Del Rechazo al Alivio

Client Profile: Deotha

Superar el miedo a lo desconocido para inscribirse en una consejería de crédito.

La gente suele estar nerviosa sobre el uso de un servicio de consejería de crédito y es entendible. Uno desconoce por pormenores de la inscripción en un programa de manejo de la deuda, y duda por muchas razones. Es posible que no hayan oído hablar de la consejería de crédito, antes de tener en forma personal, un período de dificultades financieras, por lo que hay miedo a lo desconocido. También hay incertidumbre, porque hay en el mercado, empresas que ofrecen este tipo de servicios, que constituyen verdaderas estafas, o no son tan buenos como representantes de servicios que vayan a alegar en favor del deudor. Estos pueden conducir a daños en el crédito, y en algunos casos, hacer que la situación con la deuda de un cliente, termine peor que cuando el prestatario comenzó.

Con todos esos temores y preocupaciones, no es de extrañar que la gente pueda ser vacilante, incluso para llamar a una consulta gratuita con un consejero de crédito, y mucho menos, inscribirse en un programa de manejo de deuda. Sin embargo, cuando la gente supera ese miedo, puede encontrar el alivio que realmente necesita. Esta es la historia de Deotha, que compartimos a continuación…

Deotha era reacia a intentar, después de haberse “quemado” una vez antes…

Deotha tried and failed with another company

“Me había visto atrapada con una compañía diferente antes, y las cosas no iban como yo pensaba que debían hacerlo.”

“Vi un comercial de Consolidated Credit en la televisión, pero al principio me resistí a llamar. Yo había intentado algo similar antes, lo cual me llevό a empeorar mi situación. Así que sabía que necesitaba ayuda, pero estaba preocupada que pudiera estar metiéndome nuevamente en algo así.”

Deotha no llamó ese día, ni el siguiente, pero lo guardó en mente y siguió considerando sus opciones. Al final, se basó en el hecho sobre que ella sabía que no sería capaz de eliminar su deuda por su cuenta, por lo que decidió que no tenía nada que perder, llamando sólo para comprobarlo.

“Sabía que tenía todas esas facturas y quería poder pagarlas todas, así que decidí intentarlo con la esperanza que no fuera una estafa, ¿sabe? Una vez que hablé con el consejero, me pareció que era mejor que lo que podía hacer por mi cuenta, por lo que tomé la decisión de inscribirme.”

Cuando sus balances comenzaron a disminuir, ella sintió por primera vez que había tomado la decisión correcta…

Consolidated Credit did what we promised

Usted mantuvo su palabra y yo estoy muy agradecido por eso.

Deotha elaboró su presupuesto y los pagos mensuales de su programa de manejo de deuda con su consejero de crédito antes del final de esa primera sesión de consejería. Ella tenía $ 24.008 de deuda de tarjeta de créditos para eliminar, de un consolidado de tres tarjetas de crédito. El plan que Deotha desarrolló con su consejero le hizo eliminar completamente su deuda en solo 3 años. Firmó el papeleo para empezar y Consolidated Credit empezó a trabajar con sus acreedores para negociar tasas de interés más bajas. Sus tasas se redujeron a menos del 8%.

“Tan pronto como vi que mis saldos estaban bajando, y viendo que realmente estaba pagando mis deudas, me sentí mucho mejor – aliviada. Me sentí bien con la decisión que había tomado. No tuve ningún problema y ahora estoy a tres pagos de estar libre de deudas.”

Deotha tiene un objetivo ahora por el dinero que está ahorrando…

Deotha would refer friends to Consolidated Credit

“Si alguien me preguntara, yo definitivamente recomendaría a Consolidated Credit. El programa hizo exactamente lo que prometieron desde un inicio.”

Ahora que está tan cerca del final del viaje de su deuda, Deotha no planea salir y gastar cualquier suma seria de efectivo para celebrar. En cambio, está agradecida de que su deuda haya desaparecido, permitiéndole pasar a cosas más grandes y mejores.

“Estoy feliz que haya terminado esta pesadilla de la deuda de tarjeta. Necesito un auto nuevo, así que estaré usando el dinero que estoy ahorrando para hacer un pequeño pago inicial y luego tendré lo suficiente para hacer los pagos mensuales, sin tener que luchar. Es una sensación muy agradable.”