Vivir sin tarjetas de credito

Perfil de Cliente: Linda P

Cómo romper el hábito del crédito y aprender a vivir sin tarjetas de crédito.

Depender del crédito puede ser un hábito difícil de cambiar. Una vez que se acostumbra “a usar el plástico en cada ocasión” puede ser difícil volver el tiempo atrás a cuando uno pagaba en efectivo, ¿recuerda esos tiempos no muy lejanos? Pero la dependencia del crédito rara vez es buena para su presupuesto financiero. Y cambiar ese hábito es esencial una vez que esa dependencia se convierte en problemas serios de deuda.

Cuando Linda llegó a Consolidated Credit, ella admitió que usó tarjetas de crédito para comprar casi todo lo que necesitaba (y no necesitaba también). Con la ayuda de Consolidated Credit, fue capaz de vencer a esa adicción, mientras eliminaba la cuenta de $ 17,000 que ya había generado.

Un hábito que se convierte en un obstáculo…

“Me gustaría ser capaz de poder culpar a otro por mi situación, quizás a alguna catástrofe o evento importante, pero ni siquiera puedo recordar exactamente lo que compré para llegar a acumular una deuda de $ 17.000. Yo terminé comprando todo a crédito simplemente porque podía hacerlo.”

Linda's credit dependence led to a cycle of debt

Me empecé a preocupar en serio. Veía que por más que hacía pagos, el saldo no bajaba

Es un problema común con el uso del crédito. Las tarjetas de crédito ofrecen comodidad, a menudo junto con el incentivo adicional que usted puede ganar recompensas por el gasto. El uso del crédito se convierte en un hábito que conduce a altos niveles de deuda. Es sólo cuando el titular de la tarjeta se da cuenta que está luchando para mantenerse al día con los pagos, es que el problema se hace evidente.

“Es aterrador y frustrante al mismo tiempo. Mis tasas de interés estaban en el orden de los 20s, así que mi deuda continuó acumulándose. Hice pagos mes tras mes, pero nunca vi una mejora.”

Un anuncio le dio esperanza a Linda…

Mientras conducía su auto un día, Linda escuchó un anuncio de Consolidated Credit. La promesa de lograr finalmente liberarse de la deuda la llevó a levantar el teléfono. Sonaba exactamente como el salvavidas que necesitaba.

A debt management program helped Linda find relief

“¡Se sintió bien! Una vez que mis tasas de interés se redujeron, empecé a ver una diferencia en los pagos. Entonces los montos comenzaron a bajar, y supe que había tomado la decisión correcta.”

Eso no quiere decir que Linda no sintiera un poco de renuencia al principio. Cuando se enteró que sus tarjetas de crédito estarían congeladas, le preocupó que no fuera capaz de hacer que su presupuesto funcionara.

“Cuando me dijeron que tendría que entregar mis tarjetas de crédito, estaba reacia y preocupada. Realmente pensé que sería imposible. Pero mi consejero y yo establecimos un presupuesto, y todo quedó en su lugar.”

Dos años más tarde, Linda ni siquiera pierde sus tarjetas…

“Sólo he estado en el programa durante dos años, pero mi saldo ha bajado de más de $ 17,000 a aproximadamente $ 7,000. En menos de dos años, estaré completamente libre de deudas.”

Mientras sus saldos van desapareciendo, Linda ha aprovechado los recursos financieros gratuitos de Consolidated Credit para aprender mejores hábitos. Se centra en aprender a usar el crédito de una manera financieramente saludable, y también cómo presupuestar para no tener que depender de sus tarjetas.

Linda learns the secrets of living without credit cards

“Yo amo a Consolidated Credit. Esta es la mejor decisión que yo jamás haya tomado.”

“He aprendido que el objetivo principal de las tarjetas de crédito es construir crédito, no comprar todo en la vida. Así no es como funciona. También he aprendido a ahorrar para las cosas que surgen, con dinero en efectivo.”

Una vez que Linda complete el programa, sus cuentas de tarjeta de crédito serán restauradas. Sin embargo, no tiene intención de dejar que las cosas vuelvan a repetirse.

“En el caso que use tarjetas de crédito, pagaré la deuda tan pronto como pueda. Prefiero esperar a comprar algo y no tener deudas, que cargar a crédito algo para poder tenerlo ya.”

Linda anima a cualquiera a comprometerse con salir del endeudamiento y no permanecer indecisos ante el flagelo de la deuda…

“Solo háganlo. La gente piensa que su crédito será arruinado, pero no es así. Mi crédito ha mejorado con el tiempo, porque estoy pagando mi deuda. Usted fija una meta para establecer cuando sus pagos se harán, usted hace los pagos y su deuda consigue ser pagada. Funciona.”