos hacia otra recesión y nadie puede decir con certeza qué sucederá con el mercado inmobiliario.

«Cabe señalar que el valor de las viviendas ha aumentado sustancialmente desde la Gran Recesión, superando los máximos alcanzados a mediados de la década de 2000 antes de que el mercado se derrumbara», dice Rothman. «Como tal, cualquier dueño de vivienda que necesite vender su propiedad antes de una recuperación estaría obligado a pagar ese dinero de su propio bolsillo».

A medida que esto siga extendiéndose, continúe haciendo los pagos en su hogar lo mejor que pueda. Actúe como si hubiera una recesión a la vuelta de la esquina, porque podría haberla.

Prensa

April Lewis-Parks
Director de Educación y Relaciones Públicas

[email protected]
1-800-728-3632 x 9344